scorecardresearch

La reforma laboral multiplica por seis los fijos discontinuos

SPC
-

Ana del Ser (UGT) destaca que la nueva regulación "ya ha conseguido unos porcentajes de contratos indefinidos que superan los de los últimos 25 años"

La reforma laboral multiplica por seis los fijos discontinuos

La reforma laboral pactada por el Gobierno con los sindicatos mayoritarios y los empresarios ha reducido la temporalidad en Castilla y León pero también impulsado la contratación indefinida a tiempo parcial, que representa casi la mitad de los nuevos empleos generados a finales de marzo, en relación al mismo periodo de la año anterior, y multiplicado por seis los contratos fijos discontinuos suscritos en el primer trimestre del año.

Los datos que facilita el Ministerio de Trabajo y Economía Social, recogidos por Ical, indican que al cierre del tercer mes del año en curso había en Castilla y León 656.185 asalariados, lo que supone 28.121 más que un año antes por las mismas fechas, de los que 14.265 lograron un contrato a tiempo completo y 13.856 a jornada parcial, casi a partes iguales. Los empleos totales crecieron así un 4,5 por ciento interanual, aunque los contratos a tiempo completo lo hicieron un tres por ciento, hasta un total de 493.576, mientras que a jornada parcial se dispararon un 9,3 por ciento, hasta los 162.609.

El informe del Ministerio pone de relieve que a fecha del estudio había en la Comunidad 497.945 asalariados con contrato indefinido, lo que representa un crecimiento del 8,3 por ciento en comparación al mismo periodo de 2021, es decir, 38.021 fijos más, gracias al aumento en la contratación y a la transformación de contratos temporales. En este sentido, los asalariados en situación precaria ascendían a 158.240, que representan 9.900 menos que un año antes, con una caída del 5,9 por ciento. El porcentaje de temporalidad pasó así del 26,7 al 24,1 por ciento.

Bajando al detalle, los trabajos indefinidos a tiempo completo crecieron un 6,4 por ciento, hasta los 390.013 (23.538 más); mientras los empleos fijos a tiempo parcial se dispararon un 15,5 por ciento, hasta los 107.932 (14.483 más). Por su parte, los puestos temporales a tiempo completo descendieron un 8,2 por ciento, hasta 103.563; y a tiempo parcial, un 1,1 por ciento, hasta los 54.677.

Contratos

Asimismo, según las cifras de contratación del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe), en el primer trimestre del año, se suscribieron en Castilla y León 23.703 contratos indefinidos, tres veces más que los 8.073 de los mismos tres meses del año anterior. Asimismo, se transformaron en indefinidos 15.824 puestos de trabajo, un 63,3 por ciento más que en el mismo periodo de 2021.

Las mismas fuentes ponen de relieve que entre enero y marzo de este año, se suscribieron 3.309 contratos indefinidos fijos discontinuos, lo que supone multiplicar por seis los 568 del año anterior en el mismo periodo.

La gran reforma del mercado laboral

La secretaría de Formación y Empleo, Ana del Ser, defendió una reforma que aunque no se hizo efectiva hasta el 1 de abril "ya ha conseguido unos porcentajes de contratos indefinidos que superan los de los últimos 25 años". "Teniendo sólo en cuenta el 2021, un 140 por ciento más", dijo a Ical.

La secretaria de Empleo de UGT remarcó que "estamos ante la gran reforma del mercado laboral en España desde hace décadas" para "combatir la precariedad, reducir la temporalidad, reequilibrar la negociación colectiva y fijar mecanismos alternativos a las extinciones de contratos de trabajo en periodos de crisis".

"Muchas de las personas trabajadoras que ahora tienen un contrato indefinido, ya sea a jornada completa o parcial, estaban ancladas en un contrato temporal en sus empresas por los efectos de un sistema de contratación con múltiples variantes que se ha convertido durante las últimas cuatro décadas en un sinfín de contrataciones temporales", dibujó.

Ana del Ser precisó que el número de contratos a tiempo parcial, desde el año 2013 se sitúa en Castilla y León en el arco del 35 al 40 por ciento, cuatro puntos más que en el ámbito estatal, por lo que está siendo un contrato usado en uno de cada tres en la última década. Solamente en el año 2021 se realizaron 840.000 contratos en Castilla y León de los cuales 310.000 fueron a jornada parcial. Desde UGT Castilla y León, dijo, "no esperamos un gran repunte de este tipo de contratos, aunque dentro del mercado laboral actual cada vez son más actividades que repercuten en una contratación parcial, y que se mantengan en la misma línea que en los últimos años".

Eso sí, puso de relieve que esperan "un incremento de los contratos fijos discontinuos derivado de la reforma laboral y el paso de contrataciones temporales de naturaleza estacional, de temporada o dentro del ámbito de las contratas y subcontratas a contratación de carácter fijo discontinuo".

Por último, constató que en los últimos días están llegando al sindicato personas trabajadoras que tienen contratos en Empresas de Trabajo Temporal (ETT) desde hace meses y que desarrollan su actividad en otra empresa, y tras la entrada en vigor de la reforma laboral en todos sus términos "han pasado a tener contratos fijos, ya sean a jornada completa o parcial y que por lo tanto han visto mejorado su tipo de contrato lo que a su vez genera estabilidad y todos aquellos componentes de mejora tanto para la empresa como para la persona trabajadora".