«Es un logotipo con potencial, versátil y adaptable»

Carlos H. Sanz
-

El Ayuntamiento presentó el jueves la nueva imagen corporativa «vinculada al mundo digital y los valores humanos actuales» con la que se identificará a partir de ahora al Consistorio, sus diferentes áreas y organismos autónomos

«Es un logotipo con potencial, versátil y adaptable» - Foto: Óscar Navarro

Javier Reinhard desarrolla desde 1990 proyectos de identidad y comunicación de temática diversa, destacando especialmente los de carácter integral relacionados con la interpretación y divulgación del patrimonio natural e histórico. Proyectos como la comunidad digital Wosphere, la plataforma transmedia Visit Montaña Palentina, la intervención integral La Metrópoli Verde en el Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil (Burgos), la comunicación del producto turístico Camino Olvidado a Santiago, el Museo del Libro en la Villa del Libro de Urueña (Valladolid), el centro temático Casa del Cangrejo de Río en Herrera de Pisuerga (Palencia), o el proyecto Luz en el aire. Sobre el cine en Castilla y León, llevan su firma.
La nueva identidad gráfica del Ayuntamiento es completamente diferente a lo visto hasta ahora, mucho más «digital». ¿Cómo surge la idea?
Palencia ya tiene una identidad gráfica consolidada que es su escudo. Desde hace siglos es el logotipo, digámoslo así, que utiliza la ciudad, y ese era un punto de partida que no se podía obviar. Valoramos exactamente qué es lo que estaba utilizando el Ayuntamiento, y que no era otra cosa que una versión de ese mismo escudo pero con un diseño supuestamente actualizado para que sirviera a los requisitos comunicativos que tienen la propia institución.
Con el paso del tiempo se vio que eso no resolvía los problemas y que era necesario dar respuesta a de qué manera se podía identificar la propia ciudad y la institución. A partir de ahí, nos preguntamos cuál era el elemento identificador que teníamos que conservar o si era necesario crear uno nuevo. La respuesta fue que no hacía falta porque ya existe una marca de ciudad y lo que había que hacer era conservarlo.
Por eso el escudo sigue manteniendo por una cuestión puramente institucional y protocolaria, porque es la identidad histórica de la ciudad está sujeta a una normativa heráldica a nivel gráfico que hay que mantener, pero aquí nos podíamos permitir hacer algo con esa base del escudo pero mirando un poco hacia el futuro y a las necesidades gráficas que ahora mismo exigen los soportes comunicativos.
¿Y cómo se llega al resultado final?
A partir de ese análisis, se realizó un proceso de simplificación máximo, de desnudar el escudo para quedarnos con los elementos mínimos que lo identifiquen y permitan crear un icono, un símbolo. Un proceso de destilación hasta llegar a una solución basada casi en píxeles a partir de una cuadrícula vacía, un símbolo suficientemente potente como para que fuera soporte de la identidad del Ayuntamiento.
¿A qué problemas se enfrentó en ese proceso desde el escudo tradicional hasta este nuevo icono?
Dentro de lo que son los elementos que configuran escudo de Palencia, tenemos las dos cruces, las dos torres y una corona; además, hay un elemento adicional, un pergamino heráldico, que se llama. Cuando analizamos el recorrido histórico del escudo de la ciudad, los elementos que siempre permanecieron fueron los primeros, ya que ese pergamino es un añadido relativamente reciente en la historia del escudo, y decidimos qué no era necesario contar con él.
Así las cosas, los elementos que básicamente lo identifican son las dos cruces, los castillos y la corona. La dificultad principal era cómo hacer una representación mínima de unos elementos que tienen su complejidad. Por ejemplo, una cruz flordelisada no es una cruz convencional de dos líneas, así que tuvimos que tomar la decisión si en ese proceso simplificación se podían resolver las representaciones de la cruz y el castillo.
A la hora de plantear la corona, también había que tener en cuenta que es ducal, que no en la misma que la real; por ejemplo, de la del escudo de España, así como estaba el reto de cómo conseguir con una mínima representación gráfica que los elementos estén presentes y que, al mismo, tiempo conseguir que el símbolo sea potente.
También nos percatamos que al pasar las cruces a negativo nuestra sorpresa fue que el aspecto era casi como de código QR, un poco extraño pero que al mismo tiempo conservaba los elementos y tenía justo el toque de ser algo nuevo pero que al mismo tiempo recordaba a lo existente. Entonces supimos que ese era el bueno.
¿Cómo definiría esta nueva identidad corporativa del Ayuntamiento?
Las posibilidades que brinda a la hora de desarrollo tanto de identificación de los diferentes departamentos o áreas como de diferentes soportes del Ayuntamiento es suficientemente versátil. 
Pero al mismo tiempo tiene la proyección de un desarrollo gráfico a partir de esa trama de pixeles absolutamente contemporáneo y moderno. Ese es el potencial que tiene, y la definiría como versátil, adaptable y con proyección de un desarrollo gráfico contemporáneo.
¿Cómo y desde cuándo se va a aplicar la nueva imagen corporativa del Ayuntamiento? ¿Qué queda por hacer para su total implantación?
Ayer [por el jueves] lo que se presentó fue el identificador básico y las claves visuales que configurarán la identidad del Ayuntamiento. El conjunto de una identidad no es solamente un logotipo sino las diferentes versiones, los códigos cromáticos, los diferentes esquemas compositivos, las posibilidades de desarrollo de pictogramas, aplicaciones, etc. 
Eso es lo que queda por hacer. Hay una parte de la aplicación de cualquier identidad gráfica que está vinculada a una normalización y otra que surgiere una serie de códigos o elementos con los que jugar en futuras comunicaciones. 
Ese universo de elementos que van a permitir el desarrollo de futuras comunicaciones por parte de la Institución quedará definido y recogido en un manual de identidad gráfica, pero sobre todo lo que va a quedar recogido es la forma en la que se usa dentro de la institución para cada uno de los departamentos.
Por lo tanto, el siguiente paso es crear un manual de identidad gráfica que normalice estas aplicaciones.