scorecardresearch
Víctor Corcoba

Algo más que palabras

Víctor Corcoba


Priorizar la educación

24/01/2023

Sumidos en un contexto de recesión mundial, desigualdades crecientes y crisis climática, necesitamos invertir en las personas y, la mejor forma de hacerlo, radica en priorizar la educación, sin obviar la moral y el espíritu legal. No hay otro modo de sustentar sociedades legítimas e igualitarias, que contar con el potencial de cada persona. Aquí no cabe la exclusión de nadie. Además, tenemos el horizonte de la inteligencia artificial tan próxima a nosotros, que hay que poner esta tecnología al servicio del bien colectivo, custodiando la casa común, pero también este desarrollo tecnológico debe estar al servicio, no sólo de los privilegiados, sino de todos y en cualquier lugar del planeta. Es verdad, que la complejidad del mundo técnico nos exige una articulación deontológica que active el alma.
Para empezar, el auténtico progreso es el que pone la tecnología al alcance de toda la ciudadanía. Cuanto la inteligencia artificial esté cada vez más presente en cada aspecto de la vida de cada uno de nosotros, con un buen uso y un mejor servicio, la vida se nos hará más llevadera. Sin ir más lejos, las ciencias biológicas se sirven cada vez más de los dispositivos posibles gracias a la era digital. Lo que no es de recibo, que este conocimiento se acumule únicamente en ese mundo más avanzado, hay que gestionarlo adecuadamente para poder compartirlo, en beneficio de la calidad humana y de la historia comunitaria de la vida. 
No olvidemos que nuestra principal tarea está en hacer caminos diversos, pero conjuntos; con diversidades de ideas basadas en la atenta escucha, pero poniendo en contacto la experiencia y la reflexión. Desde luego, la premisa más saludable parte de estar en paz con nosotros mismos, no es suficiente la simple enseñanza en el uso correcto de las nuevas tecnologías, que también, puesto que son un cúmulo de atmósferas las que nos modelan el mundo y activan la conciencia, a partir de los humanos derechos que nos universalizan. De ahí la importancia de ser instruidos. En este sentido, nos alegra que cada día sean más las naciones, que garantizan este espíritu educativo, convirtiéndolo en pilar básico de las políticas e inversiones públicas.