scorecardresearch

Otra vez es cosa de dos

Diego Izco (SPC)
-

El Real Madrid (reforzado) defiende título ante el Barça (muy reforzado):ambos han elevado su potencial en el mercado de fichajes para distanciarse aún más de sus inmediatos perseguidores

Otra vez es cosa de dos - Foto: CHEMA MOYA

El Osasuna-Sevilla de esta noche da el pistoletazo de salida a la Liga 2022/23, pero los focos seguirán iluminando fuerte el Bernabéu, el Camp Nou y todos los campos donde jueguen Real Madrid y Barcelona, que repiten una vez más como los favoritos indiscutibles al título. Quizás este año con más motivo: si el Madrid de la 21/22 arrasó y ha mejorado el bloque; y el Barça de Xavi (parejo a su rival en la segunda vuelta) ha crecido exponencialmente con fichajes de primer nivel, parece muy improbable que los 'sospechosos habituales' como Atlético o Sevilla en menor medida puedan plantar cara a los dos 'trasatlánticos'. 

Ambos han conquistado 17 de los últimos 20 campeonatos (10 el Barça, siete el Madrid), un brutal 85 por ciento afeitado por los triunfos de Valencia en 2004 y Atlético en 2014 y 2021. «O arreglamos esto o nuestra Liga es la mierda de Europa», dijo en 2011 Del Nido, mientras criticaba los repartos televisivos de entonces, que beneficiaban ampliamente a los dos grandes. En la comparación con los otros cuatro grandes campeonatos, solo sucede algo parecido en Italia, donde Juventus (10) e Inter (seis) han copado el palmarés. De hecho, serían 11 y seis, pero la Juve fue desposeída del título de 2005 por el escándalo del 'Calciopoli'. 

En la Premier, los dos más laureados en los últimos 20 años son el City (seis) y el United (seis), que alcanzan un 60 por ciento y han dejado 'hueco' a otros cuatro campeones. En Francia, el PSG (ocho) y el Olympique (seis) se han llevado el 70 por ciento, pero en medio triunfaron cinco equipos más. El caso alemán, con 15 de las últimas 20 Bundesligas para el Bayern, no merece ni siquiera entrar en el estudio. 

Incuestionables

El dominio blanco y azulgrana sobre nuestro campeonato se intensificó con la llegada del nuevo siglo, la irrupción de un genio llamado Messi y la llegada de un 'caníbal' del gol llamado Cristiano. Pero en la salida de ambos de LaLiga, se abrió la puerta a un período de dudas: ¿se abriría la nueva realidad a aquellos tiempos en los que Valencia, Real Sociedad, Deportivo o Athletic ganaban Ligas?, ¿cabría un Leicester, un Montpellier o un Wolfsburgo -equipos que han ganado Ligas en los últimos años- en España? La respuesta, con las expectativas y pronósticos de este año, vuelve a ser un rotundo 'no'. 

El Real Madrid se ha reforzado donde era el mejor: en el músculo. Las debilidades pasajeras que pudo mostrar la pareja Alaba-Militao tienen ahora un enorme factor de corrección en Rüdiger; y la falta de aliento esporádica de Casemiro o Kroos encontrará ahora antídoto en Tchouaméni. A falta de nuevos movimientos, por ejemplo un 'nueve' de garantías que dé respiro a Benzema, la plantilla es superior incluso con la implicación de supuestos 'salientes' como Ceballos o Asensio. 

Ante esta perspectiva (que el mejor iba a mejorar), el Barça ha tirado de 'palancas', la ingeniería financiera de toda la vida, para reclamar su sitio tras una campaña finiquitada a 13 puntos del gran rival. Faltaba gol y regate, llegaron Lewandowski y Raphinha;faltaba relevo en el eje de la zaga, se apostó por Koundé (más Christensen); se renovó al que era 'imposible' renovar (Dembélé); se apuesta por el descaro juvenil de Gavi y los recuperados Pedri y Ansu… 

Ni el 0-4 del pasado curso ni el 0-1 de pretemporada tienen demasiado valor para fijar los pronósticos de la 22/23, pero sí equilibran las fuerzas entre dos plantillas a priori inalcanzables: los blancos de Ancelotti que vuelan y jamás arrojan la toalla, los azulgranas de Xavi que adoran la pelota y atacan a tumba abierta. El gran duelo -solo el 'Atleti' parece postularse como 'incordio'- vuelve a estar servido. Una vez más. <