Un reflexivo apocalipsis

Miguel Villoslada
-

'La bella muerte', de Dibbuks, es una magnífica obra de ciencia ficción hecha cómic que supuso el debut de Mathieu Bablet, que realiza unos magníficos perfiles de los protagonistas

Un reflexivo apocalipsis

De la mano de la prestigiosa editorial Dibbuks nos llega este interesantísimo trabajo de Mathieu Bablet, La bella muerte. Una obra hecha cómic que fue el debut de este jovencísimo autor francés, y que es una historia de ciencia ficción en la que somos testigos de la extinción de la Humanidad.
Este libro nos traslada a una tierra que ha sufrido una invasión extraterrestre por parte de una raza de seres insectoides. Estos han logrado acabar con la Humanidad hasta casi la extinción, y entre los pocos supervivientes encontramos a nuestros tres protagonistas, que intentan sobrevivir en este devastado mundo, aunque su futuro sea francamente funesto.
Si bien es cierto que La bella muerte no tiene un argumento demasiado original, porque en el mundo de la historieta los apocalipsis están a la orden del día, sí podemos afirmar que es una obra que, a diferencia de muchos otros cómics, invita al lector a hacerse una serie de preguntas sobre la supervivencia en una situación tan extrema como la que se describe. Yesto no suele ser habitual en el género de ciencia ficción, ya que, en general, se limitan las publicaciones a tirar mucho de acción, tiros, sangre, destrucción... Un espectáculo pirotécnico. 
Un reflexivo apocalipsisUn reflexivo apocalipsisLa obra de Mathieu Bablet, que solo tiene 33 años y está consagrado, se halla claramente dividida en dos partes. En la primera nos adentramos en el día a día de los protagonistas. Somos testigos de cómo se van haciendo conscientes de su más que previsible trágico final y sus diferentes maneras de plantearlo. Todos ellos nos muestran distintas formas de afrontar la situación y este punto es, en nuestra opinión, lo más interesante que nos plantea la trama de La bella muerte. El segundo bloque de este trabajo es mucho más convencional en su propuesta, ya que esta se articula sobre la posibilidad de acabar con la amenaza de los extraterrestres. 


El sentido de la vida

Bablet, cuyo principal anhelo al plantear este trabajo era preguntarse sobre el sentido de la vida, firma un buen trabajo, excelente, pero en el que quizás pretendió abarcar demasiado y esto igual resta algo de brillo al resultado final. Aun así, el objetivo principal planteado por el autor se cumple con creces en esta notable novela gráfica.
Aparte de los tres protagonistas de la trama, cuya construcción es minuciosa, el otro gran elemento de esta ambiciosa obra es la recreación que el autor hace de la ciudad en la que transcurre esta inquietante historia. 
Esta sirve de hilo conductor para mostrarnos lo que sienten en cada momento los personajes. En este apartado el trabajo de Bablet es, sencillamente, sublime. Y más teniendo en cuenta que fue la primera obra del autor galo. Su estilo realista contrasta con el diseño de los humanos, algo a lo que inicialmente el lector se deberá acostumbrar, pero que ofrecen una combinación que funciona muy bien en La bella muerte. 
Mathieu Bablet, es un autor que hay que seguir, que gracias a Dibbuks nos permite descubrir a otro exponente del prolífico comic francés, una de las industrias más importantes del noveno arte a nivel mundial. La edición es excelente, tanto en diseño, como en tamaño para disfrutar del espectacular arte del autor. El tomo cuenta como extras con varias ilustraciones y una historia corta que sirve de prólogo a la obra. Hay que felicitar a la editorial por traernos obras de esta calidad y hacernos descubrir autores de la talla de Bablet, que no es muy conocido para el lector medio de novelas gráficas. 


Tendencias europeas

La bella muerte es una obra excelente, más si consideramos que se trata del debut del artista galo en el cómic, algo que la hace más interesante si cabe. Posee un planteamiento diferente de lo que nos acostumbra el género de ciencia ficción. Es una buena manera de introducirse en la novela gráfica europea, y su lectura no va a resultar excesivamente compleja. 
Estamos ante una obra de gran calidad y muy recomendable para todos aquellos amantes de los cómics de ciencia ficción. 
Mathieu Bablet, entre sus trabajos, posee otra obra a la que deberemos acercarnos, Shangri-La, también editada por Dibbuks, que si mantiene el nivel de La bella muerte está claro que no nos deberemos perder.