scorecardresearch
Editorial

El termómetro político andaluz será un buen indicador nacional

DP
-

El viernes arranca una intensa campaña electoral en Andalucía, con el Partido Popular con una clara ventaja de salida

Los partidos políticos calientan motores para la campaña electoral andaluza, que comenzará el próximo viernes y se desarrollará hasta el día 17 de junio, con dos semanas para poner toda la carne en el asador de cara a obtener el mejor resultado en la jornada electoral del 19 de junio, que se presenta como un termómetro muy fiable para todas las formaciones de cara a un 2023 en el que se decidirán los gobiernos de muchos municipios y comunidades autónomas y, sobre todo, el nuevo Gobierno central, con las Elecciones Generales previstas para noviembre de 2023.

Andalucía está inmersa en la precampaña o, mejor dicho, en una precampaña más intensa, porque los distintos partidos políticos no la abandonan a lo largo de los mandatos y legislaturas, pero es evidente que a partir del viernes, cuando se dé el pistoletazo de salida a la campaña electoral, todas las formaciones sacarán toda su artillería política en busca de cosechar el mejor resultado y dilucidar si el PP de Juanma Moreno continúa en el poder o si la alternativa socialista de Juan Espadas es lo suficientemente sólida para revertir los resultados que prevén las actuales encuestas, que le dan la victoria y casi la mayoría a los populares. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno es consciente de esta situación y de que es preciso un gran esfuerzo, de ahí su presencia el sábado en la localidad sevillana de Dos Hermanas, con casi todo su Consejo de Ministros, para apoyar a Espadas y, de paso, atizar al Partido Popular de Núñez Feijóo con la corrupción, una vez más, como hilo argumental.

No atraviesa Sánchez su mejor momento, con una recuperación económica que se resiste a levantar el vuelo en nuestro país y, principalmente, con unos socios de Gobierno que le acarrean más quebraderos de cabeza que los partidos de la oposición, sobre todo a raíz del asunto del espionaje a los independentistas catalanes.

En el otro lado de la cancha política está el Partido Popular que, al trabajo realizado por su candidato Juanma Moreno al frente de la Junta de Andalucía en los últimos años, suma la llegada de un líder nacional, como Núñez Feijóo, que tiene una gran aceptación y gana terreno a un Pedro Sánchez que sufre el evidente desgaste de gobernar y de realizar tantas concesiones a sus socios en el Congreso y en el Ejecutivo. El viernes arranca una interesante e intensa campaña electoral en Andalucía, con el Partido Popular con una clara ventaja de salida, pero es preciso recordar que las dos semanas de mítines, propuestas y acusaciones cruzadas entre unos y otros pueden desequilibrar la balanza, ya sea para aumentar las diferencias o para disminuirlas y dejar al resto de formaciones políticas como las decisivas a la hora de formar un nuevo Gobierno andaluz.