scorecardresearch

Fallos en tres viaductos obligan a reducir velocidad del AVE

L.M.
-

Se detectaron en la Alta Velocidad Venta de Baños-Burgos hace casi un año pero no ha sido hasta ahora cuando se ha iniciado el proceso para sustituir los apoyos entre los pilares y el tablero de tres estructuras

Viaducto Río Arlanzón - Foto: Alberto Rodrigo

La línea de AltaVelocidad Venta de Baños-Burgos se lleva dilatando más de una década.Los continuos contratiempos en la construcción de la plataforma -recortes presupuestarios incluidos-, los errores en las licitaciones, la fallida ejecución del viaducto a la altura de Frandovínez o las infinitas pruebas en materia de seguridad a las que alude constantemente el Ministerio de Transportes han acompañado la vida de esta infraestructura desde prácticamente su nacimiento.

Sin embargo, cuando todo parecía indicar que las incidencias habían quedado resueltas, la Empresa de TransformaciónAgraria (Tragsa) -de capital social íntegramente público- ha notificado un nuevo contratiempo. Otro más a engrosar en la larga lista que acumula esta obra.En concreto se trata de una serie de deficiencias detectadas en tres de los viaductos de la variante ferroviaria y que provocan que los trenes de prueba, que deberían circular por este tramo a 210 kilómetros por hora, lo estén haciendo en estos momentos a un máximo de 165.

La realización de los trabajos para restablecer la velocidad predeterminada, que ahora acaban de sacarse a licitación, se prolongarán por un máximo de 16 semanas, es decir, a lo largo de cuatro meses.Es más, según indica la propia Tragsa, el plazo para su ejecución se abrirá el 4 de abril -una vez haya adjudicataria- y tendrá como fecha tope de conclusión el 31 de octubre de este curso.

Pero, ¿qué es lo que ocurre exactamente? El problema se localiza en los apoyos POTs, los elementos a través de los cuales el tablero transmite sus cargas a las pilas y los estribos en los que se apoya. No se trata de una deficiencia que se haya localizado recientemente, sino que data de hace casi un año.Concretamente del 8 de marzo de 2021, cuando se firmó el informe de la consultoría e ingeniería pública Ineco en el que se determina qué apoyos POTs son necesarios sustituir para que los tres viaductos permitan la circulación ferroviaria a la velocidad prevista, 210 km/h.

Pese a ello, la Empresa de TransformaciónAgraria no ha redactado el correspondiente pliego para sacar a concurso los trabajos de refuerzo o reposición hasta este mismo mes de febrero. Concretamente está firmado el pasado jueves día 3. El montante en el que está presupuestada la obra alcanza los 327.688 euros (IVA incluido) y comprende actuaciones en tres estructuras: en el viaducto que salva el transcurso del ríojunto a la urbanizaciónVillas delArlanzón, en el que cruza la avenida de la Industria enVillalonquéjar y en el que hace lo propio sobre la calle Merindad de Cuesta Urría, también en el polígono.

Su ejecución data de antes de 2008, cuando entró en servicio la variante, por lo que se trata de elementos de reciente construcción que, sin embargo, ya presentan deficiencias que obligan a invertir importantes cantidades de dinero en su reparación. Por estos emplazamientos los trenes comerciales AVE procedentes de Venta de Baños deberían circular a un máximo de 210 kilómetros por hora, pero ahora apenas pueden hacerlo a 165. LaIneco ha realizado una serie de operaciones para calcular la fuerza centrífuga generada en cada una de estas infraestructuras a la velocidad máxima prevista con el resultado de que varios de los vanos diseñados -distancia entre dos pilares- no soportan la velocidad que deberían.

«Al resultar insuficiente la resistencia horizontal de los apoyos fijos transversalmente, se procede a reducir la velocidad en el tramo, y en consecuencia al fuerza centrífuga soportada», asegura laIneco en el informe sobre cada uno de los tres viaductos. El fallo no se detectó en todos los vanos, sino que se descubrió en los menores -los de 15 metros y los de 18-.

soluciones. En el estudio se apunta tanto el problema como las posibles actuaciones que permitirían restablecer la circulación máxima por estos puntos.En el caso del viaducto sobre elArlanzón localizan el fallo en los apoyos de los vanos extremos fijos de ambas direcciones.Apunta laIneco que no se debe a la carga vertical, sino a la fuerza transversal que son capaces de soportar cada uno de ellos. Ofrece soluciones poniendo como ejemplo apoyos de distintas marcas comerciales del sector que cumple los criterios requeridos.

Para esta primera actuaciónTragsa calcula un coste, sin contar elIVA, de 37.990 euros que comprende la unidad de diseño, el cálculo, el suministro y la colocación del tope transversal.

En relación al segundo, el que cruza la avenida de la Industria, propone sustituir los apoyos POTs en el primer y cuarto vano.El importe de licitación fijado por el organismo público asciende en esta ocasión hasta los 191.115 euros (sinIVA), casi cinco veces más que el anterior.La actuación prevista contempla la sustitución de hasta cuatro apoyos POTs, dos en las traseras de la gasolinera y otros tantos en las de Riventi.

 Por último, la colocación del tope transversal en el viaducto sobre la calle Merindad de Cuesta Urría absorberá 41.712 euros (sinIVA). La empresa adjudicataria deberá actuar sobre una de las vigas artesa del primer vano y sobre otra del último vano, ya que se requiere incrementar la resistencia frente a esfuerzos transversal de los apoyos POTs presentes en estos vanos del extremo de la estructura ferroviaria. El contrato que ha hecho público Tragsa, y que está abierto a la recepción de ofertas hasta inicios del próximo mes de marzo, incluye una penalización del 2,5% del importe final del contrato por cada semana de retraso sobre el plazo de ejecución.