Una mujer que exhaló machismo

ALBERTO ABASCAL
-

Claudia Gómez, de 11 años, recibió los insultos de una espectadora, madre de un rival, en un torneo de fútbol jugado en Tarragona

Una mujer que exhaló machismo

Que las mujeres no lo tienen fácil en el plano social y empresarial en España es algo tan evidente que no hace falta ni argumentarlo. Ahí están las cifras de fallecidas por la violencia machista, las agresiones físicas, la discriminación laboral y la simple desigualdad por razón de sexo que todavía impera en la sociedad. Pero con todo, siempre hay un umbral que traspasar, a peor, y es cuando una mujer se convierte en la campeona de los machistas, en este caso frente a una niña de 11 años que en su caso solo quería jugar al fútbol, su deporte favorito, en un equipo mixto con el simple propósito de pasárselo bien.
Esta lamentable situación la vivió durante el pasado puente de la Constitución la palentina Claudia Gómez, durante la disputa de la VII Edición del Torneo Internacional On Sports Winter Cup que se celebró en Salou (Tarragona). La pequeña, una de las dos únicas chicas que participaron en el citado torneo futbolístico en el que jugó un buen número de equipos nacionales y extranjeros, fue increpada desde la grada por la madre de un rival durante la disputa del partido de cuartos de final entre el Acatec de Valladolid, el suyo, y el Valencia alevín. 
«Bruta, sucia, marimacho o juega a otra cosa, que esto no es para tí» fueron algunos de los improperios que a lo largo del encuentro le lanzó la susodicha espectadora, ante la incredulidad de los padres de la pequeña y de gran parte de los espectadores que estaban presenciando el citado encuentro. 
«Qué valores estamos inculcando a nuestros hijos si en un simple partido de fútbol nos dedicamos a increpar a una niña que solo quiere jugar al fútbol. Lo más triste de todo es que con lo que nos ha costado a las mujeres hacernos un hueco en el mundo del fútbol, dominado siempre por hombres, que sea una mujer la que protagonice hechos tan lamentables es más que vergonzoso». Así lo manifestaba a Diario Palentino la madre de la pequeña jugadora palentina, María Villagrá, que vivió la situación junto con el resto de su familia de manera bastante incómoda. 

«Claudia estuvo más pendiente del partido que de lo que ocurría en la grada -relata la madre- pero en algunos momentos nos reconoció que oía voces». «Pese a que le exigimos que tuviera más respeto por la niña, esta mujer no solo no hizo caso sino que arreciaron con sus arengas», se lamentó la madre de la pequeña jugadora.
Claudia, la mayor de tres hermanos, siempre ha sentido devoción por el fútbol distinguiéndose por su brega y lucha en el campo. Actualmente milita en el Club Internacional de la Amistad de Palencia como delantera pero un día a la semana, con el permiso del club, acude a Valladolid para participar en un programa de perfeccionamiento con Acatec. 
«Ellos fueron los que la invitaron para que acudiera al torneo de Tarragona con el resto de los chicos a los que prácticamente no conocía», subraya María Villagrá, quien quiere resaltar que los responsables del Valencia CF que se encontraban en el citado torneo «nos pidieron mil perdones y se portaron con nosotros de maravilla. Al igual que el Acatec, que pidió a la organización que tomara cartas en el asunto», recuerda la madre de Claudia quien afirma - una cosa no quita la otra- «quedamos encantados con el torneo. Deportivamente hablando quedaron terceros». Según la progenitora, a la niña siempre le ha gustado jugar con los chicos a su deporte favorito. «Siempre ha tenido que esforzarse más que ninguno precisamente por ser mujer dentro de un deporte eminentemente masculino, pero lleva el fútbol en el corazón. El caso es que nunca le han puesto impedimentos; todo lo contrario. En el colegio Divino Maestro siempre se han portado de maravilla con ella para que pueda compatibilizar sus deberes con la práctica de su deporte y en la CIA todo son parabienes», afirma María quien, por otro lado, tiene la esperanza de que estos hechos le sirvan a Claudia para ir adquiriendo «más fortaleza. Las mujeres lo necesitamos hoy más que nunca».

El episodio vivido por Claudia en Salou, por desgracia, no es nuevo. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo una niña de 9 años sufrió graves insultos machistas durante la disputa de un partido de alevines en Galicia. La pequeña que juega en la Sociedad Deportiva Laxe, tuvo que escuchar desde la grada como seguidores y seguidoras del Buño la llamaban «marimacho» o «agárrala por las tetas, o le tienes miedo».
Los incidentes, que fueron recogidos y publicados por La Voz de Galicia, provocaron en este caso que la jugadora de 9 años acabase el partido de la Alevín Fútbol 8 Primera Galicia llorando. De hecho, la niña salió del campo diciándole a su madre... «¿qué pasa? ¿Las niñas no pueden jugar al fútbol?», explicó un directivo en La Voz de Galicia. El árbitro del partido no se percató de los insultos y no pudo tomar medidas al respecto. La Sociedad Deportiva Laxe presentó un escrito a la Real Federación Galega de Fútbol para denunciar los insultos. «Nos parece lamentable que a estas alturas se ve al fútbol como un deporte solo de chicos. Esperamos que desde la Federación se tome alguna medida », explicó en un comunicado la Sociedad Deportiva Laxe. Como se puede apreciar, incluso en el deporte la igualdad de oportunidades deja mucho que desear.



Las más vistas