scorecardresearch

Casi 700.000 personas tienen más de tres casas en propiedad

David Alonso
-

Castilla y León cuenta con 700.000 dueños de tres o más viviendas, de los que mil superan los 50 inmuebles, algo que los expertos achacan a la vuelta del «valor refugio» de las residencias ante la crisis inflacionaria

Casi 700.000 personas tienen más de tres casas en propiedad - Foto: Ezequiel Demaestri

Castilla y León tiene ya más propietarios con dos o más viviendas que con una sola. El boom que el sector inmobiliario está experimentando durante los últimos meses ha disparado la cifra de multipropietarios en la Comunidad por encima de los 1,2 millones, el dato más alto de la historia, frente a los 1,05 que cuentan en su patrimonio con un solo inmueble, la tercera más baja de los últimos quince años. Una cuantía que no deja de crecer y solo durante la pandemia ha repuntado un dos por ciento, con 21.000 multipropietarios más que en 2019, aunque si echamos la vista atrás la comparativa es todavía más sonrojante, ya que respecto a 2008, justo antes de que el ladrillo saltara por los aires, el número ha despuntado un cuarenta por ciento, con 350.000 dueños más de dos o más domicilios. 

Los datos de la Dirección General del Catastro no dejan lugar a dudas, y revelan como la vivienda vuelve a ser un valor refugio para particulares y empresas a la hora de asegurar el futuro de su dinero, algo que los expertos como el vicedecano del Colegio de Registradores, José Miguel Tabarés achacan a la crisis inflacionista y a las bajas rentabilidades de otras inversiones como bonos o acciones. «La inflación ha provocado, unido a la inestabilidad de otros activos, que el ladrillo como ha sido tradicionalmente un valor refugio, se haya vuelto a convertir en un sitio para invertir el dinero», sostiene a este periódico. 

Tesis a la que también se une el decano–presidente del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora, Juan Carlos de Margarida, que apunta que familias y empresas ven como «los ahorros valen cada vez menos» y buscan «una serie de activos que no dejan de subir como la vivienda». «El dinero cada vez vale menos y hay que ir a un valor mucho más seguro», resume el también Secretario General del Consejo General de Economistas de España. 

En la estadística que acompaña a esta información se puede comprobar como más de medio millón de propietarios cuentan en su haber con dos casas, la cifra más alta de la historia; mientras que 284.642 poseen tres; 166.568 tienen cuatro a su nombre; y 92.168 guardan las llaves de cinco. Pero es que el número de 'grandes caseros' –aquellos con más de seis inmuebles a su nombre– tampoco ha parado de aumentar, y ya son más de 170.000 los dueños englobados en esta clasificación. De estos, 140.991 acaparan entre seis y diez casas; 26.627, con entre 11 y 25 bienes; otros 2.188 con entre 26 y 50; y cierran la lista los 963 'superpropietarios' que engloban bajo su firma más de medio centenar de domicilios. Precisamente estos últimos son los únicos de la lista, junto a los que solo poseen una vivienda, que se han reducido durante los últimos años, lejos de los 1.200 que había en 2014.

El catastro no hace distinción entre personas y empresas en esta estadística, aunque sus datos si que dejan entrever que, por ejemplo, entre 2019 y 2020 algo más del sesenta por ciento de los nuevos tenedores de viviendas en Castilla y León fueron personas físicas; un 38 por ciento fueron a parar a manos de sociedades o empresas; mientras que apenas un dos por ciento fueron adquiridas por las administraciones públicas.

Reparto de la riqueza

El vicedecano del Colegio de Registradores, José Miguel Tabarés, apunta también otro factor que explica este crecimiento sostenido en el número de multipropietarios de viviendas en Castilla y León, y lo vincula directamente con la distribución de la riqueza tras las dos crisis económicas vividas casi de forma consecutiva entre 2008 y la actualidad. «Cada vez hay más personas que pueden comprar varias viviendas y cada vez hay menos que pueden tener solo una», indica Tabares, que ilustra esta situación asegurando que «muchos hablaban de una recuperación económica en forma de V o de W, pero estamos viendo que la letra más adecuada es la K». De esta forma, los que más tienen cada vez tienen más, mientras que en el lado opuesto de la balanza, la pobreza se cronifica y endurece.

Por su parte, Juan Carlos de Margarida añade también a la ecuación medidas como la fiscalidad, y vincula el aumento a la decisión adoptada el pasado año por el Gobierno de Castilla y León de bonificar al 99% el impuesto sobre sucesiones y donaciones. «Esto ha hecho que muchas familias donen viviendas o dinero en vida a sus hijos para que pueda tener una segunda vivienda para alquilarla y tenga un patrimonio y rentabilidad», argumenta el el decano – presidente del Colegio de Economistas de Valladolid,Palencia y Zamora.