scorecardresearch

Lantadilla y los años mozos del Cid Campeador

DP
-

La localidad recuerda el hecho histórico con una vistosa agenda festiva · La batalla se cobró en el desaparecido pueblo del mismo nombre, a más de un kilómetro de la localidad

Lantadilla y los años mozos del Cid Campeador

La localidad de Lantadilla celebró ayer el recuerdo de la Batalla de Llantada, que se ha añadido al calendario festivo lantadillense como preludio a sus fiestas patronales del 15 de agosto. «Una efeméride que Lantadilla tardó en poner en su agenda festiva, con la unión de los residentes y no residentes para no olvidar y representar el caudal histórico que tiene nuestra villa», según indicó Elisa Carretón, alcaldesa y presidenta de la Asociación Cultural Batalla de Llantada.

Pero el cartel festivo de la jornada también incluía una  misa a la Virgen de Lantada, así como un mercado medieval de alimentos y artesanía, vermú musical, talleres para niños y un desfile medieval, así como la tradicional recreación histórica, una cena medieval y música folk. Así las cosas en el marco de la iglesia, a las 20 horas, se llevó a cabo la representación de los hechos para que se llegase a la lucha fratricida entre dos hermanos, Sancho y Alfonso en el origen del reino de Castilla y su integración en el reino «imperator» de León. Previamente , se formaron las huestes de ambos reinos que llenaron de colorido el pueblo de Lantadilla.  En la Batalla de Llantada hay que unir la figura de Rodrigo Díaz de Vivar El Cid, batalla donde en su plena juventud tuvo una destacada participación. «También dentro de esta representación tuvo cabida el Concilio de Llantada, celebrado por aquellas fechas donde se puso sobre la mesa los problemas que tenía la religión cristiana por esos años en la Hispania postvisogoda como eran el simonismo, el nicolaismo, el traspaso del rito mozárabe al rito latino y nombrar la «caput Iglesiae» de Castilla.

Por lo demás, la jornada se cerró con una cena de confraternización con la degustación de unas viandas, y todo amenizado por el grupo Paracetafolk. 

Por lo demás, dice la Historia este conflicto provocó la práctica desaparición de la población de Llantada y del cercano núcleo de Fuentepiñel, algunos de cuyos supervivientes emigrarían hacia el sur del Duero siguiendo a Pedro Ansúrez, fundador de Valladolid.