scorecardresearch

Asier Aparicio, premio literario Campo de Calatrava

David Herrero-Ical
-

La obra ganadora, 'Pan Duro', aborda el Motín del Pan, acaecido en capital en 1856, narra una revuelta encabezada por la 'Cascaja' junto a vecinos del barrio de La Puebla

Asier Aparicio, premio literario Campo de Calatrava - Foto: ICAL

El escritor Asier Aparicio se alzó recientemente con el premio del I Certamen de dramaturgias sobre el mundo rural Campo de Calatrava, que fue convocado por la Asociación de Amigos Patio de Comedias de Torralba, en colaboración con la Diputación de Ciudad Real, con la obra titulada Pan Duro, que trata sobre el denominado Motín del Pan, acaecido en la Palencia de 1856. 

Aparicio es uno de los escritores más prolíficos de Palencia. Aunque nacido en el País Vasco, reside desde niño en la ciudad y trabaja actualmente como profesor de ESO y Bachillerato. Su propuesta literaria se impuso a un total de 64 textos procedentes de numerosos puntos de España, así como del extranjero a través de países como Polonia, Alemania, Argentina, Méjico, Perú, Chile, Colombia y Puerto Rico. La obra fue premiada tras la decisión unánime del jurado.

historia poco conocida. «No muchos conocen la historia de esta revuelta en nuestras calles, cuando, debido a una guerra lejana en Crimea (actual Ucrania) y a las malas cosechas, algunos habitantes de Valladolid, Medina de Rioseco y Palencia, deciieron reaccionar contra su hambre y la miseria de sus familias con un motín», explica el autor Asier Aparicio en declaraciones a la Agencia Ical.

Aquí, en Palencia, el tumulto estuvo abanderado por una mujer, Dorotea Santos, más conocida como la Cascaja, quien, junto con otros de sus vecinos, principalmente del barrio de La Puebla, decidieron quemar tres de las harineras de la zona (Once Paradas, Viñalta y San Román). La insurrección acabó con la represión de los insubordinados y un cambio de gobierno a nivel nacional, apunta.

«Noté que en la secuencia de aquellos hechos existía potencialidad para hablar de las grandes transformaciones ideológicas y sociales que se vivieron entonces y que, aún hoy, de un modo u otro, siguen latentes», relata el ganador del certamen literario.

no es una obra de tesis. Aun así, el escritor aclara que con el libro no ha popretendido escribir una obra de tesis, sino de protagonistas de una historia basada en una revuelta ciudadana. Más allá de los intereses creados, «importan las pasiones puras, a veces desatadas, que no son patrimonio de la clase desposeída, sino también de las élites pudientes», indica. De esa forma, Aparicio asegura que el resultado es un «cóctel de amor, ambición, pragmatismo, heroicidad, lealtad, violencia y de comedia humana». Además, termina agradeciendo los trabajos de los historiadores locales Roberto Gordaliza y Javier de la Cruz, «imprescindibles para la gestación de su obra, que se pondrá a la venta en Navidad», y la contribución al premio posterior.