scorecardresearch

Del juego a la peligrosa ludopatía

Elena Villamediana
-

'El Azar' busca llegar a más afectados y reclama apoyo institucional

El colectivo ofreció ayer información coincidiendo con el 'Día Nacional sin Juego de Azar'. - Foto: Eva Garrido

Varón de 35 a 45 años es, a grandes rasgos, el perfil de las personas que acuden a rehabilitación a la Asociación Palentina de Jugadores en Recuperación El Azar.

Es un perfil que difiere del que se está dando en el conjunto del país, tal y como explicaron ayer Aurora Maiso y Begoña Pérez, vicepresidenta y psicóloga de la Asociación que salieron a la calle para dar información con motivo de la celebración del Día Nacional Sin Juego de Azar.

Al respecto, señalaron que la aparición del juego on line, en ordenadores y móviles y las apuestas deportivas han generado un preocupante incremento de los casos de adicción entre los más jóvenes.

«En la asociación no tenemos ningún caso, pero eso no quiere decir que no los haya», señaló la psicóloga. De hecho, tienen constancia de la existencia de alguno.

Maiso alerta no solo del incremento de adicciones al juego on line, sino también «de lo rápido que se produce». «Una persona tarda de media ocho años en hacerse adicto, de hecho la mayoría comienzan en la infancia a jugar. Sin embargo, los de juegos on line comienzan a los 18 años haciendo apuestas deportivas, por ejemplo, con su grupo de amigos, y a los dos años ya son adictos».

En el colectivo de jóvenes se incluye no solo a los mayores de edad.  Begoña Pérez comentó que se dan casos de fracaso escolar por la adicción al juego. «Se produce en el momento en el que tu inviertes el tiempo que antes dedicabas al estudio en jugar», señaló.

Recordó que la ludopatía consiste en una alteración progresiva del comportamiento por la que el individuo siente una incontrolable necesidad de jugar, menospreciando cualquier consecuencia negativa. «Cuando la persona empieza a anularse y a no ser ella», explicó.

«Todo empieza con un juego que genera una serie de expectativas no reales y acaba por perder el control», añadió Maiso.

un año. El colectivo cumple un año desde que retomó su actividad y por el momento son 20 las personas con las que trabajan.

El objetivo que se marcan es aumentar el número de usuarios, aunque las dos responsables explicaron que durante el tiempo que el colectivo no estuvo activo las personas adictas a los juegos de azar de Palencia que demandaban tratamiento acudían a la Asociación de Valladolid.

Otro de los objetivos que se marcan es afianzar a la veintena de usuarios que tienen en la actualidad. Al respecto, Pérez indicó que «algunas personas, cuando ven que llevan varios meses sin jugar, se relajan y dejan de acudir a la Asociación; sin embargo, están equivocados porque pueden rehabilitarse pero siempre serán ludópatas» y subrayó que «puede ocurrirle algo en su vida que le haga recaer».

Así, se recomienda que acudan a la Asociación durante dos o tres años para considerarles rehabilitados, «aunque lo conveniente es que estén yendo toda la vida».

En cuanto al trabajo que se realiza en el colectivo, la psicóloga indicó que al entrar reciben terapias individuales y personalizadas y, una vez que empiezan a verse resultados, pasan a participar en las reuniones de ayuda en grupo que se hacen todas las semanas. Además, una vez al mes se hace con las familias, ya que su papel  es fundamental. «La mayoría de las veces es la familia la que les fuerza a entrar en la Asociación y  resulta imprescindible para su rehabilitación».

Respaldo institucional. La Asociación busca el respaldo de las Administraciones, de hecho se ha puesto en contacto con ellas para la puesta en marcha de la campaña informativa Juego Responsable, con la que pretende llegar a los centros educativos, principalmente de Secundaria, de toda la provincia. Con esta actividad que confían en desarrollar el primer trimestre de 2015 «no queremos pedir que los jóvenes vivan ajenos a las nuevas tecnologías, pero que sepan que el azar no se puede controlar».