Una sangría sin final

SPC
-

Castilla y León registra 8.007 defunciones más que nacimientos en el primer semestre y es la segunda con peor saldo vegetativo de España

Una sangría sin final

La sangría poblacional que asola a Castilla y León sigue sin mostrar síntomas de indolencia. Al éxodo poblacional y laboral, la Comunidad lleva décadas aquejada de una escasa natalidad, que durante el primer semestre del año se ha traducido en 8.007 fallecidos más que alumbrados, dejando a Castilla y León como la segunda región de España, por detrás de Galicia, con peor saldo vegetativo. En total, la Comunidad registró 7.077 nacimientos y 15.084 defunciones durante entre enero y junio, por lo que el saldo vegetativo fue negativo en 8.007 personas, según las Estadísticas del Movimiento natural de la Población, que publica ayer el Instituto Nacional de Estadística y recogida por la agencia Ical.
En ese sentido, el número de nacimientos disminuyó un 5,7 por ciento en relación al primer semestre de 2018, cuando se contabilizaron 7.501, mientras que las defunciones cayeron un 2,2 por ciento. El saldo vegetativo aumentó en los seis primeros del año, al pasar de los 7.917 de 2018 a los 8.007 de la primera mitad de 2019. El crecimiento vegetativo de la población española fue negativo también, en 45.404 personas, en los seis primeros meses de 2019. Esta cifra, que es similar a la del mismo periodo del año anterior, consolida la tendencia negativa iniciada en 2015.
En el primer semestre del año se registraron 170.074 nacimientos en España, un 6,2 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior. De esta forma, continuó así con la tendencia a la baja de los últimos años, sólo interrumpida en 2014. Además, los alumbramientos de madre extranjera supusieron el 21,5 por ciento del total, frente al 20,1 por ciento del mismo periodo de 2018. Asimismo, durante el primer semestre fallecieron en España 215.478 personas, un 5,4 por ciento menos que en el primer semestre de 2018.
El número de nacimientos disminuyó en la primera mitad de 2019 en todas las comunidades autónomas, salvo en La Rioja, donde aumentó un 5,9 por ciento. Asturias (12 por ciento), Castilla-La Mancha (11,1 por ciento) y Murcia (9,9 por ciento) registraron los mayores descensos. Por su parte, el número de defunciones disminuyó en todos los territorios. Las mayores bajadas se dieron en Andalucía (9,2 por ciento), Canarias (8,1 por ciento), Navarra (8 por ciento) y Galicia (7,7 por ciento).
Por tanto, el saldo vegetativo fue positivo en el primer semestre en tres comunidades: Comunidad de Madrid (en 2.840 personas), Región de Murcia (354) e Islas Baleares (219). Por el contrario, los más negativos se dieron en Galicia (8.426 personas), Castilla y León (8.007) y Valencia (5.287).
Matrimonios

Durante el primer semestre se registraron 71.980 matrimonios en todo el país, un 1,2% menos que en el mismo periodo de 2018. En Castilla y León disminuyeron más, un 3,9 por ciento. Los mayores aumentos se dieron en Galicia (18,1%), Baleares (2,7%) y Andalucía (2,5%), mientras que los descensos más acusados se registraron en Cantabria (13%), Murcia (8,3%) y La Rioja (8,1%).