Ricardo Diez Hochleitner

Fernando Pastor
-

/ Cerrato insólito

Ricardo Diez Hochleitner

El pasado día 1 de abril se cumplió el primer aniversario del fallecimiento de Ricardo Diez Hochleitner, cerrateño de raíces (su padre, Félix Diez Mateo, era de Villaviudas) y de adopción (tuvo una casa en Reinoso de Cerrato, denominada Montepaz, donde pasaba los veranos).

En Villaviudas, donde fue pregonero de las fiestas, tiene una calle dedicada como hijo adoptivo.

Su padre, lexicólogo, autor de diccionarios en 17 idiomas, se casó con una mujer alemana y se establecieron en Bilbao, donde en 1928 nació Ricardo.

Ricardo Diez HochleitnerRicardo Diez HochleitnerTras estudiar en las universidades de Salamanca, Karlsruhe y Georgetown, obteniendo el doctorado en Química, se dedicó en cuerpo y alma al tema de la educación.

Fue inspector general de Formación Profesional, secretario general técnico y subsecretario del Ministerio de Educación, elaborando un Libro Blanco sobre la materia, dignificando la figura del profesorado y poniendo en marcha le Ley General de Educación de 1970 con el objetivo de lograr la escolarización universal mediante la EGB (Educación General Básica ) y el BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) en paralelo a la Formación Profesional. 

También otorgó un papel crucial a las universidades y al desarrollo de Ciencias de la Educación. Creó la UNED y las Universidades Autónomas de Madrid, Barcelona y Bilbao, la Universidad Politécnica de Valencia, la Escuela Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia, etc. 

Asesoró, además, en materia de educación a setenta países, a través de sus cargos en la Unesco y en el Banco Mundial, entidades en las que se encargó de la sección de Educación. 

En Colombia fue coordinador general del Ministerio de Educación, desarrollando el Plan de Formación Profesional y la Facultad de Ingeniería Química en la Universidad Nacional, por lo que le fue otorgada la nacionalidad colombiana. También fue declarado ciudadano honorífico en Tanzania y Afganistán.

Como vicepresidente de la Editorial Santillana, miembro del consejo de Administración del periódico El País y de diversas Fundaciones, impulsó iniciativas relacionadas con la educación.

 Su preocupación por un problema actual como es el medio ambiente y el crecimiento económico sostenible le llevó a la Presidencia del Club de Roma.

Fue también miembro del Consejo Directivo del Instituto Internacional Intergubernamental IDEA para la defensa de la democracia, del Consejo Asesor de Fride, del consejo de la Foundation for the Future (Seattle, Washington), de la Academia Mundial, de la Academia Europea de Artes y Ciencias, y un largo etc., así como patrono de más de treinta fundaciones.

Toda esa actividad le reportó participar en consejos y comités de las más importantes instituciones, así como ser acreedor de múltiples distinciones y medallas en Europa y América, siendo Doctor Honoris Causa en 7 universidades.

Le fueron otorgadas las Grandes Cruces de Isabel la Católica, Alfonso X El Sabio, y al Mérito Militar, el distintivo blanco como comendador de la Orden del Mérito Civil de Francia y comendador de la Orden Iberoamericana William Prescott. 

Obtuvo la Placa de Oro del Servicio Español del Magisterio, la Medalla de Plata de la Unesco, la Medalla de Oro de la OEI y Medalla de Oro de la Junta de Castilla y León, entre otras distinciones.

En Colombia recibió la Medalla Cívica Camilo Torres a los educadores más meritorios; la Medalla de Oro de Francisco Santander de Paula, por sus servicios a la cultura nacional, y la Medalla de Oro Simón Bolívar.

En el año 2008 fue nombrado Español Universal 2008, título que concede anualmente la Fundación Independiente.



Las más vistas