El pista del primer título de Husillos, hospital temporal

David del Olmo
-

El recinto cubierto de Sabadell albergó el Campeonato de España absoluto de 2014. Allí el astudillano se proclamó campeón de 200

El pista del primer título de Husillos, hospital temporal - Foto: Alejandro Garcia

El 23 de febrero de 2014 el velocista palentino Óscar Husillos se proclamaba campeón de España absoluto por primera vez, de 200 metros, en la denominada Pista cubierta de atletismo de Cataluña, en la localidad de Sabadell, recinto que la pasada semana ha vivido una profunda transformación para convertirse en un hospital temporal.
Según informa Efe, efectivos del Ejército de Tierra, bomberos y operarios del Ayuntamiento de Sabadell han sumado esfuerzos para construir el Hospital Temporal Vallès Salut. Una infraestructura que actuará como hospital de campaña. Mediante paneles que han ido montándose (una vez nivelado el terreno, pues este tipo de pistas levan un pronunciado peralte) para albergar módulos de lavabos, duchas y baños, zonas de vestidores y comedor y, lo más importantes, al menos 240 camas. Podría empezar a utilizarse el viernes 10.
PISTA TALISMÁN. Aunque los éxitos sean fruto del esfuerzo y el talento de Husillos, guiado por su entrenador, Luis Ángel Caballero, hay que destacar que el anillo catalán es uno de los más recordados y apreciados por el atleta, pues allí se coronó como gran velocista absoluto y ya antes, en 2011, había subido a lo más alto de un podio nacional, también de 200 metros, en categoría júnior.
Comenzando por el éxito más lejano del astudillano, que había ganado en 2010 su primer título nacional como juvenil en Oviedo, tomaba parte en marzo de 2011 en el Nacional júnior de Sabadell. Fue apenas dos semanas después de haberse colgado un bronce absoluto en Valencia, en aquellos 200 ganados por Diego Alonso y que tuvieron al becerrileño Rubén Fernández Jato en la quinta plaza.
En Sabadell el palenti)no firmaba 21’’41 (récord del campeonato) en una final donde solo él bajó de 22 segundos. Tres años más tarde regresaba al mismo escenario con motivo del 50º Campeonato de España absoluto. Acababa de ganar el Nacional promesa en Antequera y acudía a la cita para acoplarse como nunca sobre el peralte sabadellense y vencer con un registro de 21’’17 (su mejor marca personal entonces), que le colocaba décimo del ranking nacional absoluto de todos los tiempos.