scorecardresearch

Vázquez se conjura en defensa de la sanidad pública

SPC
-

El consejero marca diez prioridades como un Plan de Salud, la asistencia rural presencial y la ordenación de recursos humanos, y avanza una reorganización de la Atención Primaria

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez (c), llega acompañado de su equipo a su comparecencia ante la comisión del ramo en las Cortes. - Foto: R. Cacho (Ical)

«No queremos volver a cometer los mismos errores y por este motivo, a lo largo de la presente legislatura, vamos a impulsar, potenciar y fomentar las actuaciones relacionadas con la Salud Pública». Con estas palabras se conjuró ayer el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, ante la comisión del ramo en las Cortes, para fortalecer el servicio público de salud autonómico para lo que se marcó diez proyectos prioritarios para la próxima legislatura, entre los que se encuentran un nuevo Plan de Salud, el mantenimiento del modelo de asistencia rural con atención presencial o un plan de ordenación de los recursos humanos. Durante la presentación de programa para los próximos cuatro años, el responsable del departamento que mayor cantidad de fondos acapara del presupuesto autonómico reconoció que estos dos años de pandemia, y lo que sigue, han demostrado que no se puede dejar de lado una parcela que siempre ha estado a la sombra de la actividad asistencial y que «no ha sido reconocida con la importancia que merece».

Un objetivo para cuya consecución quiso dejar un mensaje alEjecutivo central, al que reclamó un nuevo sistema de financiación autonómica que pondere adecuadamente los factores de extensión territorial, dispersión, baja densidad, envejecimiento y carga de cronicidad de la población. «La salud no tiene precio, pero la asistencia sanitaria necesita de grandes cantidades de recursos públicos», y en esto la Junta no puede avanzar sola.

De ahí, su compromiso con esta parcela y su objetivo prioritario de aprobar una nueva Ley de Salud Pública que conjugue todos los aspectos que conforman la salud en su totalidad, a los que sumará incrementar progresivamente el peso de la salud pública, con el desarrollo de aspectos de prevención y vigilancia, salud medioambiental, la salud laboral y su relación y coordinación con la asistencia sanitaria. 

Durante su intervención también tuvo tiempo de referirse al V Plan de Salud Castilla y León, que, según detalló, recogerá las principales líneas que han de regir la política sanitaria los próximos años. Otra de las prioridades será «potenciar y mantener» el modelo de asistencia rural con la garantía de la atención presencial en todo el territorio. Para ello, aseguró que se va a afrontar la «necesaria» reorganización de la Atención Primaria, con la definición de medidas para la prestación de la asistencia tanto en el medio urbano como en el medio rural, «sobre la base del análisis y el diálogo». 

Esta acción, dijo, irá ligada a un plan de ordenación de recursos humanos que oriente toda la actuación de la Gerencia Regional de Salud en materia de personal en esta legislatura. Plan que incentivará los puestos de difícil cobertura para garantizar la asistencia sanitaria en todo el territorio, y, aunque no concretó cantidades, dijo que superará a lo previsto en el decreto de 2019 y que prevé un calendario bienal de ofertas de empleo público, un concurso de traslados abierto y permanente y una mejora en la gestión de las bolsas de empleo.

Vázquez también quiso avanzar que aprobará un plan de infraestructuras sanitarias y equipamiento que permita finalizar las actuaciones ya iniciadas y abordar la ejecución de nuevos proyectos. Por último, el consejero tendió la mano al resto de fuerzas parlamentarias para llegar a un «gran pacto» por la Sanidad para avanzar en la consolidación y mejora del sistema sanitario de Castilla y León, y anunció que en los próximos días convocará a las fuerzas políticas para comenzar a trabajar en ello «desde el diálogo».