Dejar el coche todo el día en los parkings valdrá 3,15 euros

Carlos H. Sanz
-

El precio se reduce el sábado a 2,25 euros, mientras que los domingos y festivos costará 1,2 euros

Dejar el coche todo el día en los parkings valdrá 3,15 euros - Foto: Sara Muniosguren

La creación de los aparcamientos disuasorios de las estaciones de trenes y autobuses, en Jardinillos, y del de la Estación de Pequeña Velocidad, con su posterior ampliación, han sido desde su puesta en marcha un valioso recurso para terminar -o al menos paliar en gran medida- el problema de la falta de estacionamiento en el centro de la capital.

Dos proyectos que, tras la ampliación del ubicado a los pies de la pasarela de Villalobón, han incrementado la capacidad de aparcamiento en la ciudad en 868 plazas, todas ellas a un precio reducido de un euro por las mañanas y 1,5 euros durante todo el día con el fin de evitar que los conductores den vueltas y vueltas por el centro para encontrar dónde aparcar, de ahí que se llamen disuasorios.

Sin embargo, el Ayuntamiento, tal y como anunció este miércoles, va a cambiar la forma de funcionar y, sobre todo, rentabilizar estos dos aparcamientos. El cambio principal es que en vez de incluirlos en el contrato de la Ordenanza Reguladora de Aparcamiento, la ORA, ha sacado a concurso su gestión, por la que espera recibir al menos 356.330,71 euros al año hasta 2024.

Para que sea rentable para las empresas interesadas en la gestión de estos espacios, el equipo de Gobierno de PP y Cs ha tomado otra decisión: cambiar los precios de estas dos zonas de aparcamiento. 

Como ahora están vinculadas a la ORA, fuera del horario regulado estos aparcamientos son gratuitos. Pues bien, los pliegos del concurso público recogen una nueva estructura tarifaria en función del horario. Así, los días de diario, de 7,30 a 20,30 horas, estacionar tendrá un coste de 0,20 euros la hora, y fuera de ese horario, de 0,05 euros. Si se echan cuentas, el día completo sale por 3,15 euros. Por lo tanto, en horario comercial pasa de 1,5 a 2,6 euros; y dejar a dormir el vehículo en el parking ya no será gratis y tendrá un coste de 0,55 euros.

Los sábados por la mañana, de 7,30 a 14,30 horas, también costará 0,20 euros la hora, 1,4 euros todo el período, mientras que el resto del día se cobrarán 0,05 euros. Así, aparcar todo el sábado costará 2,25 euros. 

Y, por último, los domingos y festivos, que ahora mismo son gratis, pasarán a costar 0,05 euros la hora, es decir, 1,2 euros todo el día. Precios todos ellos muy asequibles si se tiene en cuenta cuánto vale aparcar en otros parkings de la capital.

Autobuses, 6 euros. Estas tarifas se aplicarán a turismos, motocicletas y furgonetas. Sin embargo, para los autobuses su precio será otro, el de 6 euros cada vez que accedan al aparcamiento. Tras la ampliación del de la Estación de Pequeña, hay cuatro plazas disponibles para este tipo de vehículos. De hecho, uno de los objetivos que se plantearon con esta obras fue el de crear un apeadero para la carga de viajeros con el fin de evitar que estas operaciones de produzcan en la plaza de San Lázaro. 

 

El contrato exige una aplicación móvil y aparcamientos de bicicletas

La empresa que esté interesada en la gestión de esos dos aparcamientos también deberá cumplir con dos condiciones que van más allá del control puro y duro de los vehículos que aparcarán en ellos.

El primero es la instalación y puesta en marcha en un plazo máximo de dos meses de una aplicación para móviles que permita la optimización del espacio viario regulado, al informar al usuario sobre la localización de plazas libres en el aparcamiento disuasorio y facilitarle el pago.

Además de tener que ser compatible con cualquier teléfono móvil o tableta, deberá incluir un sistema de identificación de usuarios por código QR, un monedero electrónico y un sistema que permita localizar en tiempo real la existencia de las plazas libres, entre otros servicios. 

La otra condición que se pone a las empresas es el suministro, instalación y mantenimiento y gestión de un aparcamiento inteligente de bicicletas en cada una de las zonas de estacionamiento. Deberán ser sistemas modulares similares a los que ya hay en la plaza de San Pablo, por ejemplo, y con una capacidad para 14 bicicletas como mínimo. Deberán funcionar con una aplicación móvil que gestione la autorización para el acceso a la web para altas y bajas de usuarios, la apertura del aparcamiento y una pasarela de pago segura, según consta en el pliego.

Por otro lado, además de la limpieza de los recintos, el adjudicatario deberá también mantener eel sistema de alumbrado existente, incluyendo la reposición de lámparas y sufragando el coste del suministro eléctrico.



Las más vistas