scorecardresearch

Recorriendo el norte

Gabriela Páez
-

/ Diez Lugares

Recorriendo el norte

1.Santuario de Nuestra Señora del Brezo.  «Para todos los habitantes de la comarca es muy importante nuestro santuario, ya sea por devoción o por tradición. Es un lugar situado en la Sierra del Brezo, a 1.400 metros de altitud con unas vistas espectaculares. Me encanta la romería del 21 de septiembre cuando todos nos juntamos para comer y disfrutar de una maravillosa jornada en armonía. Ese día es tradición subir a la Peña de la Cruz. Es un fantástico lugar para disfrutar de la berrea». 


2.Pico El Fraile, desde Villanueva de Arriba. «Es uno de mis lugares favoritos, pues todos los veranos, los niños y los jóvenes solíamos ascenderlo. Me encanta subir sola o acompañada, me siento en paz por esos caminos rodeada de robles hasta llegar a Fuente Los Mures, que tantas veces he recorrido con mis padres, mis hermanos y mis amigos. Desde allí, la ascensión es preciosa viendo cómo la loma deja entrever la llanura del resto de la provincia. Una vez arriba, es maravilloso contemplar el embalse de Compuerto».


3.Cueva de Guantes, Villanueva de Arriba.  «Si hay una cueva que he cruzado una y mil veces y nunca me canso, es esta. Es un lugar donde solíamos pasarnos las tardes de verano. Las impresionantes bocas de entrada y salida recogen el eco de nuestras voces al hablar. Me encanta la zona del salón con su pequeño lago, y las zonas estrechas en las que hay que indagar. Actualmente, se están llevando a cabo excavaciones por parte del Cenieh, donde se han encontrado restos de oso de las cavernas, entre otros más».


4.El manantial y los chozos de Villafría.  «El manantial es otro símbolo de referencia de nuestra comarca. Es un lugar para ir a pasar el día, escuchar las aguas y conectar con la naturaleza. Los chozos de Villafría son un conjunto de construcciones de madera y piedra que han sido creadas con gran pasión por un vecino del pueblo, Carlos del Valle. Es un entorno precioso en el que regresamos al pasado gracias a la fragua, la mina, el hórreo y otras edificaciones que nos recuerdan nuestras costumbres y tradiciones».


5.Monasterio de San Román de Entrepeñas, Santibáñez de la Peña. «Si se necesita un sitio para la meditación, este monasterio es el lugar idóneo. Es un lugar mágico, donde las aguas del río se mezclan con los chasquidos de las ramas al pisarlas y con el sonido de los pájaros. Solo queda en pie el torreón de este monasterio, en plena naturaleza. Es una pena que aún no esté declarado Bien de Interés Cultural».


6.Velilla del Río Carrión y la Ruta de los Pantanos.  «Una ruta que no hay que perderse, ya sea en coche, moto o incluso en bici. La primera parada la hacemos en Velilla del Río Carrión, recorremos La Reana o Fuentes Tamáricas, nos asomamos a su puente para contemplar el río Carrión y proseguimos la marcha. Las paradas obligatorias son los embalses de Compuerto y Camporredondo, el refugio de Puente Agudín, el mirador de Alba de los Cardaños, Alto de la Varga (como mi apellido) y la terraza del Parador Nacional de Cervera de Pisuerga para contemplar el embalse de Ruesga».


7.Pozo de las Lomas.  «Esta es una de mis rutas favoritas, que sale desde Cardaño de Arriba y vamos viendo en su ascensión el Pico Espigüete, el Pico Murcia y el Curavacas. Es una ruta sencilla, de unos 13 kilómetros y 600 metros de desnivel. Al llegar, impresiona con esta laguna de origen glaciar situada a más de 2.000 metros de altitud y con las imponentes Agujas de Cardaño».


8.Embalse de Ruesga y Conjunto Histórico-Artístico de Cervera de Pisuerga.  «Los norteños solemos pasar los días de verano en el embalse de Ruesga que es, por excelencia, nuestro lugar emblemático. Allí nos juntamos con familia y amigos para refrescarnos, utilizar nuestros kayaks y disfrutar de un maravilloso día. Para finalizar la jornada, es agradable pasear por el Conjunto Histórico-Artístico de Cervera de Pisuerga viendo las balconadas de las casas y atravesar los soportales para ir de un bar a otro».


9.Pico Espigüete.  «Es la montaña más conocida con sus 2.450 metros. Esta mole de caliza blanca es tan impresionante que hasta Jesús Calleja la compara con el K-2. En la primera ascensión hicimos vivac en su cumbre, y la última vez la he subido por la cara sur con un curso de alpinismo. Su escalada por la cara este es magnífica. Desde arriba, podemos contemplar toda la Montaña Palentina, la Montaña de Riaño y Mampodre y los Picos de Europa».


10.Ir de cortos por Guardo y alrededores.  «Esta ruta también tiene su importancia para los habitantes de la zona y los visitantes, a pesar de que ahora muchos establecimientos hayan cerrado. Pero es habitual irse de cortos por cada uno de los bares degustando la tapa de cada establecimiento». 

 

FICHA

 

Aficiones Es una apasionada de los deportes al aire libre y una enamorada de la Montaña Palentina. Pero, también disfruta descubriendo nuevos lugares, junto a su pareja Óscar Noriega y Mía, su teckel, como relata en su libro Trufeando por España, un viaje a bordo de su furgoneta La Trufera en la que recorrieron el país en 170 días.

 

Trayectoria Vivió hasta los 17 años en Villanueva de Arriba, un pequeño pueblo del norte y regresa allí cada vez que puede. Estudió Turismo en Gijón y siguió su etapa profesional en diferentes ciudades de España y Europa.