scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Esto se pone aún más feo

17/11/2021

No es buena noticia que el Gobierno haya decidido tirar para adelante con su proyecto de pensiones sin contar con el apoyo de los empresarios. A fin de cuentas, son los que crean más empleo y los que pagan la mayor parte de las cuotas a la seguridad social de sus empleados. Subir esas cuotas sin el acuerdo previo con los empresarios pone en riesgo que le salgan las cuentas al gobierno respecto a su nueva política de pensiones, ya en peligro porque vincularlas con el IPC ni siquiera Bruselas la considera una buena idea, porque las arcas de la seguridad social no están para esas alegrías. Ya gustaría a los españoles que se pudieran vincular al IPC, pero el negociado del ministro Escrivá no da más de sí: no se puede sacar dinero de donde no hay.

Las cosas se están poniendo feas a todos los niveles, como por otra o parte se preveía, no se puede estirar tanto la cuerda. La mayoría de los españoles están crujidos, por no decir angustiados, por la disminución de sus ingresos –los que tienen ingresos, que son privilegiados-, por el incremento de los gastos, tanto de la energía como de la cesta de la compra, que crece implacablemente semana a semana, la subida de los carburantes, y los anuncios de que es inminente el pago por circular por las carreteras españolas.

De momento, los transportistas han anunciado manifestaciones, no pueden asumir tantos nuevos gastos. Pero también anuncian manifestaciones las fuerzas de seguridad del Estado, incluidas las policías autonómicas, por las consecuencias de la derogación de aspectos de la Ley de Seguridad Ciudadana que, dicen y tienen razón, que les deja indefensos ante los delincuentes. Se veía venir. Hay mucha diferencia entre garantizar la legalidad en el trato con los que delinquen, y desproteger totalmente a quienes tienen que enfrentarse a ellos. Va a ser habitual asistir a manifestaciones de violencia máxima –son ya frecuentes- en las que las fuerzas de seguridad tendrán que pedir por favor a quienes les agreden que se dejen detener y ser conducidos a comisaria. La línea entre la profesionalidad y la insensatez es muy estrecha.

Nunca la necesidad de aprobar unos Presupuestos y al mismo tiempo cumplir las condiciones que impone la Comisión Europea para recibir los fondos que permiten ejecutar esos presupuestos, ha llevado a situaciones que pueden ser consideradas esperpénticas. Bruselas aprieta pero sabe qué terreno pisa y hasta dónde puede apretar, pero los independentistas, populistas y antisistema que apoyan al gobierno no tienen ni idea de lo que significa gestionar y gobernar. Y Pedro Sánchez, que no quiere verse fuera de Moncloa ni muerto, les da cancha y pone en peligro el estado del bienestar, aunque ni a él ni a sus socios se les cae de la boca las palabras bienestar y derechos sociales.

Esto se está poniendo aún más feo de lo que se pensaba.