scorecardresearch

Pasión por cada rincón

FERNANDO IÑIGO
-

Lugares inéditos de la Montaña Palentina, pasión gastronómica y cultural

Naide Nóbrega en uno de sus lugares preferidos de la provincia, el mirador de Alba de los Cardaños. - Foto: DP

1.El Camino de Santiago. «Es absolutamente inadmisible que un peregrino se salte Palencia en la ruta peregrina, algo que vi pasar (espantosamente) desde mi primer Camino, en el año 2000. Palencia ofrece los paisajes más bonitos de toda la ruta. Precisamente la Meseta, con su grandiosidad plana, sus campos de girasoles, aquel trigo que baila al compás del viento como las olas del mar y el paisaje que se repite como un mantra, proporcionando una introspección única. Y eso por no hablar de la majestuosidad de Carrión de los Condes y San Zoilo, de Frómista y la iglesia de San Martín, de Villasirga y la iglesia de Santa María la Blanca. O por no hablar de la gastronomía y la forma palentina de recibir. Llevo más de 3.000 kilómetros recorridos en el Camino de Santiago, pero mi corazón está anclado aquí desde hace mucho, desde muchísimo antes de soñar con vivir en España un día».


2. Mirador de Alba de los Cardaños. «Un paisaje alucinante. Podría estar horas contemplando el pueblo y el pantano, la montaña y toda aquella paz, el equilibrio de la naturaleza. La Montaña Palentina ofrece instantáneas que se quedan grabadas en la mente. Podría citar muchísimas, pero esta, especialmente, calienta mi corazón».


3.Autilla de Pino. «Desde ahí se puede contemplar la puesta de sol más bonita de Palencia y un paisaje impresionante de mi querida Tierra de Campos. Es un sitio que enamora, de verdad. Allí se puede sentir la grandiosidad de Palencia (¡ancha es Castilla!) y, si vas a una de las bodegas, se puede probar lo mejor de nuestros sabores y de nuestra especial acogida. Sin duda, es uno de mis lugares preferidos en Palencia. De estos sitios que en las pelis románticas uno se arrodilla para pedir la mano de su pareja».


4.Baltanás y sus bodegas. «Si para vosotros, aquello ya es una maravilla, imaginaos para nosotros, los extranjeros. Nunca me olvidaré de la primera vez que vi las bodegas en aquellos montes. Era una mezcla de los referentes que tenía… algo como las formaciones rocosas de la Capadocia o imágenes de otro planeta. Diría que algo un tanto surreal. Y luego sumérgete en la historia, conoces el interior de las bodegas, y flipas más. Baltanás (con todo su patrimonio y sus gentes) es una joya de Castilla y León, una joya de España, y todo eso, claro, bajo la preciosa y única luz del Cerrato. La luz más bonita de toda Palencia».


5.Palenzuela. «Me encanta el pueblo, sus casas, sus gentes, las ruinas del castillo, pero son especialmente las ruinas de Santa Eulalia las que me tiran para el pueblo con el corazón latiendo más fuerte. Aquello tiene algo muy mágico. Siempre que estoy allí me emociono. Hay mucha historia, hay mucha energía y un inmenso patrimonio. Palenzuela y sus gentes se lo merecen todo. Es un pueblo especial».


6. La Ruta del Renacimiento. «Becerril, Paredes, Fuentes y Cisneros. Localidades que atesoran patrimonio y se complementan. Me gustaría destacar San Pedro Cultural, en Becerril, un proyecto increíble que va mucho más allá de ofrecer un excelente y novedoso producto turístico. El proyecto habla de resiliencia, de un pueblo que se mueve. De reconstrucción, reinvención, amor a la tierra y a su historia. De creatividad y osadía. Imaginemos que aquel lugar llegó a ser un silo. Mirad en qué se ha convertido. Ya llevo más de diez visitas y volveré muchas veces más».


7. El Cristo del Otero. «Es mucho más que el monumento al Cristo más grande de España. Es mucho más que la obra maestra del inmenso Victorio Macho. Nuestro Cristo del Otero es como un faro. Verlo desde lejos, cuando vengo por la carretera, me da la sensación de llegar a casa, de estar en mi hogar. Es un Cristo que nos protege, nos ilumina y nos encanta. Un faro para los cristianos en estas tierras castellanas».


8. Canal de Castilla. «¡Qué magnífica obra de ingeniería! Es un honor tenerlo y poder disfrutar de sus paisajes en bici, caminando o en barco. Su historia enorgullece a cualquier español. Es un proyecto inmenso y siempre lo será. Especialmente su tramo por la capital es un sitio donde siempre se me puede encontrar fácilmente».


9. Monasterio de Santa María la Real, Aguilar de Campoo. «Quiero destacar lo que Peridis logró en aquel edificio y todo lo que ha venido después merece no solamente una mención en esta lista, ¡se lo merece todo! Yo, que sigo viendo todo desde fuera del bosque, me encanta ver  la  Montaña como un todo y precisa ser descubierta por todo el mundo».


10. La Meji. « No le puede faltar un representante de la gastronomía palentina. Mi amada Meji, es mucho más que un bar, es una institución palentina. Y que sigamos escuchando la voz de Juanjo, sonando alto -¡escoceeeeesa!,  por muchas y muchas décadas».