scorecardresearch

«Queremos unos servicios públicos y de calidad»

Rubén Abad
-

Candidato de Unidas Podemos a las Cortes / Este operario industrial residente en Baños de Cerrato se presenta por vez primera como candidato a las Cortes por Palencia con el compromiso de dar voz y buscar respuestas a los problemas de la clase obrera

«Queremos unos servicios públicos y de calidad» - Foto: Óscar Navarro

¿Cuáles son las líneas maestras de Unidas Podemos para estas elecciones autonómicas?

Garantizar servicios públicos y de calidad como la educación o la sanidad para ese 70 u 80 por ciento de la ciudadanía que es la clase obrera. Si no tienes donde trabajar, es evidente que no te vas a quedar en el pueblo. Hay que buscar una alternativa, por eso es importante reindustrializar el norte. La clase obrera no puede vivir del aire, y nadie quiere estar viviendo de las subvenciones. Hay que dar alternativas a la población para que pueda trabajar y quedarse.

 

Quien manda no son los políticos, es la ciudadanía, y lo que esta pida hay que dárselo. Nosotros solo somos un mecanismo para poner en funcionamiento las peticiones de la población, y estamos viendo cómo en los últimos 35 años en Castilla y León esto no está siendo así. No se está gobernando para la mayoría del pueblo, se está gobernando para que se enriquezcan cuatro amigos.

 

¿Qué diagnóstico hace de la sanidad, especialmente la rural, y qué propone para mejorarla?
Unidas Podemos no hace ningún balance, lo hace la ciudadanía. Cualquiera que no lleve 20 años en política sabrá que la clase trabajadora tiene unas necesidades que no se están cubriendo. La Atención Primaria y la Especializada son un desastre por falta de personal, y desde la Junta de Castilla y León no se hace nada. Tampoco podemos consentir que Palencia sea una de las pocas provincias sin radioterapia.


No se puede permitir que en las zonas rurales haya un médico para atender 20, 25 o 30 pueblos, porque es una carga brutal para los profesionales. Eso solo se puede revertir contratando más personal. Hay que incentivar económicamente a los profesionales que cubran estos servicios. Esto viene provocado por las políticas del Partido Popular y su dejación de funciones. 


Quiero hacer especial mención a la zona norte, donde los habitantes están pidiendo un pequeño hospital comarcal para atender según qué tipo de urgencias. No pedimos uno como el de Palencia, pero sí uno básico. Mientras tanto, hay que dotarla de una UVI móvil.

 

¿Hay margen para actuar sobre la problemática de la despoblación o es demasiado tarde?
Siempre se está a tiempo de actuar. Para conseguirlo, lo primero que hay que hacer es revertir los servicios públicos que se han quitado y luego escuchar las demandas de la ciudadanía. Está claro que no vamos a poner un cine en cada pueblo.


Los partidos de derechas son provida y quieren fomentar la natalidad en la provincia y que se quede la gente en los pueblos. Pero si no hay médico, si para ir al colegio hay que desplazarse 50 kilómetros, o si no hay un cajero automático donde disponer de efectivo ni una pequeña tienda, la gente se plantea instalarse en un municipio más grande o en la capital. Quitando esos servicios lo que se está consiguiendo es que desaparezcan muchos pueblos.

 

¿Y en materia de educación?
El modelo de Unidas Podemos es muy claro: uno público. No se puede quitar dinero de la educación pública para dárselo a la concertada. Esto lleva a aumentar los ratios de las aulas, cuestión que debemos evitar, porque cuanto más bajos sean estos, más personalizada va a ser la enseñanza y los docentes van a tener mayor capacidad para atender las necesidades de cada alumno. Están convirtiendo a los colegios en macrogranjas de alumnos.


Hay que reindustrializar y enfocar las carreras universitarias y los ciclos formativos en las necesidades que tiene la provincia. También hay que facilitar todos los mecanismos para que los jóvenes, vengan de la familia que vengan, puedan realizar los estudios que desean. 

 

¿Hasta qué punto es importante la conectividad rural?
El Gobierno central ha tomado cartas en el asunto y va a trabajar para que ningún  pueblo de España esté sin cobertura y conexión. Ese servicio lo tendrán que dar, allí donde no lleguen las empresas, los ayuntamientos, las diputaciones, la Junta y el Gobierno. No puede haber ciudadanos de primera, de segunda y de tercera. 


No puede haber clases, no se puede consentir que una persona que viva en Palencia capital tenga más derechos y más servicios que una que viva en el medio rural.

 

Tan importante como conectar Palencia a Internet es una buena infraestructura de carreteras y tren para vertebrar el territorio
Proponemos la puesta en funcionamiento del corredor ferroviario Medina del Campo-Venta de Baños, y de ahí hacia Aguilar de Campoo. La infraestructura ya existe, solo hay que dotarla de trenes.


En la parte oeste, esta conexión tiene que ser por carretera, pero la actual es intransitable. Perfectamente se puede construir una autovía. No vamos a pedirlas para todos los pueblos de la provincia, porque sería una utopía irrealizable, pero conectar la zona oeste de norte a sur con una autovía no es pedir nada descabellado.

 

¿Qué propone para garantizar el acceso a la vivienda, especialmente entre la población joven?
Un marco legal que regule por ley los precios de la vivienda. No podemos consentir que en los pueblos próximos a Renault, cuando hay repuntes de producción, que viene gente de todas las partes de España, se aprovechen de esta necesidad y se pidan precios desorbitados. Luego, la Junta puede complementarla y mejorarla.


También apostamos por la construcción de Viviendas de Protección Oficial (VPO). Es importante incentivarlas en toda la provincia, en pueblos como Aguilar, Dueñas, Venta de Baños, Guardo, Velilla, Cervera o Herrera. Sobre todo que vayan dirigidas a los jóvenes. Estos, junto a los niños, son el futuro del medio rural y son los que pueden llevar riqueza con sus trabajos. 

 

¿Cuál es la política de impuestos por la que ustedes apuestan?
Lo primero, destapar la gran mentira de Mañueco: no hace más que prometer rebajas fiscales que son mentira, que solo benefician a unos pocos. El Partido Popular se está riendo de la ciudadanía y de las clases populares a la cara, sin ni siquiera ponerse colorado.

 

Queremos que se pague en relación a los ingresos que cada uno tenga. Una fiscalidad progresiva para que pague más el que más tenga. 

 

¿Macrogranjas?
En el medio rural, donde yo vivo, estamos cansados de que venga una persona que solo ha pisado moqueta toda su vida a decirnos a los que pisamos el barro del campo a diario lo que tenemos o no tenemos que hacer.


Los purines, bien tratados, son oro líquido, pero no se están controlando bien y están contaminando la calidad del aire y los acuíferos. Eso no lo queremos nadie en nuestro pueblo.


No tenemos nada en contra de la ganadería intensiva de carácter familiar, y menos todavía contra la extensiva. Sí podemos solicitar el etiquetado diferenciado de estos productos. Tiene que haber una mayor regulación en el sector ganadero, y que se pague un precio justo por los productos.