scorecardresearch

Deslocalización familiar

J. Benito Iglesias
-

Mari Luz Vián y Raúl Carrillo, con tres hijas, llevan 22 y 27 años en TI Fluid Systems. Responden al perfil de las familias de los 46 empleados que la auxiliar de Renault quiere trasladar a Aragón, mientras el comité de empresa lucha por evitarlo

Deslocalización familiar - Foto: Juan Mellado

Temor, incertidumbre y estrés son algunas de las palabras que se ciernen desde hace una semana sobre el matrimonio formado por Mari Luz Vián y Raúl Carrillo. Llevan 20 y 27 años de servicio de sus 49 y 48 años de existencia vital, respectivamente, en TI Fluid Systems, compañía auxiliar del automóvil situada en la capital, con Renault como principal cliente en las fábricas de Villamuriel y Valladolid.  

El anunció del traslado a Tauste (Zaragoza) de los 46 empleados y la producción en octubre, con el consiguiente cierre de la planta palentina, supone para la pareja -con tres hijas de 19, 11 y 9 años- un mazazo que esperan reconducir para que no trunque un proyecto vida estable, al igual que el del resto de compañeros en la ciudad donde residen y quieren seguir arraigados junto al núcleo familiar que han conformado.

«Yo he pasado mis tres embarazos trabajando en esta empresa, donde somos una pequeña familia. La mayor parte de la plantilla lleva tiempo aquí  peleando y apostando por nuestra fábrica para que Renault nos adjudicara proyectos ya que, el estar muy cerca de sus factorías, siempre ha sido una garantía. Incluso, llevamos producto a Renault en nuestros coches cuando hubo un incendio en nuestra antigua planta en mayo de 2009. Desde la noticia de un posible traslado han sido unos días estresantes para nosotros y nuestras hijas, porque también viven de cerca la situación, a la que se suma la de 46 familias que quedarán rotas, destrozadas», remarca Mari Luz Vián.

Deslocalización familiarDeslocalización familiar - Foto: Juan MelladoSu marido, que entró a trabajar 20 días después de que TI Fluid Systems empezara a producir tubería de frenos en el Polígono de San Antolín, no entiende que la compañía quiera deslocalizar la producción.  «Y más ahora que Renault anuncia  un segundo turno para fabricar el Austral en Villamuriel y la llegada de otros modelos en breve a Valladolid. Nos dan la opción de irnos a Aragón, pero aquí  tenemos una hipoteca y una vida hecha. Si decidimos no trasladarnos lo siguiente es irte al paro en una situación muy difícil», expone.

todo se trastoca. «La comunicación de un traslado exprés por parte de la empresa hace que todo se trastoque y no puedas organizar tu vida ni en un mes ni en tres haciendo un sprint. Aunque seas joven, el mercado laboral en la provincia y a nivel nacional no está nada boyante y se ha encarecido todo, la cesta de la compra y los gastos de cualquier casa como la luz o el gas con sueldos modestos. Tenemos gastos fijos con las actividades de las niñas y no poder trabajar sería un daño colateral especialmente para ellas», añade la mujer de un matrimonio que no es  el único en la empresa auxiliar de Renault que vive momentos duros, junto a muchos trabajadores que acaban de tener hijos o adquirido una vivienda recientemente.

A juicio de Raúl Carrillo, la compañía auxiliar de Renault es absolutamente competitiva y rentable, y una deslocalización de la producción acarrearía gastos y una huella de carbono innecesaria que dejaría el transporte para trasladar el producto fabricado a Renault desde 400 kilómetros de distancia. «En 2019 se hizo una inversión importante, se apostó por modernizar la fábrica y nos formaron en el manejo y ajuste de tubería de freno con una docena de robots. Actualmente se pretendía incorporar otros cuatro», explica.

Deslocalización familiarDeslocalización familiar - Foto: Juan Melladono es una quiebra. Mari Luz Vián considera que el traslado no se justifica y ratifica lo expuesto por el comité de empresa en los primeros encuentros con administraciones y dirigentes políticos. «No se trata de un cese de actividad productiva a causa de una quiebra empresarial, que se vería de otra forma, sino de un traslado a otros sitio donde invertirán dos millones de euros. Hay que parar esto y Renault debe pelear por nosotros y dejarles una nave en el parque de proveedores si la piden, mientras los políticos tienen que hacer algo más que salir en la foto», arguye.

«Las administraciones locales, provinciales y autonómicas deben unirse e implicarse al máximo y que el trabajo de TI Fluid Systems se quede. Somos 46 familias que consumimos aquí y Palencia no puede perder más empleo, máxime con la cercanía y el peso de Renault en Villamuriel y Valladolid», enfatizó.