scorecardresearch

Ucrania libera 3.000 kilómetros cuadrados de territorio invadido

EFE
-

Rusia admite el repliegue de sus tropas en la región de Járkov aunque no lo atribuye a derrotas militares sino a razones tácticas. Los combatientes chechenos aseguran que recuperarán esas zonas pero reclaman un cambio de estrategia por parte de Moscú

Vehículos militares abandonados por los soldados rusos por la contraofensiva de las tropas ucranianas en Járkov - Foto: UKRAINIAN ARMED FORCES

Ucrania ha tomado la iniciativa en la guerra con sus contraataques en el sur y el este del país y tras cambiar la situación en el frente, después de un verano de combates posicionales en el Donbás, se prepara para continuar la ofensiva.

"Las Fuerzas Armadas de Ucrania continúan la liberación de los territorios ocupados por Rusia. Desde el comienzo de septiembre Ucrania ha recuperado el control de más de 3.000 kilómetros cuadrados", afirmó en Facebook Valeri Zaluzhni, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ucranianas.

Según el alto militar, "en la dirección de Járkov comenzamos a avanzar no solo al sur y al este, sino hacia el norte. Quedan 50 kilómetros hasta la frontera estatal".

Zelenski promete una "rápida desocupación"

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, auguró en su intervención en la 17ª reunión de la Estrategia Europea de Yalta, celebrada la víspera, una "rápida desocupación" del país este invierno, ya que los rusos "están huyendo en algunas direcciones".

"Pero para ello nuestro ejército necesita un suministro sistemático de los tipos de armas necesarios", dijo.

Para Zelenski, "este invierno es un punto de inflexión y puede llevar a una rápida desocupación de Ucrania (...) Si fuéramos un poco más fuertes con las armas, podríamos desocupar más rápido".

El mando ucraniano constató que "el enemigo sigue sufriendo pérdidas" tras quedar "sin medidos de apoyo y entrar en estado de pánico".

Según el Estado mayor de Ucrania en su parte de guerra, las fuerzas rusas han sufrido grandes bajas durante los combates y mencionó que 75 efectivos heridos fueron trasladados a la región rusa de Bélgorod, cercana a la frontera.

Una derrota de las fuerzas rusas

El estadounidense Instituto de Estudios de la Guerra (ISW) fue más directo en sus valoraciones al afirmar que "la contraofensiva ucraniana en la región de Járkov está derrotando a las fuerzas rusas y colapsando el eje norte del Donbás prorruso".

Al referirse a la "reagrupación" de las fuerzas rusas anunciadas la víspera por el Ministerio de Defensa ruso, el ISW señaló que "no están realizando una retirada controlada y están huyendo apresuradamente del sureste la región de Járkov para escapar del cerco a Izyum".

Según el centro de estudios, las ganancias territoriales ucranianas en los últimos cinco días han sido superiores a las de las fuerzas rusas "en todas sus operaciones desde abril".

"Es probable que las fuerzas ucranianas capturen la ciudad de Izyum en las próximas 48 horas si aún no lo han hecho. La liberación de Izyum sería el logro militar ucraniano más importante desde que ganó la batalla de Kiev en marzo", añadió el ISW.

Esto afectará el futuro de la operación rusa en Sloviansk y Kramatorsk, los principales bastiones ucranianos en el Donbás, estimó el centro estadounidense.

Rusia responde con misiles de alta precisión

En tanto, el Ministerio de Defensa ruso, que calificó su retirada de la región de Járkov como una "reagrupación", aseguró haber causado más de 200 bajas al Ejército ucraniano en esta dirección durante la última jornada con misiles de alta precisión.

"A consecuencia de nuestros ataques fueron aniquilados efectivos y equipamiento bélico de unidades de las 14 y 92 brigadas motorizadas del Ejército ucraniano en las localidades de Starovirivka, Chugúyiv y Voloska Balakliya", informó el portavoz del mando ruso, Igor Konashénkov.

Las tropas rusas también atacaron una brigada de las Defensas Territoriales en la localidad de Nova Vodolaga y un emplazamiento de mercenarios extranjeros en Klugino-Bashkirivka, añadió.

Según Konashénkov, durante las contraofensivas ucranianas en el sur y el este del país entre el 6 y el 10 de septiembre murieron más de 4.000 soldados ucranianos y otros 8.000 resultaron heridos.

Por otra parte, el presidente de la república rusa de Chechenia, Ramzan Kadirov, se ha referido a los recientes avances ucranianos en la región de Járkov y ha asegurado que estas regiones volverán pronto a estar bajo control de tropas rusas.

"El Ministerio de Defensa (ruso) ha aclarado la situación de por qué han dejado las ciudades de Izium, Kupiansk y Balakleya en dirección a Járkov. Ha sido una medida forzada debido a la estrategia militar para (evitar) bajas humanas", ha argumentado Kadirov en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

"Os aseguro que todas estas ciudades van a ser recuperadas. Nuestra gente ya está allí, tipos especialmente entrenados para esta tarea. Otros 10.000 combatientes están preparados para ser enviados. Pronto llegaremos a Odesa y veréis resultados concretos", ha añadido.

Sin embargo, ha advertido de que "si no hay un cambio de estrategia entre hoy y mañana, tendré que ponerme en contacto con la dirección del Ministerio de Defensa y con la dirigencia del país para explicarles la situación".