Tres bibliobuses trasladan la lectura a 178 localidades

Laura Illana
-

El servicio, soportado por La Diputación y la Consejería de Cultura de la Junta, prestó el pasado año alrededor de 11.500 documentos escritos y audiovisuales

Tres bibliobuses trasladan la lectura a 178 localidades - Foto: Raúl MartÁ­nez

Los bibliobuses de Palencia, dependientes de Diputación y Junta, siguen, al igual que lo hacen durante todo el año, con su itinerario habitual recorriendo quincenalmente una treintena de rutas para dar un servicio continuado a 178 localidades. Para ello, tres  autobuses son los encargados de llegar hasta los pueblos que no cuentan con una biblioteca física, pero que, a pesar de ello, cogieron prestados cerca de 11.500 libros y documentos audiovisuales durante el pasado año. Se trata de un servicio soportado, actualmente, por la Diputación de Palencia y la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, que arrancó incluso antes de la etapa autonómica, con un primer vehículo en 1971 con visitas de una periodicidad mensual. Sin embargo, fue en el año 1994 cuando este servicio empezó a  funcionar con tres bibliobuses y un servicio cada quince días.  
Entre los géneros de los libros que los palentinos pueden coger, se encuentran monografías, novelas, ensayos, biografías o poesía, y libros referentes a diferentes materias, o volúmenes centrados en la historia, geografía o de autores palentinos, sin olvidar las secciones juvenil e infantil. En cuanto a las obras que más se prestan, cabe destacar la presencia de la narrativa, ya que el Centro Coordinador provincial procura incorporar, en la medida de lo posible, las novedades editoriales de literatura y obras locales, en general de la provincia, y revistas divulgativas, sobre todo, manualidades y labores, aunque también los viajes están presentes entre sus peticiones. 
De igual modo, los usuarios que se acerquen a los bibliobuses de Palencia podrán encontrar en sus estanterías revistas periódicas, así como películas en formato DVD, libros en otros idiomas, etc. Todo ello en acceso directo y prestable al público con la idea de proporcionar material cultural también durante el verano. Así mismo, es interesante destacar la labor de animación que estas bibliotecas móviles hacen mediante la difusión de la lectura digital, en el portal Ebiblio, sistema que puso en marcha el Ministerio para todas las comunidades y que ahora gestiona cada una de ellas. En general, la labor del bibliobús se basa en un aspecto cultural pero también social.
Por otra parte, el Centro Coordinador Provincial de Bibliotecas estableció, a comienzos del verano, un calendario especial para que durante esta época, ninguna de las localidades a las que habitualmente llegan los tres bibliobuses se quede sin «al menos, tres visitas durante este periodo, con una cadencia media de 21 días», como resalta María José Sánchez Prieto, directora del Centro Coordinador y de la Biblioteca Pública.
Además, para poder usar este servicio cultural gratuito puede utilizarse el carné de lector de cualquiera de las bibliotecas públicas de la red de Bibliotecas de Castilla y León y, en caso de no disponer de él, el propio bibliobús le proporciona de manera totalmente gratuita. También, con el fin de evitar cualquier trastorno a los lectores habituales, en el calendario especial que ofrecen, se sigue manteniendo las paradas en cada pueblo en su día de la semana habitual, a excepción de las que no se realizarán el festivo 15 de agosto, pero que se han reubicado en los días  anteriores o posteriores. 
No en vano, es durante los meses de verano cuando mayor volumen de población hay en los pueblos, aprovechando las vacaciones y, por tanto, esto incrementa la demanda del servicio. 
De igual modo, a parte de la información que se presta en los propios bibliobuses y en los tablones de anuncios de las localidades incluidas en las rutas, el calendario estival está disponible para todo tipo de consultas en la página web,  bibliotecas.jcyl.es, de la Biblioteca Pública en el apartado bibliobuses. 
En cuanto a las cifras de los préstamos que se llevaron a cabo los pasados años hay que señalar que mientras que en el año 2017, el bibliobús B realizó 8.373 préstamos, en 2018 la cifra descendió hasta los 4.271. En cuanto al bibliobús C, en 2017 realizó 8.777 préstamos y en 2018, sufrió una disminución de 1.700 préstamos. 
A partir de los datos ofrecidos por la biblioteca pública, se observa cómo los dos bibliobuses que estuvieron activos durante todo el año (B y C), no el A  por motivos técnicos, sufrieron una ligera bajada. 
Curso escolar. Durante los cursos escolares de 2017 y 2018, realizaron actividades complementarias de animación a la lectura que se desarrollaron en los colegios de los pueblos que visita el bibliobús. 
Durante este año, la actividad destinada a los más pequeños se  llamado Cuenta ilustrando y se realizó durante 10 sesiones en los diferentes colegios de la provincia.