El Cristo espera "buena voluntad"

DP
-

Hay gente pendiente de que pueda ir el instalador autorizado a su casa para cumplimentar el boletín oficial, que es lo que necesita presentar a la empresa para adherirse a la acometida

El Cristo espera "buena voluntad" - Foto: Juan Mellado

Una reivindicación histórica del barrio del Cristo, la canalización de gas natural, se ha visto afectada con la crisis sanitaria y el estado de alarma declarado para hacerla frente. Las obras se paralizaron y acumulan un retraso al que se añade un problema del que da cuenta el presidente de la asociación de vecinos, Guillermo Barrios. 
 «Los vecinos que quieren sumarse al proyecto y no tienen consumo necesitan el boletín de un instalador autorizado, que es lo que hay que presentar a la empresa para incorporarse a la acometida, y ahora no pueden entrar en las viviendas», explica Barrios. «A ver si lo podemos solucionar», subraya, al tiempo que expresa su confianza en que haya «buena voluntad, un poco de tiempo de margen, y todos los vecinos que quieran puedan sumarse». Barrios señala que la canalización de gas natural va por fases. En la zona de las Américas está concluida y ahora llega a la calle Mallorca. «Cuando se firmó el acuerdo eran unas 500 viviendas. A medida que avanza la obra, hay vecinos que en principio no pensaban adherirse pero que después sí están interesados. No tenemos un cálculo, pero quizás sean unas 80 viviendas las que puedan sumarse», manifiesta el presidente de la Asociación de Vecinos del Cristo.
En este barrio la desescalada se vive con «tranquilidad». Sí se ve en las aceras de los paseos,  como desde que se permitió salir, bastante gente, en especial  en zonas como la de la acequia. «La inmensa mayoría cumple con las medidas de seguridad, aunque siempre hay algún desalmado que juega un poco con la salud de todos por tomárselas a la ligera», afirma Barrios, que agrega que «por desgracia se trata de un barrio con poco comercio, sin grandes zonas de terrazas. Es una pena, pero a la hora de mantener distancias y evitar aglomeraciones sí que se tiene un poco más fácil». 
Los «cuatro bares del barrio no han tenido terraza ninguno, y a alguno se le ha autorizado a sacar alguna mesa», comenta el presidente de la asociación, que menciona que, aunque no pertenece al barrio, se mueven mucho por la avenida de Derechos Humanos. «Compartimos la postura que tiene la Federación de Vecinos. Nos parece bien que se reactive la economía, y más la hostelería que es uno de los sectores más castigados,  lo que es contradictorio es que estemos pidiendo a la ciudadanía que mantenga la distancia de seguridad y se nos esté recortando sitio en las aceras. Sabemos que tenemos que ir  todos a una y favorecer la reactivación económica, el empleo, pero también hay que pensar un poco en facilitar la movilidad, la vida al peatón, al ciclista, la movilidad segura y sostenible».
Quedarse sin Santo Toribio es «lo que más nos  ha fastidiado a todos. Se hizo como se pudo en las redes sociales y cada uno en nuestra casa. Hubo un poco de sentimiento de fiesta, pero es una espinita que tenemos ahí clavada», asegura.
De cara a los próximos meses, la AVV tiene muchos proyectos. «Vamos a poner el énfasis y toda la fuerza en reactivar el comercio de nuestro barrio. Lo necesitamos todos, pero ellos más», afirma Barrios, que también expresa su confianza en que el movimiento vecinal mantenga su « importancia y su valía», de ahí que vayan a estar «vigilantes» .