Movistar tiene cobertura en Guardo

Alberto Moreno
-

El club más laureado en la historia del fútbol-sala llenó de ilusión a cientos de niños del norte de la provincia y a los integrantes de la Fundación Personas ] Posible amistoso ante Deporcyl en pretemporada

Movistar tiene cobertura en Guardo - Foto: Óscar Navarro

El 4 de diciembre de 1984, el por aquel entonces Interviú Lloyd’s visitaba por primera vez Palencia para jugar un partido benéfico ante una selección palentina. El pabellón de la capital se quedó pequeño para presenciar el enorme espectáculo ofrecido por los Mauro y compañía. Se estaba fraguando la historia del mejor club del mundo de fútbol-sala de la mano del periodista José María García (que jugó aquel partido). 
Lo que nació como un equipo plagado de grandes exfutbolistas, como Amancio o Ufarte, para jugar partidos benéficos, acabó siendo un equipo de leyenda, que aumenta año tras año. 
Meses después de su presencia en Palencia, volvía al mismo escenario para jugar otro amistoso, en este caso ante el Cajapalencia, que había ascendido a liga regional.
En diciembre de 2008 regresaba al mismo recinto, pero en esta ocasión para protagonizar la llamada Gira Movistar Megracracks. Una idea nacida del famoso periodista deportivo con el fin de llevar el fútbol-sala a todos los niños del país y promocionar a su vez este deporte. Por aquel entonces, el  trece veces campeón de la LNFS, seis de Europa y cinco del Mundo, era liderado por el guardameta internacional Luis Amado.
La Gira Movistar Megacracks no se trata de partidos de exhibición para deleite de los espectadores, sino hacer partícipes a los chiguitos de este deporte, formando parte de un entrenamiento con las estrellas del Movistar Ínter.
El Deporcyl Guardo FS, por mediación de su entrenador, Eloy Alonso, hizo posible que el mejor equipo del mundo estuviese en Guardo. Del tema financiero se encargó su presidente, José Manuel Díaz, con el apoyo del Ayuntamiento guardense y la Diputación Provincial.
diversión. Movistar Ínter viajó en la tarde del domingo en su flamante autocar a Guardo. Más bien, a Velilla del ríoCarrión, donde se hospedó en el Oso Pardo Resort. Venía de golear al Córdoba Patrimonio de la Humanidad por 7-1, sacándose la espina de su sorprendente eliminación copera ante un Segunda División, el Talavera.
El actual líder de la liga española vino con todas sus estrellas, salvo el considerado el mejor jugador del mundo, el portugués Ricardinho, en teoría lesionado, aunque todo apunta que Movistar empieza a buscar otras  referencias, como los brasileños Elisandro o Pito, ya que el luso dejará el club madrileño al final de temporada para fichar por el ACCS París.
Cientos de niños procedentes de los Colegios Públicos de Guardo, Velilla y Santibáñez de la Peña, poblaron las gradas de la Bombonevera, la casa del Rey del Norte, el Deporcyl. Un piso que, por cierto, será levantado para secar el suelo lleno de humedad, periodo en el que el equipo guardense entrenará en el Luis Payo de Santibáñez de la Peña.
Iñaki Cano, el veterano periodista, al que ahora los más jóvenes identifican como uno de los tertulianos de El Chiringuito, pero con una amplia y dilatada carrera profesional, hizo de maestro de ceremonias. Era un chiguito más entre los cientos que acudieron, todos ellos con la camiseta de Movistar. Eso sí, un chiguito refunfuñón, papel que le daba más diversión al singular entrenamiento.
Tras comenzar con la presentación de todos y cada uno de los jugadores del Movistar Ínter, un primer grupo seleccionado de niños y niñas realizó el calentamiento previo a la sesión de entrenamiento. Luego, con diferentes grupos de chiquitos para que todos tuviesen su protagonismo,  llegaron los rondos, los minipartidillos, incluso sesión de baile. Todo diversión durante hora y media y un recuerdo inolvidable para todos ellos.
Ahora toca esperar a que Movistar Ínter no tarde otros once años en volver a la provincia palentina. La directiva del Deporcyl Guardo FS ha solicitado al club madrileño un encuentro amistoso de cara a la próxima pretemporada. Sería, sin duda, un gran espectáculo.