Piden 16 años de cárcel por retener y estafar a ancianas

ALBERTO ABASCAL
-

El fiscal acusa a un matrimonio y a su hijo de los delitos de detención ilegal y dos delitos de estafa continuada o apropiación indebida, una de ellas cometida en Portugal · Una de las víctimas fue hallada en la cama atada en un piso de la capital

Piden 16 años de cárcel por retener y estafar a ancianas

La Fiscalía ha solicitado penas que oscilan entre los 14 y los 16 años de prisión para un matrimonio y su hijo como presuntos responsables de un delito de detención ilegal y otro de estafa continuada, o alternativamente un delito de apropiación indebida, a tres mujeres ancianas que estaban enfermas, a las que trasladaron desde Madrid a un piso de Palencia, donde supuestamente les ataban a la cama, suministraban barbitúricos, retiraban dinero del cajero e incluso llegaron a despojar de sus propiedades.  El trío de acusados, formado por el matrimonio A.I.M.D. y M.C.P.S., y su hijo A.I.M.P., también se enfrenta a los cargos formulados por la Fiscalía de estafa continuada en relación con una pensión cobrada presuntamente procedente de la Caixa Geral de Portugal. Asimismo, el Ministerio Público solicita que los tres indemnicen a los herederos de las víctimas con una cantidad global de 662.748,27 euros, además de otra cantidad por apropiación de una víctima que debería acreditarse en ejecución de sentencia en el caso de una condena, según el escrito de acusación provisional al que ha tenido acceso Diario Palentino.
La Policía Nacional procedió en febrero de 2018 a la detención del matrimonio y sus dos hijos, aunque finalmente uno de ellos no está acusado por el Ministerio Público, por los cargos ya citados cometidos al simular que eran cuidadores para estafar a ancianas enfermas que no tenían familiares directos. Los arrestados se hacían pasar precisamente por cuidadores para llevar a las ancianas a su domicilio en Palencia y, una vez allí, retiraban el dinero de sus cuentas bancarias y se quedaban con el importe de sus pensiones, incluso después de haber fallecido. Según la información facilitada por la Policía, los detenidos supuestamente efectuaron hasta diecisiete reintegros por un total de 8.800 euros en cuatro meses y llegaron a vaciar las cuentas bancarias de dos ancianas fallecidas, además de vender sus viviendas logrando un beneficio estimado de un millón de euros. 
La Policía inició las investigaciones a raíz de la denuncia por desaparición formulada por el sobrino de una de las víctimas, en la que manifestaba que su tía, de avanzada edad, no estaba en su domicilio en Madrid y que no era capaz de contactar con ella.

Los agentes iniciaron las gestiones para su localización y comprobaron que la anciana había retirado efectivo en varias ocasiones en un cajero automático ubicado en Palencia. De hecho, lograron identificar a las personas que supuestamente se habían llevado a la anciana hasta Palencia y averiguaron que la mantenían retenida en una habitación de reducidas dimensiones, con las manos y la cintura atadas a la cama con un cinturón de sujeción y en estado somnoliento, presumiblemente por la administración de barbitúricos.  Al parecer, esta familia se dedicaba a captar a ancianas sin familiares de primer grado, a quienes llevaban a su domicilio con el pretexto de cuidarlas. Posteriormente les iban retirando dinero de las cuentas bancarias, aprovechando su desvalimiento físico y mental, y se quedaban con el importe de la pensión, incluso después de haber fallecido. Además, mediante engaño conseguían poderes notariales sobre sus propiedades e incluso que les nombrasen sus herederos, vendiendo las propiedades heredadas y obteniendo un gran lucro económico. 
La Fiscalía, en su escrito de acusación provisional, detalla pormenorizadamente la forma de proceder de este matrimonio y su hijo. Así las cosas, el fiscal mantiene que la acusada M.C.P.S., que se enfrenta a 16 años de prisión, supuestamente conseguía disponer de las cuentas corrientes de las víctimas, apareciendo incluso como autorizada en las mismas para efectuar posteriormente cargos de sus gastos personales en las mismas y transferencias a sus propios acreedores. De hecho, llegó a conseguir que las mismas le otorgaran un poder general con el que procedía a la venta de sus inmuebles y también a nombrarla heredera universal de las mismas.
La Fiscalía subraya incluso que tras el fallecimiento de una de las abuelas en Palencia el 1 de julio de 2016, los acusados, ocultando tal circunstancia, continuaron cobrando la pensión de jubilación de la misma abonada por la Caixa Geral de Aposentaçoes (Portugal) hasta febrero de 2017 por un importe total de 13.845,91 euros. Asimismo, supuestamente se quedaron con 117.500 euros de la venta de una casa que la mujer poseía en Madrid, además de cargarle gastos y transferencias a su cuenta por un montante de 535.448,27 euros.
En relación con otra de las abuelas víctimas, los acusados entraron en contacto con ella a finales de 2017 cuando ya presentaba un importante deterioro mental.
Los acusados la trasladaron a su casa de Palencia situada en la avenida Casado del Alisal donde la mantuvieron atada a la cama por manos y cintura mediante un sistema de sujeción, permaneciendo allí desde finales de diciembre del 2017 hasta el 21 de febrero de 2018, cuando fue hallada por agentes de la Policía Nacional.

Durante ese período de tiempo los acusados acompañaban a la anciana al banco para efectuar continuos reintegros en cajero automático por importe de 8.800 euros, cantidad de la que se apropiaron los acusados. Asimismo,  intentaron proceder a la venta del piso del que la misma era propietaria en Madrid.
Para la Fiscalía, aunque la acusada M.C.P.S. era la que aparecía en todos los poderes y testamentos otorgados por las víctimas, los otros acusados, su marido  A.I.M.D. y su hijo A.I.M.P.  (ambos se enfrentan a 14 años de prisión cada uno) supuestamente participaban de forma activa en todas las tramas delictivas y eran en ocasiones los que acompañaban a las víctimas al banco para efectuar los mencionados reintegros. De hecho, muchos de los gastos de los mismos eran cobrados con cargo a las cuentas corrientes de las ancianas.
El Ministerio Público resalta que en todo el período de tiempo de la actividad de los acusados no aparece ni un solo gasto en las cuentas corrientes de las víctimas realizado en beneficio de las mismas, dejando incluso en un caso concreto pendiente de abono las mensualidades de la residencia en la que fue ingresada por el matrimonio e hijo procesados en este causa que ha tramitado el juzgado de instrucción número 2.