Punto final a la ayuda a la natalidad de 1.000 €

Carlos H. Sanz
-

El Ayuntamiento agotó a mediados de septiembre la partida de 200.000 euros y no la ampliará ni renovará para 2020. Quien no tenga concedida la subvención, no la recibirá

Punto final a la ayuda a la natalidad de 1.000 € - Foto: Luis López Araico

La creación de una línea de ayudas a la natalidad fue la gran novedad del presupuesto de 2018, el último que aprobó el equipo de Gobierno de Alfonso Polanco. Un ingreso de 1.000 euros por nacimiento, con el que el Ayuntamiento quería «establecer medidas complementarias de apoyo a las unidades familiares del municipio» y «fijar población, evitando así el despoblamiento que viene sufriendo» la ciudad.
Una ayuda que, tal y como han confirmado a este periódico fuentes municipales, ha llegado a su fin, después de que el Consistorio haya gastado 475.000 euros en dos ejercicios, el de 2018 y el presente. A fecha de hoy, según la información facilitada por la concejalía de Servicios Sociales, se han resuelto a favor un total de 536 solicitudes. 
Las últimas, el pasado mes de septiembre, cuando el Ayuntamiento dio luz verde a 65 ayudas a la natalidad por valor de 63.000 euros, lo que completaban un total de 211 solicitudes este año. A estas hay que sumar las 325 que se tramitaron durante el pasado año. 
No todas las familias han cobrado los 1.000 euros, ya que Intervención está tramitando los últimos pagos, que corresponden a las concedidas desde finales de junio. Pero una cosa es segura:todos aquellos progenitores que no la tengan concedida ya, no la van a cobrar. Unos 114 padres y madres, según los cálculos de la oposición.
El Ayuntamiento abrió el pasado mes de abril el plazo de presentación de las solicitudes entre los nacidos entre el 1 de noviembre de 2018 y el 31 de octubre de 2019. Aunque la ayuda se podía solicitar hasta el 15 de noviembre, habrán quedado fuera los progenitores de bebés nacidos desde entonces, así como también los que lo tramitaron la subvención al menos desde mediados de septiembre, que es la fecha aproximada en la que Bienestar Social agotó la partida económica de 200.000 euros.
Y es que, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, el nuevo equipo de Gobierno de Mario Simón no piensa suplementar la partida económica con más dinero. En 2018, cuando se agotaron los 200.000 euros disponibles, el Ayuntamiento incorporó otros 75.000 euros para atender el resto de solicitudes cursadas hasta el 31 de octubre.
La concejalía de Hacienda calcula que harían falta unos 100.000 euros más para completar la ayuda a todos los nacimientos, pero con un presupuesto «realista y ajustado a la previsión de ingresos y gastos», el equipo de Gobierno ha decidido no hacerlo.
No hay más que ver el presupuesto aprobado para 2020 para comprobar que la partida 48.904 pasa de 200.000 euros a 0, mientras que se crea otra denominada Apoyo a las familias, con 120.000 euros. La intención del equipo de Gobierno, que aún no ha definido los criterios de concesión de estas nuevas ayudas, es reorientarlas a la renta de las familias y fomentar el consumo, sobre todo en el comercio palentino.
Otro argumento que utiliza el Ayuntamiento para borrar de un plumazo el cheque-bebé de 1.000 euros es que a partir de septiembre de 2020 asumirá la gestión de la Escuela Infantil Infanta Sofía, ubicada en el  polígono industrial de San Antolín, en la calle Tejedores, muy cerca del cementerio.
La escuela tiene una capacidad para 61 niños y ofrece sus servicios de 7,30 a 16,30 horas, combinando la formación educativa con talleres lúdicos. En la actualidad, está gestionada por la Fundación San Cebrián, que ya ha comunicado al Consistorio su decisión de no continuar al frente del centro.
Beneficiarios. Esos 475.000 euros se han repartido entre 536 beneficiarios, lo que no significa que hayan recaído en 536 nacimientos. Según se recoge en las bases, podían acceder a las ayudas los progenitores o adoptantes del recién nacido, es decir los que figuran como titulares del libro de familia.
Sin embargo, la ayuda no ha sido de 1.000 euros para el bebé, sino de 500 euros para cada progenitor, de ahí que haya más beneficiarios de los teóricamente posibles. Y es que si en el libro de familia solo figura un progenitor, solo se conceden 500 euros; o si el padre o la madre no cumple con los requisitos, queda excluido.
Además, hay que tener en cuenta que estas ayudas no gozaron nunca del beneplácito de todos los grupos municipales. El PSOE y Ganemos se opusieron desde el principio a una ayuda lineal en la que no se valorase la renta de la familia, algo que parece que sí se tendrá en cuenta en 2020.

 

«Imagina nuestra cara cuando hemos sabido que no vamos a recibir un euro» 
Laura y Miguel (nombres ficticios) son una de las 114 parejas -según los cálculos de la oposición- que pese a haber tramitado la ayuda en tiempo y forma, se van a quedar sin ella. «Lógicamente, no tienes un hijo porque desde tu Ayuntamiento te apoyen con 1.000 euros, pero está claro que cuando vimos que la ayuda seguiría vigente en el momento del nacimiento del bebé sentimos cierto alivio para afrontar los gastos de los primeros meses», relata esta madre, que cursó la ayuda en octubre. «Imagina nuestra cara cuando hemos sabido que, a pesar de haber hecho los papeles en tiempo, no vamos a recibir un euro», comenta Miguel, que recuerda que septiembre «es un mes horrible para los padres» y esperaba «tener una ayuda extra con la que renovar la cuna, muy trillada tras hermanos y primos,  y seguir llegando a fin de mes, pero de momento nos hemos tenido que conformar con una mano de pintura y reforzar el somier». «Con los gastos habituales que tenemos, sumados ahora al de pañales y con lo rápido que cambian de talla los bebés, no podemos permitirnos mucho más desembolso», reconocen. Laura recuerda que  «en las clases de preparación al parto se habló de esas ayudas y eran muy valoradas por todos». «Es una lástima que los padres que ya las esperaban se queden ahora sin poder recibirlas», sentencia.