"Aún dudo entre estudiar Filología Clásica o Hispánica»

J. Benito Iglesias
-

El aguilarense Luis Casado Vega obtuvo la nota más alta de la Ebau en Palencia, un 9,498, confirmada por la UVa · El alumno provechó su tiempo al máximo pese a un confinamiento inesperado en el segundo curso de Bachiller

"Aún dudo entre estudiar Filología Clásica o Hispánica»

Con 18 años cumplidos hace un mes, Luis Alonso Vega no oculta su satisfacción tras recibir la comunicación oficial el pasado viernes de que había obtenido la nota más alta de la Ebau entre los 666 alumnos presentados en la capital y provincia, con un flamante 9,488. El alumnos del IES Santa María la Real de Aguilar sacó un 10 en Bachillerato y su nota media final sumando otros cursos se queda en un 9,795. Constante  y con una idea clara de su gusto por «las letras puras» eligió Latín y Griego en el Bachillerato, al tener claro que su trayectoria profesional va a estar intrínsecamente ligada a la Filología, sin descartar la docencia.

¿Cómo recibió la noticia de ser el alumno con la nota más alta de la Ebau en el distrito universitario palentino y qué supuso para usted?
Me llamaron directamente de la Universidad de Valladolid (UVa) y no dejó de ser una sorpresa. Tenía buenas expectativas, pero pensaba que las notas iban a estar entre un 8 o un 9, y quizás un 9,30 en algún examen que hubiera salido muy bien. Luego, al ver que la nota final era aún más alta, me llenó de alegría y más el que fuera la puntuación más alta de la capital y provincia. Tuve un 10 en Latín y otro 10 en una de las optativas para mejorar nota, Historia de la Filosofía. De las pruebas realizas para el acceso a la universidad, la que me bajó un poco la media fue la de Lengua donde pude obtener una nota de un 8,25.
¿Cómo fueron sus dos años de Bachillerato con respecto a la etapa anterior en los cursos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO)?
Yo creo que si tienes, como en mi caso, un hábito de estudio que ya se trae de atrás todo es acostumbrarse a nuevas materias y más dificultades que puedan surgir. Me pareció más duro el primer curso de Bachillerato por lo que supuso el cambio desde la anterior etapa estudiantil como alumno de ESO.
En segundo curso de Bachiller ya estábamos todos un poco más acostumbrados a los profesores e, incluso, a muchos ya los conocíamos y sabíamos la forma de trabajar que tenían antes.
¿Qué supuso en un curso clave como el de segundo de Bachiller, al ser puerta de acceso a la universidad, un inesperado confinamiento sin clases presenciales?
Nos pilló desprevenidos y para todos los tres últimos meses de preparación y estudio han sido un poco duros. Ha tocado adaptarse a la enseñanza online en una nueva plataforma educativa en la que estábamos tanto el profesorado como los alumnos. Primero hubo unas semanas de adaptación y de rodaje, pero creo que al final hemos conseguido manejarlo y sacar provecho de esta nueva experiencia de aprendizaje y estudio.
¿Ha sido positivo el hecho de tener que trabajar más en equipo durante el tiempo que ha durado el aislamiento provocado por la pandemia del coronavirus?
Es evidente que todos hemos tenido que aportar buena voluntad y ganas  de trabajar. Si no se comparte la misma idea de esfuerzo y de coordinación es difícil conseguir nada y ha habido que remar juntos en el objetivo de sacar el curso adelante.
¿Cómo valora lo que le ha aportado todo el largo tiempo que ha pasado en el instituto de enseñanza pública Santa María la Real de su pueblo natal?
Los alumnos en general estamos muy contentos del nivel de la enseñanza impartida a lo largo de todos estos años. Ya comenté que somos muchos los compañeros y amigos que hemos conseguido una nota alta en la Ebau y, por lo tanto, el objetivo de poder estudiar el año que viene en la universidad la carrera que más nos podía convencer en la facultad elegida.
En su caso, ¿cuál es la mejor opción para desarrollar una carrera que le marque el futuro profesional?
Yo ya elegí letras puras en primero de Bachiller con Latín y Griego. Me inclino por estudiar el año que viene Filología y, aunque tengo dudas, estoy un poco más inclinado hacia la Clásica que la Hispánica, pero aún pueden cambiar las cosas.Tengo clara mi vocación, pese a que se diga que la carreras de letras tienen menos salidas, la docencia será una buena opción.
¿En su entorno familiar le exigen tanto como se exige usted?
Mis padres nunca me han presionado para tener unas notas altas y está claro que están muy contentos con los resultados que he obtenido en la Ebau. Ellos me ven a diario en casa y saben lo que trabajo. Me apoyan mucho y de cara al curso que viene ya hemos buscado una residencia porque el objetivo es estudiar en la Universidad de Salamanca (Usal).