scorecardresearch

Beatificados 27 dominicos en Sevilla, seis de ellos palentinos

EP
-

Fueron perseguidos y represaliados en Almagro (Ciudad Real) y en Almería. Proceden de Castromocho, Becerril de Campos, Fuente Andrino, Revilla de Collazos, Villaherreros y Amusco

Beatificados 27 dominicos en Sevilla, seis de ellos palentinos - Foto: Europa Press

La Orden de Predicadores, los dominicos, cuenta desde ayer con 27 nuevos beatos, mártires de la persecución religiosa en la España de los años treinta del siglo XX, tras la ceremonia celebrada en la catedral de Sevilla presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. La beatificación fue aprobada por el Papa Francisco en diciembre de 2019 y, a causa de la pandemia, se tuvo que retrasar. Los dominicos, una institución con más de ocho siglos, aumenta su presencia en el santoral de la Iglesia Católica con «unos referentes de perdón y reconciliación en momentos límite», según señaló la Archidiócesis de Sevilla. 

Los 27 nuevos beatos, que fueron asesinados entre el verano de 1936 y comienzos de 1937 -seis de ellos palentinos- son veinte sacerdotes, estudiantes, novicios y hermanos del convento de Almagro (Ciudad Real); cinco frailes y un laico dominico del convento de Almería, y una monja dominica martirizada en Huéscar.

Los palentinos son Natalio Camazón, sacerdote (Castromocho-1873); Antonio Trancho, sacerdote (Becerril-1900); Ovidio Bravo, hermano cooperador (Fuente Andrino 1908); Santiago Aparicio, profeso estudiante (Revilla de Collazos-1913); José Garrido, sacerdote ( Villaherreros-1893) y Juan Aguilar, sacerdote (Amusco-1886).

En su homilía, el prefecto destacó que estos mártires fueron «personas humanamente muy diversas, con sus caracteres e historias personales», pero a las que les unía el carisma dominico. Se ha detenido especialmente en el caso de la religiosa beatificada, sor Ascensión de San José, que fue martirizada al negarse a pisar el crucifijo. El cardenal Semeraro afirmó que  «estos cristianos hacen plantearse a quienes contemplan sus vidas interrogantes irresistibles ¿Por qué son así? ¿Qué es eso que los inspira? ¿Por qué están con nosotros? Ese testimonio constituye de por sí una proclamación silenciosa, pero a la vez clara y eficaz de la Buena Nueva». Entre los participantes en la ceremonia destacaron el arzobispo de Burgos; los obispos de Almería, Canarias, Guadix, León, Palencia y el auxiliar de Madrid; y el maestro general de la Orden de Predicadores; el prior provincial de los dominicos de la Provincia de Hispania y el presidente de Confer España.