El Diálogo Social se da tres semanas para el plan de choque

SPC
-

Fernández Mañueco apela al diálogo y el acuerdo como «herramientas muy valiosas» para la Comunidad y CCOO, UGT y Cecale esperan que se recupere la «deteriorada» confianza

Alfonso Fernández Mañueco (c), preside la reunión del Diálogo Social celebrada ayer en con la consejera de Empleo y los agentes sociales y económicos. - Foto: Ical

El Consejo del Diálogo Social acordó ayer impulsar las negociaciones del plan de choque por el empleo contemplado dentro del punto 25 del acuerdo de reconstrucción frente a la covid-19 para cerrar una programación en«dos o tres semanas» para que pueda aplicarse este otoño e invierno ante la crisis generada por el virus. Asimismo, se comprometieron a iniciar la negociación antes de fin de año en  cuatro mesas para trabajar en la III Estrategia Integrada de Empleo, dependencia, IV Acuerdo Marco de Competitividad Industrial y para la Transición Justa. El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco; la consejera de Empleo, Carlota Amigo; los secretarios de CCOO y UGT, Vicente Andrés y Faustino Temprano, y el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, participaron en la reunión de ayer, tras la que se espera reconducir todo el proceso de concertación, aunque los agentes económicos y sociales asumieron las «dificultades» que subyacen tras meses de enfrentamientos.
La estrategia articulará una batería de medidas con el objetivo de estimular la actividad productiva, incentivar el crecimiento económico, favorecer el mantenimiento y la creación de puestos de trabajo y garantizar la protección social en la Comunidad. Este Plan se sumará a las políticas activas de empleo, así como a los recursos aportados por otros departamentos del Ejecutivo a través de apoyos encaminados a la reactivación de la economía.
La elaboración de este plan de choque constituye uno de los compromisos adquiridos por el Gobierno autonómico dentro del punto 25 del Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social en Castilla y León, suscrito el 17 de junio por la Junta y cinco fuerzas políticas con representación parlamentaria –PSOE, PP Ciudadanos, Podemos y Por Ávila–, informa Ical.
El documento precisa que las iniciativas en favor de la dinamización del mercado laboral que se adopten en los próximos meses serán abordadas en el marco del Diálogo Social. De ahí que el presidente de la Junta convocase ayer a los líderes de Cecale, CCOO y UGT a una reunión del máximo órgano de encuentro y participación institucional del Ejecutivo y los agentes económicos y sociales más representativos. Fernández Mañueco invitó a la patronal y a los sindicatos a «compartir sus ideas y aportaciones con el reto de construir un plan de choque por el empleo sólido, que sea capaz de dar una respuesta ágil y efectiva a los desafíos que plantea el escenario económico y laboral actual, que es incierto y complejo». Asimismo, manifestó su convicción de que el diálogo y el acuerdo son «herramientas muy valiosas, particularmente en estos tiempos de dificultades».
Confianza deteriorada

Sindicatos y patronal explicaron también que en principio habrá margen para «hablar de todo» y tratar de recuperar el marco de «confianza» perdido tras los enfrentamientos por la exclusión de «miles de trabajadores» de los complementos a los expedientes de regulación de empleo y la propuesta para crear comisiones especializada para la participación de nuevos agentes en el proceso de concertación, que siguen rechazando las fuerzas sociales y empresariales.
El secretario regional de UGT, Faustino Temprano, explicó que les entregaron un documento base para la negociación del plan de choque y precisó que el reto es mantener el empleo y las empresas. Al respecto, precisó que incluirá incentivos a las actividades, un plan de empleo local dotado con 20 millones, y también se negociarán los complementos a los expedientes. Su homólogo de CCOO, Vicente Andrés, salió de la reunión con un sabor «agridulce» y lamentó que el presidente de la Junta se haya «excluido» del conflicto que mantienen por los incumplimientos y haya dejado en manos de «la otra parte del Gobierno de coalición» los representantes de Ciudadanos, el Diálogo Social. Por último, el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, advirtió de que es preciso que el plan de choque habilite líneas de apoyo a las empresas ante un trimestre «durísimo» y anunció que se pondrán en marcha «varias líneas de financiación» como elemento «clave» para sostener el tejido productivo.