Los aranceles encarecerán hasta un 26% exportar a R. Unido

ALBERTO ABASCAL
-
Los aranceles encarecerán hasta un 26% exportar a R. Unido - Foto: Eva Garrido

Los sectores más perjudicados por una salida brusca del país británico de la Unión Europea son los de automoción, agroalimentación y bienes de equipo · 40 empresas venden productos allí

Un brexit duro pondría en peligro una buena parte de las exportaciones de Castilla y León y más en concreto, las de Palencia en sectores estratégicos como la automoción, la agroalimentación y los bienes de equipo. La imposición de aranceles por parte del Gobierno británico encarecerían las exportaciones hasta porcentajes que oscilan entre el 0 y el 26 por ciento en algunos casos.
Así lo puso de manifiesto ayer Ángel Abelleira, jefe del área de Política Comercial de la UE perteneciente al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, durante un seminario celebrado en la Cámara de Comercio e Industria, organizado junto con la Secretaría de Estado de Comercio e ICEX y CPOE, además de la colaboración de AEAT. El evento tenía como objetivo analizar las posibles implicaciones derivadas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea para las empresas de Palencia. En este seminario se abordaron temas de interés tanto para aquellas empresas que ya exportan a Reino Unido como para aquellas que se encuentran interesadas en hacerlo. 

Según los datos aportados a este periódico por Maite Hernández, representante del ICEX, Palencia alberga 40 empresas que exportan productos a Reino Unido, aunque 20 de ellas acumulan el 99% de dichas exportaciones. Catorce de estas empresas son agroalimentarias, 21 dedicadas a los productos industriales y técnicos y cinco a bienes de consumo.
Asimismo, la jornada coincidió con el anuncio del Reino Unido, que impondrá aranceles a varios productos procedentes de la Unión Europea (UE) -como la carne de vacuno y cerdo, los vehículos terminados, la cerámica o algunos lácteos, entre otros- en caso de Brexit sin acuerdo. 
El nuevo sistema arancelario estaría en vigor durante 12 meses a partir del momento en el que se produjera la salida del Reino Unido de la UE. Según los cálculos del Gobierno británico, el 18% de los productos comunitarios pasarían a pagar aranceles-hay que recordar que ahora ninguno tiene que afrontar tarifas adicionales-, por lo que el 82% seguiría en la misma situación que en la actualidad. El Gobierno británico ha calificado la medida como «modesta liberalización». «Nuestra prioridad es garantizar un acuerdo con la UE que permita evitar perturbaciones de nuestras relaciones comerciales globales», ha indicado el Gobierno británico.