scorecardresearch

Siro cesará la producción y los nuevos socios no invertirán

ALBERTO ABASCAL
-

El grupo empresarial argumenta, en un comunicado interno, que esta decisión se toma ante la "falta de acuerdo con los trabajadores para la mejora de la competitividad"

Imagen de archivo de una concentración de los trabajadores en la planta de Venta de Baños. - Foto: ÓSCAR NAVARRO

Cerealto Siro anuncia a los trabajadores que paraliza la actividad productiva y que los socios inversores "no están en disposición" de acometer la inversión prevista en el grupo agroalimentario palentino.En una información interna remitida por el CEO, Luis Ángel López, a los trabajadores - y a la que tuvo acceso Diario Palentino -, el grupo empresarial argumenta esta decisión ante la "falta de acuerdo con los trabajadores para la mejora de la competitividad". "Los socios inversores – mantiene- no están en disposición de proceder con el cierre de la operación ni, por tanto, de acometer la inversión en los términos previstos en el acuerdo".

Según la comunicación trasladada a los representantes de los trabajadores, esta situación implica que "legalmente" la compañía "no puede seguir incrementando su nivel de deuda con los proveedores, por lo que decidimos responsablemente parar la actividad productiva", en los próximos días, para "únicamente gestionar la caja con el stock de producto terminado que tenemos".

El CEO explica igualmente que "hemos trabajado muy intensamente durante meses para dar respuesta a los requisitos marcados por el inversor y hemos cumplido con todos: Due Diligence, firma del acuerdo marco con las entidades acreedoras de la compañía y el principal accionista y, además, y desde ayer todo ello está definitivamente aprobado por parte de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC)". "El único requisito que no se ha cumplido -añade- ha sido determinante en la decisión del grupo inversor, en referencia "al rechazo del Plan de Mejora de la competitividad por una parte de los trabajadores". Además, Luis Ángel López reitera que a partir de ahora estudiarán "las medidas a adoptar" que se acuerden con las distintas entidades financieras acreedoras de la compañía.La decisión de Cerealto Siro se produce cinco días después, tal y como adelantó Diario Palentino, del anuncio a los representantes de los trabajadores del traslado de su actividad productiva de la planta de galletas de Venta de Baños al resto de fábricas de la compañía en Castilla y León. Este traslado, así como el de la plantilla formada por 197 personas, estaba previsto que se realizara de manera progresiva en los próximos 24 meses, motivado por la falta de competitividad de la galletera venteña, «inasumible para la compañía» en el marco del Plan de Mejora de la Competitividad.En las últimas semanas la compañía alcanzó un preacuerdo con el comité de empresa de la planta de Aguilar de Campoo, que fue ratificado por amplia mayoría por los trabajadores de dicha planta, mientras que en la galletera de Venta de Baños no se llegó a votar y en los centros especiales de empleo de la misma localidad no salió adelante el citado Plan de Competitividad. Por su parte, en la fábrica de Toro (Zamora) los trabajadores rechazaron el martes mediante votación y por mayoría la propuesta de futuro ofrecida por la compañía.Cabe recordar que a mediados de marzo, el grupo agroalimentario palentina anunció la entrada en el capital de los fondos de capital riesgo Afendis y Davidson Kempner, de nacionalidad turca y norteamericana.Los nuevos accionistas debían aportar 60 millones de euros para reestructurar la compañía, capitalizar la deduda y devolverla a la senda de crecimiento, tras un período lastrada por su alto nivel de deuda, cifrada en unos 300 millones de euros, a lo que se suma el impacto en su negocio del drástico crecimiento del precio de las materias primas que utiliza en la fabricación de sus productos, principalmente galletas y cereales.Los dos fondos internacionales se tenían que hacer con el 75% de la compañía y aportar el capital que necesita para equilibrar su balance. Antes de cerrar esta operación Cerealto Siro ya había desinvertido en varios negocios y había llevado a cabo un plan de ajuste para mejorar su competitividad, medida que debía seguir implementado para recortar sus costes de producción y cumplir así con sus obligaciones ante su nuevo inversor.