scorecardresearch

La duda sobre la llegada del AVE a Burgos antes de 2023

L.M.-H.J
-

El ente publicó Adif publicó el jueves su previsión para el próximo año, en la que se aseguraba que la Alta Velocidad Venta de baños-Burgos no sería realidad hasta dentro de dos. Tras consultar este medio, rectificó y la fijó de nuevo en 2022

La duda sobre la llegada del AVE a Burgos antes de 2023 - Foto: Alberto Rodrigo

Finalmente se quedó, según el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, en un desafortunado error que, sin embargo, encendió todas las alarmas durante unas cuantas horas.El Adif publicó recientemente laDeclaración sobre la red 2022, un documento que expone las características de su infraestructura para ponerla a disposición de las empresas ferroviarias. 

Ahondando en el mismo se desprendía que la Línea de Alta Velocidad Valladolid-Venta de Baños-Burgos no entraría enfuncionamiento hasta el 2023.Según una primera versión del documento que colgó en su página web, 2022 serviría para ultimar el expediente de puesta en servicio del trazado, mientras que dejaba para 2023 la entrada en servicio del mismo.

Este periódico se puso en contacto con elAdif para conocer si realmente esta previsión era cierta, dada la trascendencia que tendría una noticia de tal calibre.Minutos después de preguntar por ello, el ente público rectificó y volvió a colgar el documento con la previsión original.En esta última versión -esperemos que la definitiva- se indica que será 2022 cuando entre en funcionamiento el AVEentre Venta de Baños yBurgos. 

No obstante, entre que elAdif colgó la primera versión y la segunda las alarmas saltaron.¿Sería capaz elGobierno de retrasar, una vez más, la llegada del AVEa Burgos? Hay que recordar que las dos últimas apariciones de los ministros de la cartera de Transportes -anteriormente Fomento- han coincidido en señalar que será el año que viene cuando llegue la Alta Velocidad a la capital burgalesa. «Vencido el primer trimestre de 2022», aseguró el pasado 13 de mayo el ya extitular,José Luis Ábalos, en una visita a Burgos.La persona que le relevó, Raquel Sánchez, no hizo sino confirmar hace unas semanas en otro encuentro la fecha dada por su colega meses atrás.

Mientras tanto, el organismo estatal asegura que se siguen desarrollando una infinidad de test exigidos por la UniónEuropea para su entrada en servicio.«Nos piden que profundicemos en las pruebas de seguridad», admitió RaquelSánchez. Sea como fuere, la comparación entre los exámenes que está pasando el recorrido castellano y otros de la red de AVE es escandalosa.El último en entrar a funcionar, el que une Pedralba de la Pradería (Zamora) y Ourense, apenas ha tenido que soportar una decena de meses para obtener la homologación de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.Apesar de que se trata, según aseguró el propio José Luis Ábalos, del tramo de mayor complejidad técnica de cuantos existen en la red española de Alta Velocidad y uno de los más difíciles de toda la red europea, los plazos han sido ostensiblemente inferiores a los que está requiriendo el burgalés.Enclavado en plena meseta castellana, en una llanura de 90 kilómetros, apenas cuenta con dos túneles, pero su periodo de fiabilidad se alargará no menos de los 20 meses.La mitad que el gallego.

sin rastro de vitoria. La Declaración sobre la red 2022 del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias enumera los pasos que se están dando en las diferentes líneas de Alta Velocidad que hay en redacción, proyecto, ejecución o pruebas.Aunque el documento recoge la situación de 36 infraestructuras y sus previsiones hasta 2023, sorprende que no haya ni rastro de la Burgos-Vitoria.

Bien es cierto que en elproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 la cantidad asignada a esta dotación es de apenas 4,5 millones, destinados a la redacción de algún tramo. Pero eso no significa que el Adif no tenga planeado moverse antes de 2023.Otra historia interminable.