«Seguiré vinculada al club, aunque sea sentada en la grada»

David del Olmo
-

Paloma Valenceja, pese a sus apenas 23 años, era la gran veterana de la plantilla del Palencia Turismo la última temporada. Deja el primer equipo tras seis campañas y después de 13 años en el club palentino

Paloma Valenceja, en el duelo ante Chile - Foto: Óscar Navarro

Dos jugadoras formadas en la cantera del Club Balonmano Palencia Femenino, Paloma Valenceja y Laura Domínguez, han decidido que la que se suspendió en marzo sea su última campaña en el primer equipo del Palencia Turismo, donde tampoco continuará la portera riojana Marta Villoslada.
En el caso de Paloma Valenceja Seneque, se trata de la gran veterana del equipo (si eso puede decirse de una joven primera línea de 23 años) que acumulaba seis campañas consecutivas integrando el Palencia Turismo y nada menos que 13 desde que con nueve años llegó al club.


DESPEDIDA. Durante el confinamiento, donde Paloma mantuvo una rutina de entrenamiento personal, «al principio más motivada, pensando que iba a durar poco», y luego con menos intensidad, aunque sin dejar de hacer algo de deporte», tuvo «más tiempo para pensar en mí y ahí decidí que hasta aquí llegaba», explica.
La jugadora, en el pasado Memorial Rafa Aguado, en VillamurielLa jugadora, en el pasado Memorial Rafa Aguado, en Villamuriel - Foto: Óscar NavarroEra una decisión que esperaba tomar «a final de temporada», pero dadas las circunstancias, con la suspensión de la competición y el consiguiente final adelantado, llegó antes de tiempo. Atrás quedarán los «cuatro días a la semana entrenando, muchas horas y el fin de semana el partido. Y también trabajo el fin de semana. Había domingos que me pasaba medio día en la cama de lo cansada que estaba. Y creo que hay que saber priorizar».
Afrontará una nueva etapa, practicando deporte de otra manera, donde «de alguna manera seguiré vinculada al club, aunque sea sentada en la grada». Porque tras tantos años ligada, no va a romper con todo lo anterior. Como curiosidad, «cuando empecé me entrenaba Ramón [Juan] y he acabado con él, ha sido una figura clave».
El balonmano ha aportado mucho a su vida, «sobre todo compañeras, personas a las que no conocía y a quienes he conocido más a fondo. Incluso a los entrenadores, que son ya parte de la familia, tanto tiempo con ellos. Me llevo la amistad». Y el aprendizaje de valores, como «el compañerismo, que hay que respetar las opiniones de los demás, saber valorarlas y opinar desde el respeto. También a saber ponerme en el lugar del otro. O cuando a alguien le salido un mal día, saber cómo tienes que tratar con esa persona». Valores fundamentales, porque al final los deportes en equipo te ayudan a ser mejor persona», destaca.
Y como vivencias de infancia y, sobre todo, de juventud, las visitas cada Semana Santa al torneo cántabro de Los Corrales de Buelna, «de esos recuerdos que te quedan. Una convivencia de cinco días, intensa. Ya cuando eres juvenil, entrenas y entrenas, pero estás deseando que llegue Semana Santa para ir a Los Corrales».

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino