scorecardresearch

Un cronista para la villa de Saldaña

Rubén Abad
-

José María Caballero recibirá el jueves este título honorífico y vitalicio en reconocimiento a su carrera ligada a la docencia, el derecho y las letras

Caballero (c), el descubridor de la VRO (i) y Miguel Nozal, en la entrega del Premio Javier Cortes de 2007.

No escribirá con pluma ni leerá pergaminos, montará en carruaje o recorrerá a caballo los 25 lugares de la comunidad de la Villa y Tierra de Saldaña, pero sus funciones recuerdan bastante a las de aquellos hombres que en  tiempos pretéritos daban a conocer y ayudaron a comprender los hechos más importantes de la historia gracias a sus textos. 

Nos referimos a la figura del cronista oficial de la villa, que el Ayuntamiento de Saldaña ha recuperado al objeto de defender los valores culturales de la localidad y promover la investigación en torno a ellos, así como asesorar a las autoridades y velar por el arte, el folklore, la heráldica, las tradiciones, la arquitectura, la toponimia, la literatura, y cualquier otro tipo de manifestación histórica, social o cultural que concierne al ámbito municipal.

EL PRIMER CRONISTA

El título se otorga a aquellas personas  que se distingan o se hayan distinguido en la investigación, divulgación, promoción y estudio de asuntos relacionados con historia, costumbres o tradiciones locales.

José María Caballero (Saldaña, 1930) es el hombre al que el Ayuntamiento reconoce con este cargo honorífico, gratuito y vitalicio. Un premio a una dilatada carrera profesional en el mundo de la docencia, las ciencias sociales y el derecho que ya fue reconocida en 2007 con el Premio Cultural Javier Cortes.

Y es que Caballero es doctor en Derecho, licenciado en Filosofía y Letras y diplomado en Trabajo Social. Fue, además, profesor de Lengua y Literatura en el instituto laboral de Saldaña, donde también ejerció la abogacía. En Segovia fue letrado sindical y, más tarde, se incorporó al cuerpo de letrados de la Junta de Castilla y León y fue profesor de Derecho Civil en la Universidad de Valladolid, ciudad en la que reside en la actualidad. Además, ha escrito numerosos libros de temática local.

Su investigación histórica «siempre desinteresada», su «incansable» labor archivística, su «constante» defensa del patrimonio histórico y cultural y su «insuperable» formación, son algunas de las razones que han motivado su nombramiento, que se hará oficial mañana jueves en el Ayuntamiento.