scorecardresearch

Rubiales: "Pocas o ninguna de las informaciones son ciertas"

Agencias
-

El presidente de la RFEF asegura que el contrato para que la Supercopa se juegue en Arabia Saudí es lícito y que ha pasado todos los "filtros". El dirigente afirma saber quién está detrás de las filtraciones, que se consiguieron de forma "ilegal"

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, afirmó este miércoles que "pocas o ninguna de las informaciones" que han salido sobre la operación de la Supercopa de España en Arabia Saudí "son ciertas", y defendió que se ha hecho "una gestión clara, limpia, transparente, honesta y, sobre todo, beneficiosa para el fútbol español".

"Pocas o ninguna de estas informaciones son ciertas. Se ha hecho una gestión clara, limpia, transparente, honesta y, sobre todo, beneficiosa para el fútbol español. Llevo 4 años en la RFEF y he sufrido muchos ataques, no llevo ni una sola semana donde no haya continuos ataques, querellas o petición de inhabilitaciones contra mi persona y esta institución, pero se están pasando ciertos límites", subrayó Rubiales en rueda de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid) junto al secretario general federativo, Andreu Camps.

El dirigente mostró una "gran indignación por todas las falsedades que se están vertiendo y un enfado importante porque se esté dando prioridad a las falsedades y no al problema real" que es que le hayan "sustraído información de manera ilegal y que habrá que ver si es real o no".

Rubiales indicó que no había salido "antes" a dar explicaciones hasta tener el permiso de Arabia Saudí "para poder hablar con cierta libertad de un contrato sometido a confidencialidad". En este sentido, en relación a las informaciones sobre el contrato, advirtió que esté está ya "desfasado" y no es el "vigente".

Además, aseguró que se dijo "de forma muy clara que la relación económica" no sería con la RFEF sino con Kosmos y que la institución "ni ha pagado ni pagará ni un solo euro de comisión por esta operación", que ha dado "400 millones para el fútbol español, no 240, con el 50 por ciento para participantes y 50 o un poco más para el fútbol modesto".

Por ello, aseveró que el acuerdo es "legal" y que parece que ya "todos están de acuerdo" y que tampoco hubo "conflicto de intereses" y que esta propuesta de Arabia Saudí pasó "los tres filtros" que tienen para estos temas en la RFEF y que la Comisión de Ética dio su visto bueno y que "propuso ir".

Posible dardo contra Tebas

Rubiales también dijo saber quién está detrás de todo esto, aunque preguntado por ello, y específicamente por si piensa que es el presidente de LaLiga, Javier Tebas, optó por "no contestar por indicación" de su abogado.

"Sé a quién beneficia todo esto y ustedes también, pero no voy a hablar de ello. Si alguien es capaz de sacar información de mi móvil, manipular y mentir no me cabe duda de que yo estoy en el lado bueno y voy a seguir en el lado bueno. Las mentiras no pueden acabar con una buena gestión, soy un tío honesto, un luchador y voy a seguir trabajando por el fútbol español", respondió a la pregunta de si estos días ha pensado dimitir.

El presidente explicó también que la RFEF "aceptó la mejor oferta que tenía con diferencia", que todo lo que se ha hecho en relación a la Supercopa "se ha publicado", que ha superado los filtros internos del organismo en materia de cumplimiento y código ético y que no es cierto que hubo un informe contrario del comité ético federativo.

"Yo no pacté nada, le dije a Kosmos que la relación económica era con Arabia Saudí y Kosmos. Cuando tuvimos una primera oferta de 25 millones no aceptamos, porque luego conseguimos 40. Ni la Federación ni su presidente se han llevado nada, hemos actuado con magnífica honradez", afirmó tras admitir que fue la empresa de Gerard Piqué la que promovió el acuerdo con el país árabe.

También señaló que "todo lo que se ha hecho se ha comunicado" y que el contrato que se ha publicado "está desfasado". "El contrato que se ha publicado de 3 años más 3 ya no está operativo, porque en la última Asamblea de 2020 se aprobó una nueva relación que va a ser de 10 años, que permite que Arabia pagara 40 millones sin ni tan siquiera ir a jugar allí, en Andalucía, y eso permitió la supervivencia de muchos clubes. Aparece un contrato anterior que ya no está ni vigente, esta es la primicia de este medio", añadió.

"Hemos estado allí con el embajador y nos felicitaron. Hay cientos de proyectos empresariales con Arabia, ¿ellos si pueden y el fútbol no? Mi equipo trabaja para el fútbol, hemos trabajado bien, de manera honrada, hemos conseguido mucho dinero para los clubes que más lo necesita y eso es una gestión única, vayan a Francia, Portugal, Alemania, ninguna lo hace, somos la federación más solidaria con el fútbol modesto", aseveró.

Respecto a la información de una oferta para que la Supercopa se jugase en Catar, sin condicionar por la presencia del Real Madrid y el Barcelona, Rubiales mantuvo igualmente que es falso y que se trataba de "un acuerdo por 33 millones de euros que tenía que ser validado por un órgano en un tiempo y que no validaron".

"Nos encanta cómo está la Supercopa, no la vamos a cambiar. En cuanto al reparto económico, es más benévolo con los clubes de abajo que con el Real Madrid y el Barcelona que si lo hiciéramos con los criterios de la Liga", apuntó.

Conflicto de intereses

Y ante la preguntá de si es ético que un jugador de un equipo profesional que puede participar en la Supercopa actúe como mediador en un contrato y cobre por ello, Rubiales dijo que la "pregunta no es esa". "La pregunta es si un intermediario trabajo y cobra un diez por ciento de una de las partes es legal, el fútbol español se ha beneficiado y él nos ha presentado a ese 'partner'", mantuvo.

En relación a su salario como presidente, aprobado por la Asamblea, Rubiales reiteró que no cobra "comisiones ni legales ni ilegales" y argumentó que "en España hay dos modelos", uno "el de LaLiga, donde el presidente, que gana 3,5 millones de euros, tiene un gran salario fijo y un pequeño variable en función de ese fijo. LaLiga negocia los derechos de televisión, pero genera muchos menos ingresos que la RFEF".

"El otro modelo era que el salario fijo fuera menor y el variable se encadenara a la gestión. Yo me siento bien pagado, cuando llegué el fútbol español generaba 140 millones y ahora más de 400 y eso es fruto del trabajo de mi equipo y mío, pero esta fue la razón, una razón de honestidad de no encadenar a la RFEF a un gran salario, porque si la gestión era peor el salario también lo era".