scorecardresearch

Anulan una multa por una letra cambiada sobre la droga tomada

ALBERTO ABASCAL
-

El conductor dio positivo en anfetaminas y fue sancionado inicialmente con 1.000 euros. La denuncia hablaba de AMF y en el test figuraba AMP

Anulan una multa por una letra cambiada sobre la droga tomada

El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Palencia ha anulado una multa de 1.000 euros impuesta por la Guardia Civil de Tráfico a un conductor que dio positivo por drogas cuando circulaba por la CL-626, «al no coincidir la nomenclatura utilizada para determinar la sustancia hallada en su organismo en el boletín de denuncia y en el test de drogas al que fue sometido». 

Según los resultados del laboratorio de referencia, la analítica a la que fue sometido el denunciado dio un resultado mayor de 500 ng/ml de anfetamina en saliva. Sin embargo, el magistrado ha anulado la sanción al considerar que en el boletín de denuncia originario se leía AMF positivo, mientras que en el ticket de prueba indiciaria se leía AMP positivo (nomenclatura habitualmente utilizada para referirse a las anfetaminas), «sin que el informe emitido por el laboratorio aclare nada al respecto puesto que en él solo se reseña una concentración de >500 ng/ml de anfetamina en saliva».

La sentencia a la que ha tenido acceso Diario Palentino refleja que el conductor presentó un recurso contencioso-administrativo contra la Jefatura Provincial de Tráfico después de que fuera sancionado con 1.000 euros cuando circulaba con drogas en su organismo el 19 de febrero de 2021 por la CL-626, en el norte de la provincia. En la analítica a la que fue sometido dio como resultado positivo en anfetamina pero en el apartado de datos básicos aparecía las siglas AMF, mientras que en el resultado del test que fue adjuntado en dicho boletín, «sin que conste la firma del interesado», se registró las siglas AMP. 

A partir de aquí, la muestra tomada por la Guardia Civil fue recibida posteriormente por el Departamento de Toxicología del Laboratorio Synlab, que tras realizar el correspondiente análisis toxicológico en marzo de 2021 emitió el ensayo confirmatorio de drogas en saliva. El conductor presentó alegaciones «mostrando su disconformidad y la falta de acreditación del hecho denunciado», según sostiene en su demanda.

El magistrado, quien se pregunta si la sustancia detectada es AMP o AMF, mantiene en este caso que «la falta de prueba consistente unida a la ausencia absoluta de motivación del acuerdo sancionador obliga a estimar el recurso, sin necesidad de entrar a analizar las demás quejas del demandante». Además, impone las costas procesales a la Administración y dicha resolución no es susceptible de recurso.

49,4% DE MUERTES POR DROGAS. La ministra de Justicia, Pilar Llop, presentó en julio del año pasado  la Memoria 2021 de Hallazgos Toxicológicos en Víctimas de Accidentes de Tráfico, elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (Intcf, con la colaboración del Observatorio Nacional de Seguridad Vial. En Llop destacó que en «el 49,4% de las muertes de conductores en accidentes de tráfico en carretera en 2021 se detectó la presencia de alcohol, drogas o psicofármacos, aisladamente o en combinación». Y añadió que «el 75% de estos conductores positivos arrojó una tasa de alcoholemia muy alta, igual o superior a 1,2g/L, lo que correlaciona con grados de intoxicación muy severa».

En dicha edición, la memoria se elaboró a partir de muestras post-mortem de 1.094 fallecidos por accidente de tráfico, 812 conductores, 180 peatones y 102 acompañantes.

De los 812 conductores fallecidos en accidentes de tráfico, y sometidos a autopsia y a un análisis toxicológico, 401 conductores -49,4%-, arrojaron resultados toxicológicos positivos a alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, aisladamente o en combinación.

Del total, el 92,3% de los fallecidos con resultados toxicológicos positivos fueron hombres; y mayoritariamente, un 88,8%, conducían un turismo, una motocicleta o un ciclomotor.

El perfil de estos conductores, según la memoria elaborada por el Intcf, es de un hombre de 25 a 54 años, conductor de turismo o ciclomotor, que consume principalmente alcohol y, en segundo lugar, drogas. 

Entre los jóvenes de 18 a 34 años, los accidentes tuvieron lugar con más frecuencia los fines de semana y consumieron mayormente cannabis; en la franja de 35 a 65 años, la mayor incidencia se dio durante días de la semana y el consumo principal fue de cocaína.

En el 11,7% de los conductores fallecidos analizados se detectó la presencia de psicofármacos. «Esto evidencia, una vez más, lo importante que es velar por la salud mental de la ciudadanía», subrayó  Pilar Llop, recordando que desde el Gobierno se impulsaron medidas como el teléfono 024, de atención a la conducta suicida, o la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud.

En resumen, el alcohol sigue siendo la sustancia más detectada en los conductores fallecidos, seguido de la cocaína, el cannabis, y los psicofármacos.