scorecardresearch

Más de un centenar de personas reclama una tercera República

Carlos H. Sanz
-

La Carcavilla acogió el acto conmemorativo en recuerdo de las víctimas represaliadas por el franquismo, donde se escenificó el rechazo al nuevo gobierno de PP y Vox en la región

Más de un centenar de personas reclama una tercera República

Más de un centenar de personas se congregó ayer en el parque de la Carcavilla de la capital, frente al monumento que rinde homenaje a las víctimas de la represión franquista. Un acto organizado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia (ARMH) en colaboración con el grupo Unidas Podemos, y en el que también participaron otros grupos políticos, como el PSOE, así como representantes sindicales y sociales y particulares que, con una única voz, constataron su compromiso con el advenimiento de la tercera República. 

  Un acto que sirvió, como siempre, para homenajear a todas las personas que perdieron la vida a consecuencia de la represión franquista y en recuerdo del aniversario del 14 de abril de 1931, en el que se proclamó la II República Española, pero que también tuvo un importante componente reivindicativo.

Así, durante la lectura de los manifiestos, se expresó de forma clara el rechazo al pacto de gobierno de PP y Vox, «de cara a la próxima derogación del decreto sobre Memoria Histórica y la vigente Ley autonómica sobre la Violencia de Género». «Todas las asociaciones memorialistas de Castilla y León, que llevamos años de esfuerzo personal y económico en la búsqueda de las víctimas, hemos manifestado nuestra indignación y rechazo a unos acuerdos que son un ataque frontal contra derechos fundamentales, que hacen claudicar al Partido Popular ante las políticas de odio que Vox exige para garantizar la investidura de Fernández Mañueco para la Presidencia de la Junta», aseguraron desde la ARMH de Palencia.

El colectivo tiene claro que la creación de la Ley de Concordia pactada con el PP anulará el Decreto de Memoria, al ser el segundo una norma de menor rango. «Con el demagógico uso de la palabra concordia, atacan los derechos de las víctimas y familiares con una clara actitud contraria a los derechos humanos, con el objetivo de silenciar y ocultar este drama histórico, quedando abandonadas las escasas políticas en favor de las víctimas». 

«Para la ARMH es irrenunciable la lucha en defensa de las víctimas de desapariciones forzadas o de condenas de tribunales especiales ilegítimos, asesinados sin más motivo que su pertenencia o simpatía hacia partidos u organizaciones republicanas, enterrados en fosas comunes clandestinas para imposibilitar su localización. No nos pararán», sentencia la ARMH.