scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


Regreso emocionado

07/09/2022

Me he sentido muy feliz y emocionado al volver a pisar estas calles y estos caminos de mi querido Velillas del Duque, mi pueblo de referencia de aquellos años de niñez y adolescencia que, junto al resto de chavales de aquel entonces, nos viera corretear por sus calles, divertirnos cada día en sus entornos con infinidad de juegos, mitad inventados, mitad entroncados en la más rancia tradición; y, sobre todo, buscando cualquier excusa para estar siempre en la calle.  Una tierra, en definitiva, que pasaría luego en la edad adulta a formar parte del yo constante de mis referencias; y que este verano ha vuelto a mostrarse brillando con luz propia y  con sus calles colmadas de voces. 
Unos predios estos que, andando el tiempo, tantas veces he tenido el privilegio de poder sentir como inspiración en no pocos ratos de escritura frente a la hoja de papel, glosando y ensalzando las costumbres, las fiestas, las tradiciones, el buen hacer y la vida en general de las gentes de mi tierra.
Por eso ahora, al poner el pie sobre estos entornos y recorrer de nuevo tantos años después estos caminos, la emoción me ha podido por completo y ha hecho que mi sentimiento acabe desbordado por entero.
Y al levantar un poco más la vista en la distancia y divisar en el horizonte de nuevo estos páramos, testigos mudos de tantos años teniéndolos como referencia imaginaria, y estas tierras de labor que saben mucho de aquellos arduos y penosos trabajos de recolección de las cosechas por parte de nuestros mayores, no puedo por menos que admirar de nuevo a aquellas personas y dejar reblandecerse al corazón al pensar en ellas.
Porque son muchos los recuerdos de aquel tiempo del ayer que en estos momentos han vuelto a sobrevolar sobre estas llanuras y estas tierras de labor, no sé muy bien si invitándome a la reflexión y a tratar de que pruebe a ensayar en el lugar algún tipo de estancia de más larga duración.  O, simplemente, se trate de alimentar aún más las claras referencias de aquel tiempo. 
Intentaré, en cualquier caso, dilucidar lo que el pensamiento ha querido transmitirme a golpe de recuerdo. Y, de encontrarlo, ensayaré el ponerlo en práctica.  

ARCHIVADO EN: Adolescencia, Tradiciones