scorecardresearch
Froilán de Lózar

La madeja

Froilán de Lózar


Una ribeira de viñas

06/05/2022

A lo largo de ocho artículos, que son como pequeñas píldoras, he ido resumiendo nuestro paseo por la Ribeira Sacra, un entorno que comprende 23 ayuntamientos del sur de Lugo y el norte de Ourense y cuya denominación aparece por primera vez en el documento fundacional del Monasterio de Santa María de Montederramo de 1124.
Miradores sobre el Cañón del Sil, Monasterios por todas partes, restos prehistóricos que evidencian un poblamiento temprano y el remate a tantas impresiones vengo a hacerlo allá donde convergen las provincias de Orense y Lugo. Es aquí donde el turismo rural a pequeña escala y la renacida industria vitivinícola están devolviendo el color a esta ruta impresionante.
Pedro Zuazua, habla para un medio nacional de Emilio Rojo, creador de un vino blanco mítico, que controlaba en este punto de Galicia las vides de madrugada y dormía en la bodega durante la fermentación.
Unos kilómetros adentro de Lugo, en medio de una sinuosa y estrecha carretera, mires a donde mires, solo verás vides. Terraplenes de vides allí donde los más entendidos hablan de una viticultura increíble, hileras de viñedos que suben desde el río a lo más alto de la montaña, asomando en algún punto una pequeña casa que acaso sirva de refugio a los valientes que siembran y recogen la cosecha.
Nos encontramos ante la viticultura de montaña que produce más de tres millones de botellas de vino, donde trabajan de forma heroica, y esto lo he leído muchas veces, cerca de tres mil viticultores y 89 bodegas.
Aquello es un espectáculo que no tiene parangón; bueno, tal vez lo tenga, pero esta es la primera vez que contemplo estos antiquísimos viñedos, colgados en laderas de hasta 85º de inclinación, que ahora quieren nombrar Patrimonio de la Humanidad. Tres días intensos, sin parar, zigzagueando por carreteras secundarias para admirar su patrimonio románico, etnográfico y cultural hasta llegar a estas impresionantes laderas donde parece que vinimos a saciar la sed con la mirada.