La Diputación destina 260.000 euros

DP
-

El convenio con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se distribuirá en cuatro anualidades; la primera de 26.000, las dos siguientes de 104.000 y, por último, otros 26.000 euros hasta 2023

La Junta de Gobierno de la Diputación aprobó ayer el convenio con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para la rehabilitación de viviendas en el medio rural de la provincia y destinarlas a alquiler social por un importe de 260.000 euros.
Una actuación encaminada a facilitar el acceso a la vivienda, así como la generación de empleo y actividad económica en el medio rural, en base a políticas activas que potencien el mercado del alquiler como forma de acceso a la vivienda, estableciendo incentivos que permitan la puesta en el mercado de viviendas vacías y desocupadas y ayudas a arrendatarios de vivienda o para la financiación de promociones de viviendas con destino al parque público de alquiler.
La Diputación, para conseguir estos objetivos, se compromete en el convenio, a «instrumentar y fijar las pautas de colaboración para llevar a cabo la rehabilitación de inmuebles y a financiar los trabajos contratados por la Consejería hasta un importe máximo de 260.000 en cuatro anualidades, 26.000 en esta primera, 104.000 en las dos siguientes y otros 26.000 en la última», alegan.
El organismo cuenta con una amplia experiencia en la cooperación y asistencia a municipios, y es consciente de las necesidades de vivienda en la provincia que permita fijar población y potenciar la emancipación, especialmente de los jóvenes.
Es de interés para ambas administraciones la rehabilitación de viviendas que permitirá fijar población, mediante la recuperación de edificios para alquiler social, optimización de los recursos municipales, restauración de inmuebles válidos patrimonialmente, así como los espacios tradicionales del entramado municipal.
Según el informe Construmat sobre el impacto económico y social de la rehabilitación de vivienda, por cada uno de los euros invertidos no solo se genera un 85% de actividad económica adicional, sino que por cada puesto de trabajo directo se generan 1,67 empleos.
De acuerdo al informe, se puede estimar que la inversión para crear un nuevo empleo en el ámbito de la rehabilitación de viviendas es de 65.000. Por tanto, considerando el presupuesto de 260.000, se podrían estimar en 4 los empleos directos y en 6 los indirectos durante el período de ejecución de las obras. 
Esta circunstancia, puede suponer una apreciable revitalización económica en los ámbitos de actuación en los que se mueve el proyecto final.