scorecardresearch

Triple terapia contra el cáncer de próstata

Agencias
-

Una nueva combinación de fármacos reduce la progresión de este tumor en la fase metastásica en un 50 por ciento de los pacientes

Triple terapia contra el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el más frecuente entre los hombres y uno de los más mortales, por lo que resulta difícil no sentir preocupación y miedo ante su eventual aparición. No obstante, la ciencia demuestra que siempre hay lugar para la esperanza y aquellos pacientes que en el momento del diagnóstico ya presentan dicha enfermedad en estadio metastásico podrían tener por fin un tratamiento que pueda mejorar su supervivencia.

En concreto, un estudio del consorcio europeo Peace, con participación del Vall d'Hebron Institut d'Oncologia (VHIO), ha encontrado beneficios «importantes» en el tratamiento del cáncer de próstata metastático si se añade un fármaco llamado abiraterona. 

Según un estudio publicado ayer en The Lancet, gracias a la terapia triple sistémica que se genera, es posible mejora tanto la supervivencia libre de progresión como la supervivencia general. Así, el riesgo de avance del tumor se reduce en un 50 por ciento, pasando de 2,05 años de media sin progresión a 4,46, mientras la mortalidad desciende un 25 por ciento. Unos resultados que se han logrado con un incremento de la toxicidad «manejable y aceptable».

La abiraterona es un inhibidor de la biosíntesis de andrógenos de segunda generación, que sumado al tratamiento de supresión androgénica y al docetaxel (un fármaco de quimioterapia) «promete convertirse en un estándar de atención», según el VHOP.

Se plantea por primera vez su uso desde el inicio de forma combinada y no secuencialmente, como hasta ahora: «Estos descubrimientos, combinados con la evidencia de otros estudios, inciden en la idea de que la intensificación primeriza del tratamiento es más efectiva que el uso de las terapias que se usan secuencialmente cuando la enfermedad se ha vuelto resistente», expone uno de los autores, Joan Carles.

El VHIO también destaca la importancia de que los fármacos usados ya hayan sido aprobados para el tratamiento de la enfermedad: «Podrían ser implementados en nuestra práctica clínica de inmediato», apunta Carles.

El estudio se ha centrado en los pacientes de novo, por lo que «no está claro» si la triple terapia podría beneficiar a los pacientes metacrónicos (los que tienen lesiones metastásicas después de un tiempo del primer diagnóstico). También es necesario resolver si la combinación de un tratamiento de primera línea tan intensivo con radioterapia podría proporcionar beneficios clínicos adicionales, lo que se podrá concluir cuando «se alcance el número planificado previamente de eventos de supervivencia general y supervivencia libre de progresión».