scorecardresearch
Editorial

Del miedo al cáncer al temor a no poder afrontar los costes

Diario Palentino
-

Es importante visibilizar una enfermedad que, hasta no hace tanto, era casi un mal oculto, y es importante sobre todo que pacientes y familiares sepan que cuentan con el apoyo, el asesoramiento, los conocimientos y la experiencia de la asociación

Ante el cáncer, como ante otras enfermedades y frente a numerosas situaciones, no todas las personas son iguales. Porque no es lo mismo disponer en la capital de la provincia de una unidad de radioterapia, que tener que desplazarse todos los días a otra más o menos limítrofe para recibir las sesiones. Y no es igual afrontar unos gastos, que pueden llegar o incluso superar los diez mil euros cuando se tiene un trabajo fijo y un sueldo o una pensión dignos, que cuando se está en situación de desempleo, se perciben ingresos por debajo del Salario Mínimo o se es autónomo y no hay unas rentas seguras todos los meses. Tampoco se está en idénticas condiciones ante el cáncer cuando se vive en una familia que puede apoyar y ayudar al paciente, que cuando se está solo, o cuando la vivienda es amplia, cómoda y bien ventilada, que cuando se limita a unos pocos metros o carece de unos mínimos de confort.  O cuando se dispone de expertos en psicooncología que cuando no los hay en el entorno provincial o regional. O cuando se tiene acceso desde la infancia a entornos saludablesa para prevenirlo o a medidas y programas para su detección precoz. El cáncer no conoce de edades, de nóminas o de circunstancias, pero las edades, las nóminas y las circunstancias tienen un peso específico, a veces muy importante, en el proceso de asunción, tratamiento y superación -cuando esta es posible- de la enfermedad.

 Y por esas diferencias evidentes, que en el caso de Palencia tienen mucho que ver, para empezar, con la falta de la siempre demandada unidad de radioterapia, el lema de la celebración ayer del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer fue el que reivindica esa igualdad inexistente. La AECC palentina salió a la calle para concienciar a la sociedad local sobre la enfermedad, que no es una sino muchas, puesto que un cáncer no es igual a otro; para insistir una vez más en la conveniencia de someterse a los cribados encaminados a la detección precoz, puesto que  cuanto antes se produzca el diagnóstico, más posibilidades existen de tratamiento y curación; para volver a pedir una unidad satélite de radioterapia en el Caupa y para demandar fondos con los que seguir nutriendo la beca de investigación. Es importante visibilizar una enfermedad que, hasta no hace tanto, era casi un mal oculto, y es importante sobre todo que pacientes y familiares sepan que cuentan con el apoyo, el asesoramiento, los conocimientos y la experiencia de la asociación a la hora de afrontar la noticia, siempre negativa, y de asistir a su desarrollo. El pasado año, según los datos de la AECC, se detectaron en Palencia 763 casos por cada cien mil habitantes, un 26% más que la media nacional. Habría que tender a igualar a todos ellos, para que a la enfermedad no haya que sumarle efectos como los derivados de no poder afrontar sus costes.