scorecardresearch

Pedri resucita la magia del '6'

Agencias
-

El jugador canario ha vuelto a desplegar su mejor juego después de unos meses complicados de lesiones

El centrocampista culé se ha destapado también a nivel goleador en la presente temporada, marcando ya dos tantos en los 13 encuentros que ha disputado. - Foto: Europa Press

Del mejor Barça de la historia aún no se ha encontrado un heredero de Xavi Hernández, de Carles Puyol y ni mucho menos de Leo Messi, pero Andrés Iniesta parece que ya tiene quien sigue sus pasos: Pedro González, Pedri.

Tras perderse la primera mitad del curso por una lesión (influyó la sobrecarga de partidos de 2021 al jugar Eurocopa y Juegos Olímpicos), el centrocampista tinerfeño ha regresado a un nivel excelente, lo que ha comportado que el técnico azulgrana ya lo haya comparado con quien fue su mejor escudero en el campo.

La forma de danzar sobre el terreno de juego de Pedri imprime la misma tranquilidad que aportaba Iniesta. De la misma forma que el manchego, el de Tegueste es capaz de pausar el ritmo, empujando los partidos hacia el juego de posición característico del Barça y escondiendo el balón hasta llevar a la desesperación al rival.

Pero también tiene el veneno para dar el pase decisivo entre líneas y hasta para finalizar él mismo la jugada, como demuestran sus goles ante el Athletic en Copa del Rey y en el derbi barcelonés ante el Espanyol de este inicio de 2022.

Para la hemeroteca quedará el caño de espaldas que Pedri le hizo este domingo en el segundo tiempo a Mikel Balenziaga, que puso en pie al Camp Nou y recordó al de Juan Román Riquelme a Mario Yepes del 24 de mayo del 2000 en un Boca Juniors-River Plate de la Copa Libertadores.

«Estaba cagado por si la perdía. No me lo creía ni yo», se sinceró Pedri en declaraciones a Movistar+ al finalizar el partido. Además, quitó importancia a la multitud de elogios que está recibiendo en las últimas semanas. «Tengo que trabajar mucho para ser alguien en el mundo del fútbol», dijo el actual dueño del trofeo Golden Boy.

Su gran momento llega después de haber estado prácticamente inédito durante la primera mitad de la temporada. El canario se lesionó en el cuádriceps de la pierna izquierda en la derrota (0-3) ante el Bayern de Múnich en el Camp Nou del 14 de setiembre y recayó de la lesión el 29 del mismo mes en su reaparición en el Estadio da Luz en la derrota ante el Benfica (3-0).

 

Regreso en enero

El centrocampista azulgrana no volvió a pisar un terreno de juego hasta el 12 de enero en Riad (Arabia Saudí) en las semifinales de la Supercopa de España ante el Real Madrid, en las que saltó al campo en el descanso y se convirtió en una pieza clave para llevar el encuentro hasta la prórroga, en la que no pudo evitar la derrota del Barça (2-3).

Atrás quedó un curso 2020/21 en el que el jugador del Barcelona jugó 74 partidos entre su club y la selección española, incluidos los de la Eurocopa y los de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Ronald Koeman le dio dos escasas semanas de vacaciones entre finales de agosto y principios de setiembre, pero el jugador no las llegó ni a cumplir enteras por propia voluntad, sediento de más fútbol. La factura vino poco después.

Ahora es el faro de un centro del campo culé lleno de talento y juventud.