scorecardresearch

Beneficios sociales y medioambientales

J. Benito Iglesias
-

Además de la entrega social de ropa y calzado, Cáritas dispone de otros servicios complementarios a personas y familias vulnerables para hacerles llegar enseres infantiles, juguetes y mobiliario básico

Beneficios sociales y medioambientales - Foto: Óscar Navarro

Además del fin social, otro aspecto destacado de Moda RE- es el componente medioambiental, ya que el textil es un residuo altamente contaminante. Para ello, las prendas recogidas se clasifican y someten a un proceso de reciclado y reutilización realizado por empresas especializadas antes de salir a la venta en la tienda. «Así, además de generar empleo social y sostenible, se dará un destino ético a la ropa, se fomentará el consumo responsable y se respetará el medio ambiente con una gestión transparente», explica Gloria Alonso, directora provincial de Cáritas, quien apunta que en las dos fases del proyecto lo que se pretende «es avanzar hacia el mayor beneficio social posible para las personas que realmente lo necesitan».

Cáritas confía en que a través de Moda RE- desde junio de este año y hasta junio de 2022 se recojan en torno a 300 toneladas de ropa para alcanzar en 2023 las 400 toneladas. «El objetivo es ofrecer género de calidad y en perfecto estado como en cualquier otro comercio textil tras la selección, reciclado, higienización y etiquetado. Habrá tres trabajadores de estructura y otros tres de inserción en la tienda y las prendas que se necesiten vender se solicitaran a las empresas mayoristas que han aplicado el proceso de reutilización», apunta.

Gloria Alonso significa que al margen de la labor tradicional de entrega de ropa, calzado y complementos se suman otro tipo de apoyos dentro del programa de atención a personas y familias vulnerables que lo puedan demandar. «Se lleva a cabo un proceso de valoración de las solicitudes de apoyo que recibimos para cubrir diferentes necesidades básicas a través de las donaciones que nos llegan de los palentinos. En algunos casos suelen ser enseres infantiles como cochecitos de bebe y cunas. Otras demandas son de mobiliario básico adaptable a la vivienda de cualquier persona como camas o mesas o incluso juguetes en buen estado que recibimos», expone.

Respecto a las donaciones habituales en especie que llegan a Cáritas por parte de particulares, Gloria Alonso señala que no todo es susceptible de ser entregado después  a personas sin recursos que necesitan apoyo. «No toda la ropa, calzado, libros, enciclopedias o cualquier tipo de enseres de uso pesonal o doméstico que llega está en condiciones adecuadas . En ocasiones, en Cáritas esta situación nos supone una gran inversión en desinfección o reciclaje. La situación que se produce deriva en que todo aquello que no puede ser entregado debe ser enviado a empresas especializadas o retirado contratando un servicio para que se pueda llevar a un punto limpio o proceder a un reciclado selectivo según cada material», concluye.