Acusado de intentar robar un coche a punta de pistola

ALBERTO ABASCAL
-
Acusado de intentar robar un coche a punta de pistola

El Ministerio Fiscal solicita tres años y cuatro meses de cárcel para un ciudadano francés que llegó a Palencia con un vehículo sustraído en la capital de Portugal . También causó daños a otro vehículo en Venta de Baños y atemorizó a su conductora

El Ministerio Fiscal ha solicitado una pena global de tres años y cuatro meses de prisión  para un hombre, C.L.C.S., de 41 años en el momento de los hechos y de nacionalidad francesa, como presunto autor de dos delitos de robo con intimidación en grado de tentativa después de que fuera detenido en mayo del pasado año tras intentar robar a una mujer su coche a punta de pistola, que resultó ser falsa, en las inmediaciones del Centro Comercial Las Huertas.
Según pormenoriza el fiscal en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Diario Palentino, los hechos se fraguaron sobre las 19,30 horas del 7 de mayo de 2018 cuando el acusado, quien según el informe de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional cuenta con antecedentes policiales en Portugal por tráfico de drogas y falsificación de moneda, además de estar calificado como peligroso, fue arrestado tras intentar robar a punta de pistola el coche a una mujer que salía del supermercado. Al no poder perpetrar el robo, huyó y se deshizo de la falsa pistola, de las llaves de un vehículo, de un pasamontañas, de unos guantes y de un jersey. Al recuperar la Policía Nacional los objetos mencionados, comprobaron que la pistola era simulada y también localizaron un vehículo Audi con placas portuguesas aparcado en las inmediaciones, utilizado por el acusado para desplazarse hasta Palencia. 
Una vez trasladado a la Comisaría se iniciaron las investigaciones correspondientes por parte de los funcionarios de la Brigada de Policía Judicial. Así, pudieron conocer a través del Centro de Cooperación Policial hispano-luso de Alcañices (Zamora) que el coche de placas portuguesas intervenido había sido sustraído a punta de pistola cuatro días antes en Lisboa a su propietaria, una ciudadana portuguesa de 65 años a la que además el autor secuestró y obligó a conducir su propio vehículo hasta la frontera con España para después abandonarla. Por esta razón, la Policía portuguesa había emitido la correspondiente orden internacional de localización del coche. 
La misma tarde del 7 de mayo, momentos antes de intentar sustraer el coche a punta de pistola en el citado centro comercial, había intentado lo mismo con otra mujer a la que persiguió en coche desde la capital palentina hasta la localidad de Venta de Baños, pero no consiguió su propósito gracias a los gritos de socorro de la víctima.