scorecardresearch

Incertidumbre en las ordenanzas

Carlos H. Sanz
-

El PSOE prestará su apoyo al equipo de Gobierno en varios impuestos y tasas tras negociar rebajas y mayor progresividad

Incertidumbre en las ordenanzas - Foto: Óscar Navarro

El equipo de Gobierno del Partido Popular y Ciudadanos defenderá hoy ante el pleno su propuesta fiscal para el próximo año con la incertidumbre -al menos para el resto de ciudadanos- de qué ocurrirá con algunos de los principales impuestos y tasas. Así, no será hasta la votación de cada epígrafe de las ordenanzas cuando se sepa qué ocurrirá con el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o si los hosteleros tendrán que pagar un recargo por utilizar las plazas de aparcamiento para ampliar sus terrazas.

El documento que se debate esta tarde en el pleno recoge una rebaja de la intención inicial del equipo de Gobierno de Mario Simón de aplicar una subida del 4% -la del IPCacumulado hasta ahora- a prácticamente todos los impuestos y tasas. En su mayor parte, esto se ha debido a la negociación con el grupo municipal socialista.

 PP y Cs han pactado con el PSOE varios cambios, como la introducción de una progresividad fiscal en el rodaje en función de la potencia del vehículo; o el mantenimiento de la tarifa por abastecimiento de agua potable para consumos por debajo de los 30 metros cúbicos. Otras tasas, impuestos o precios públicos saldrán adelante porque el PSOE está de acuerdo con la subida del 4% y votará a favor o se abstendrá, como es el caso del recibo de la basura, impuesto de actividades económicas, licencias urbanísticas o el alcantarillado y depuración.

Sin embargo, hay otras que están pendientes de cuál será la posición que tomen Vox -que ya ha anunciado que votará no a todo- y Ganemos -que se opone a una parte importante de la propuesta del equipo de Gobierno- durante el pleno.

La más importante es el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o contribución. El equipo de Gobierno ha pasado de proponer una subida del 4% a rebajarla al 2%, un gesto insuficiente para los socialistas, que abogan por mantener congelado el tipo actual. 

Miriam Andrés, portavoz del PSOE, fue muy crítica con la «política demagógica de PP y Cs». «No se nos puede acusar de irresponsabilidad si el IBI no sale, cuando en 2011 el Ayuntamiento recaudaba 2 millones más por la contribución que en 2018», aseveró.

«Cuando durante 10 años se congelan y se bajan los impuestos, llega un momento en el que jarrón se rompe. No vamos a asumir como oposición la irresponsabilidad del gobierno del Partido Popular durante 10 años ni del señor alcalde, que cuando estaba en la oposición forzó al PP durante dos años a bajar el IBI», avisó MiriamAndrés, que recalcó que si el equipo de Gobierno no es capaz de cuadrar el presupuesto del próximo año porque no hay ingresos suficientes, «la culpa no será nunca de este grupo, que ha negociado, dialogado y consensuado gran parte de esta ordenanzas, al contrario de otro grupos -en referencia a Vox- que sí les mantiene para que calienten los sillones pero no por el interés general de la ciudadanía».

terrazas. El IBI no es la única parte de las ordenanzas mecidas por la incertidumbre. La introducción en la tasa por veladores y sillas de recargos del 20% «cuando se sitúen en el interior de estructuras de cerramiento fijas o semipermanentes que suponen ampliación de la ocupación del suelo y del vuelo»; del 50% cuando se instalen en zonas de aparcamiento y del 100% cuando estas sean de la ORA, tampoco tiene el apoyo socialista.

De no salir adelante, los permisos extraordinarios concedidos con motivo de la crisis sanitaria por el coronavirus decaerán el 31 de diciembre. Si el equipo de Gobierno quiere mantenerlo, el alcalde deberá firmar un decreto pero con las mismas condiciones que hay ahora, ya que no se aplicará incremento alguno de la tasa.

No al 4%. El PSOE apeló a la responsabilidad para defender su postura en estas ordenanzas. «Este grupo tenía claro que no iba a aceptar una subida lineal del 4% en todo», aseveró Miriam Andrés, que expuso, además de la enmienda a la totalidad a la política fiscal del PP durante la última década en el Ayuntamiento, otro motivo. 

«Estamos ante un año de postpandemia y el Ayuntamiento se niega a crear cualquier tipo de herramienta donde introduzca una política fiscal redistributiva según la renta. Hace falta personal para ello, pero no lo hacen», criticó.

Además, Andrés cargó contra «las dos portavoces que se niegan sistemáticamente a hablar, dialogar y negociar», en referencia a Sonia Ordóñez y Sonia Lalanda, de Ganemos y Vox, respectivamente. Al respecto, la edil socialista recalcó que la diferencia con estos partidos es que «el PSOE puede ser equipo de Gobierno en dos años y ellas no». «Si acudiésemos más al diálogo que al reproche, a todos nos iría mejor», sentenció.