scorecardresearch

«Todas las administraciones tienen un debe con Palencia»

Jesús Hoyos
-

La socialista Miriam Andrés considera que la gestión de la crisis tiene que revertir en la confianza ciudadana hacia el Gobierno de España, en un momento de unidad en el que cree que hay voluntad de cerrar una etapa «muy traumática» para el PSOE

«Todas las administraciones tienen un debe con Palencia» - Foto: Óscar Navarro

Reelegida el pasado 1 de octubre como secretaria general del PSOE en Palencia, Miriam Andrés encara los próximos cuatro años de mandato con el objetivo prioritario de recuperar la alcaldía de la capital en los comicios de 2023.

Andrés habla sobre la actualidad de los socialistas a nivel provincial y nacional tras su paso por el congreso federal del partido en Valencia.

¿Qué balance hace de estos últimos cuatro años?

Han sido cuatro años un poco extraños. La primera mitad de ciclo estuvo condicionada por muchos procesos electorales, tanto generales como autonómicos. La actividad del partido se centra mucho en eso, en lo que tiene que ver con campañas, en la elaboración de listas, comités extraordinarios para elegir candidatos, etc.

Este último año y medio ha estado marcado por una pandemia que nunca habíamos vivido y que nos obligó a trastocar nuestra actividad orgánica de una manera radical. El trabajo de los partidos políticos tiene mucho de presencialidad. Nosotros tenemos muchas agrupaciones locales y hacemos trabajo diario con ellas. La pandemia nos obligó a readaptarnos y actualizarnos con los medios telemáticos que, al final, se han convertido en un recurso muy importante para hacer reuniones y favorecer la participación de gente de la provincia que no está cerca de la capital. 

Por lo tanto, es un ciclo en el que hemos trabajado mucho porque en elecciones se trabaja mucho. Lo hemos hecho de manera muy distinta. Para mí no han sido cuatro años al uso, independientemente de ese trabajo, porque han venido modificados por esas dos circunstancias que no nos han permitido trabajar con cierta normalidad.

¿Por qué decidió presentarse?

Siento el respaldo y cariño de mis compañeros y de los militantes. Hace unos años iniciamos un proyecto de renovación. Es verdad que he estado en una primera línea política desde hace mucho tiempo, pero, como secretaria general, todavía me quedan cuatro años de acuerdo a los Estatutos para dirigir el partido. Al final, la secretaría general la deciden los miembros a nivel provincial. También creo que nos queda algo muy importante por hacer, que es recuperar la alcaldía de la capital. En una provincia como esta, donde la Junta y la Diputación están en manos del PP, la visibilidad ante los compañeros y la sociedad que te genera la alcaldía de la capital es algo muy importante.

No me resigno a no intentarlo porque fuimos los más votados hace dos años y medio. Por lo tanto, creo que convenía repetir y rearmar ese grupo que empezó conmigo hace unos años.

¿Qué retos y objetivos afronta en esta etapa al frente del partido?

A nivel interno, lo primero es fomentar la formación. Es muy importante que los militantes que entran en el partido se formen en la estructura orgánica, sepan qué es una asamblea y un comité o qué competencias tienen. Sobre todo, incidir en la formación de nuestros cargos públicos, como concejales en los municipios. Es importante conocer qué responsabilidades tienes en el momento en que entras en una institución y qué instrumentos puedes usar para favorecer tu trabajo, ya sea en la oposición o en el gobierno. La formación es un requisito y un objetivo esencial de este nuevo período.

Y lo más prioritario es recuperar la alcaldía de la capital y toda la provincia se va a empeñar en conseguirlo.

¿Cuáles serán las bases del mandato a nivel programático?

Estamos en ello. Un grupo de gente está trabajando en la redacción de una ponencia marco. En noviembre, esas bases tenemos que enviarlas a toda la militancia y esta tendrá un tiempo para hacer sus propuestas, añadidos y modificaciones. Queremos que sea lo más parecido a un programa político provincial. En Palencia falta, y quizá venga dado por cómo se eligen los diputados provinciales. El PSOE de Palencia va a hacer su apuesta por un modelo de desarrollo en un momento clave donde vamos a recibir millones de los Fondos Europeos de Recuperación y Resiliencia.

Queremos que se complemente con las dos grandes potencialidades que tiene la provincia, que son los sectores agroalimentario y de la automoción. Todo lo que tiene que ver con la explotación de los recursos a nivel natural y patrimonial también es importante. No puede ser que se proyecten de la noche a la mañana más de 14 macrogranjas en un radio de pocos kilómetros donde el Románico es un punto de atracción del turismo. O llenar esas zonas de placas solares y aerogeneradores. El modelo tiene que ser sostenible y compatibilizarse con otras capacidades de la provincia como su patrimonio natural y cultural.

 

Otra de sus líneas es acercar la política a los ciudadanos, por ejemplo, con las asambleas que han puesto en marcha

Es importante que la gente, cuando te ve en el barrio al pedirle el voto, no te diga «solo vienes en elecciones». Los concejales tienen que pisar la calle y conocer de primera mano las necesidades de los barrios. En las asambleas intentamos acercar la política, informar de cuestiones importantes y recibir propuestas y críticas que tengan que hacernos a nivel particular.

Después de su paso por el congreso federal del PSOE, ¿cómo ve la figura de Pedro Sánchez?

Estoy satisfecha porque creo que el congreso de la unidad no es un eslogan. Allí nos vimos gente que apoyó a diferentes personas en las primarias. Por primera vez en mucho tiempo, se produjo una unión importante entre esa gente del partido. La entrada en la ejecutiva de personas como Isabel Rodríguez o Pilar Alegría; la entrada en Moncloa de Francesc Vallés, Óscar López o Antonio Hernando; y algunos gestos más que está haciendo el presidente del Gobierno, nos lleva a pensar que hay voluntad de cerrar una etapa muy traumática para el PSOE,  que culminó con el comité del 1 de octubre [de 2016] que nadie quiere recordar. 

Ahora tenemos un objetivo importante: o gobierna la izquierda o lo hace la derecha con la ayuda de la ultraderecha. Frenar lo que nosotros denominamos fascismo sin ningún tipo de pudor es el objetivo prioritario. Para eso tiene que haber un partido fuerte, unido y que deje sus cuitas internas para centrarse en los problemas de los ciudadanos.

¿Se han terminado las tensiones que había en sus filas? Usted no votó a Sánchez en las primarias

Por supuesto. Incluso antes de este congreso, me he sentido respaldada. El presidente ha venido a hacer campaña en Palencia. De hecho, en Ferraz recuerdan el mitin de San Francisco como uno de los mejores de Sánchez al aire libre en toda España. Palencia tiene un reconocimiento ganado a pulso. Por un lado, se traslada en la figura de la diputada nacional que ha vuelto a repetir en la ejecutiva federal. Por otro, el trabajo orgánico a partir de la lealtad, con mayúsculas, que ha ejercido el PSOE de Palencia hacia el partido en Madrid, ha sido recompensado y no me cabe duda que lo será mayormente, a partir de ahora, por esas incorporaciones en las estructuras federales. 

Tras el desgaste político asociado a la pandemia, ¿cree que Sánchez está en buena posición para ser reelegido?

La pandemia ha desgastado a todos los gobiernos: nacional, autonómicos y locales. En el momento en que tienes que dar el paso de encerrar a la gente en sus casas y de parar por completo la economía nacional, sabes los riesgos que corres y los retos a los que te enfrentas. Creo que sí va a haber un desgaste, pero tenemos que ser capaces de trasladar, en esta época post-pandemia que el partido viene a llamar «de la recuperación», que nos dotamos de los instrumentos sociales suficientes para no dejar a nadie atrás. Ha habido muchísima gente adscrita a los Ertes y muchos millones, tanto en beneficios fiscales como subvenciones directas, a autónomos y pymes.

Creo que se ha gestionado la crisis de una manera totalmente diferente a como se hizo con la de 2008. Eso tiene que revertir en la confianza ciudadana hacia el Gobierno.

A partir del año que viene, comienza de nuevo el proceso electoral en Palencia. ¿Se presentará como candidata a la alcaldía?

Es mi idea. El PSOE tiene unas reglas de juego a la hora de la elección de los candidatos. Siempre dije que me iba a presentar dos veces a la alcaldía, pero no hay que olvidar que la última vez ganamos. En el momento de mayor fraccionamiento político de la historia de este Ayuntamiento, la lista socialista obtuvo un 38% de respaldo. Hay un reconocimiento dentro de la sociedad palentina al trabajo que en su día hizo el grupo de concejales. Creemos que tenemos el derecho, yo en primera persona y buena parte del equipo que ganó, de intentar revalidar esa mayoría.

¿Cree que esta vez se darán las condiciones necesarias para gobernar si vuelve a ganar en votos?

Lo que hicieron hace dos años y medio no puede y no debe olvidarse. Creo que Cs, tanto en Castilla y León como en Palencia, venía a regenerar y en ambas optó por votar y apoyar más de lo mismo. Si hace dos años creíamos que el Ayuntamiento iba a ser difícilmente recuperable en términos de gestión porque los últimos años de legislatura fueron de una dejadez increíble, esto lo está agravando aún más porque son los mismos. Con una cabeza distinta, manejada por un grupo mayoritario en la sombra que  es el PP. Por mucho que intenten separarse de toda gestión municipal que ha hecho este alcalde, son ellos quienes han gestionado, por su mayoría dentro del equipo de Gobierno, todo lo que tiene que ver con esta legislatura. A nuestro juicio, eso tiene que pasar factura. 

Si no consigue la alcaldía, ¿dejaría paso a otra persona? 

Igual no inmediatamente, pero sí sería un proceso de relevo que decidiría el partido. Mi intención es no mantenerme cuatro años en la oposición porque creo que, si no ganamos, la figura de Miriam Andrés como alcaldesa estaría amortizada. Yo no voy a tener ese problema de cerrar los ojos y no verlo.

¿Nota que Vox se comporta igual a nivel nacional y local en términos de discurso?

No. A Sonia Lalanda la considero una persona más sensata que Santiago Abascal. Su modelo de ciudad no tiene nada que ver con el nuestro. Ella apuesta por cero peatonalización. Nosotros, por recuperar el espacio de las calles para los peatones. Palencia tiene un tamaño adecuado y no hay más que ir a otras ciudades del entorno y ver la vida que tienen las calles peatonales. Es importante ir reformando el casco de la ciudad y Vox piensa todo lo contrario. Ella metería los coches hasta la puerta de los comercios. Pero, en momentos complicados, hemos tenido muchos puntos en común y creo que no ha sido populista. 

Esta pregunta llega en un momento en el que creo que sí está haciendo un poco de populismo con el problema de la calle Jardines. Plantear la condonación de la deuda sabe que jurídicamente no es posible. Hay sentencia firme y derechos reconocidos y no va a haber una administración que perdone un dinero a otra porque hay terceros afectados. Tenemos que buscar entre todos la solución que mejor venga al interés general. Salir de ese discurso populista vendría bien. No a ellos, que igual saben dónde tienen que pescar y cuál es su caladero de votos; pero sí a la ciudad en su conjunto.

¿Qué tiene que hacer el PSOE para ganar las elecciones?

Aportar mucho sentido común y generar ilusión. Hay un clima de desilusión desde la investidura. No podemos olvidar cómo fue ese día. Este partido no hizo ni una llamada a un militante para que fuera a la plaza Mayor. Lo que había allí era gente que se sentía engañada. Desde ese momento, no se ha logrado levantar un clima ilusionante.

Sociológicamente, el PP parte de una base importante de fidelidad. Hay que recordar que, con todo lo mal que lo hizo el señor Polanco en sus últimos años, solo perdió un concejal. Lo que falta es proyectar una alternativa de gobierno totalmente diferente.

 

¿Cómo cree que es la salud del partido en la provincia?

En las últimas elecciones recuperamos mucho impulso en el norte. Siempre ha sido más cercano a nosotros por esa tradición minera y obrera. Hemos logrado recuperar ayuntamientos como los de Barruelo y Cervera. Es gente joven que lo está llevando muy bien. En determinadas zonas tenemos que trabajar más y somos conscientes de que lo vamos a tener muy difícil, como en Campos y el Cerrato. 

En la zona sur no estamos mal. El partido ha perdido alcaldías porque las cosas no se hicieron bien. Me acuerdo de Grijota y Villamuriel. Cuesta recuperar la confianza de los ciudadanos. Pero quiero sacar pecho por ayuntamientos que están representados por gente vinculada al núcleo duro, como Miguel Ángel Blanco en Dueñas, donde tiene un polígono industrial y unos proyectos trabajados para fondos europeos que ya nos gustaría a la capital. Tenemos músculo joven, aunque es verdad que tenemos una militancia envejecida. Las Juventudes Socialistas de Palencia son las más numerosas de Castilla y León. Algo están haciendo bien quienes las dirigen. 

Hablando de los PGE, 100 de los 137 millones que se lleva Palencia son para el AVE y apenas 17 son fondos ministeriales. ¿Echa en falta otros proyectos para la ciudad y la provincia?

Echo en falta el acceso de la A-73 al polígono industrial. Es una infraestructura importante que hay que recuperar en el menor tiempo posible. No podemos olvidar que, en inversiones, tenemos lo que tenemos. Pero el gasto en política social (becas, Ertes, pensiones o subida del SMI) también afecta a Palencia. Me gustaría recordar que Palencia solo ha visto esas cantidades reflejadas en los presupuestos cuando ha gobernado el PSOE. Sería justa diciendo que son unos PGE que responden a las expectativas, de igual forma que el año pasado no nos satisficieron.

Todas las administraciones tienen un debe con Palencia. No nos conformamos y creemos que merecemos  más. Pero hay mucha parte de fondos a los que optamos que responden a un trabajo hecho por las administraciones locales. Me comparo con Soria. Es más pequeña, pero tiene un alcalde que no para, que está todo el día en Madrid peleando en los despachos y está logrando inversiones al margen de los PGE. Aquí hemos tenido un alcalde que quiso amortizar las figuras de los conductores oficiales porque no los usaba. Tenemos un equipo de Gobierno que no sale del despacho, que lo más lejos que llega es a la plaza Mayor. Nos dan poco, pero no peleamos nada. Hay una falta de liderazgo, implicación y trabajo del Ayuntamiento para conseguir más. La última convocatoria a los fondos europeos ha sido penosa. Sacar proyectos metidos en los cajones, ya  trabajados, para ver si nos cae algo en un momento de concurrencia competitiva donde los ayuntamientos se están currando proyectos específicamente para ello, muestra lo que hay.

¿Cuál va a ser su posición respecto a la subida de impuestos en las ordenanzas fiscales?

No estamos de acuerdo en esa imposición lineal. Contradice el discurso del PP de que tenemos una Hacienda muy saneada y las tasas y precios públicos más bajos de la Comunidad. Es verdad, es heredado. No solo se heredó lo malo. Pero no puedes tener el Ayuntamiento congelado diez años fiscalmente y en el año post-pandemia hacer una subida del 4% con la que, el que menos pague de IBI, va a pagar 30 euros más. A nosotros nos parece una auténtica barbaridad. Vamos a hacer una política constructiva total. El año pasado la mayor parte de ordenanzas salió con nuestro apoyo. Nuestra propuesta pasa por mantener el 4% en algunas cuestiones, pero en la mayor parte nos vamos a oponer.

¿Cómo cree que los Fondos Europeos afectarán a la provincia? Siendo uno de los retos el demográfico

Deberían cambiarla y mucho. La provincia debería tener ya el modelo de desarrollo hacia el que queremos ir. Va a haber mucho dinero para la automoción y eso nos beneficia indirectamente. Igual que las ayudas a la innovación dentro del sector agroalimentario. Pero hay que pensar en otras cuestiones. No estamos trabajando nada como ciudad inteligente. El modelo se está abandonando  a lo que va viniendo. Me consta que la Diputación, en estas últimas convocatorias, ha presentado en el último momento lo justo para cubrir el expediente. A veces, ni proyectos propios, sino trabajados por ayuntamientos. Hace falta una mesa de trabajo donde estén incorporados los sectores económicos y sociales de la ciudad y todos los grupos políticos. A lo largo de estos dos años vamos a tener que decidir sobre qué materias pelear.

Hace falta mucho trabajo, pero no tengo ninguna esperanza. ¿Llegan las convocatorias y el Ayuntamiento no tiene ni un solo proyecto de envergadura trabajado? Estamos dejando escapar la financiación de edificios municipales para hacer una reestructuración de eficiencia energética. Tenemos la plaza de abastos como la tenemos. En verano se achicharran y en invierno pasan frío. ¿Y la dejas pasar porque no es tu prioridad? Es vergonzoso. Vista la deuda que nos viene ahora, o intentamos rascar fondos europeos o esta ciudad se queda a la cola de  Castilla y León. Y duele decirlo. 

¿Qué le falta a la capital?

Le falta todo. Somos muy poco ambiciosos porque no trabajamos. La Junta ha concedido un taller de empleo más a Villamuriel que a la capital. Ellos lo han pedido y no es lógico con la tasa de paro juvenil, los que se tienen que ir fuera a buscarse la vida o los problemas de despoblación que tenemos. Le falta empuje y sinergias con la Universidad. Tenemos un campus donde hay muchas cosas buenas, hablando de innovación y desarrollo, que no estamos aprovechando. Sobre todo, no hay un proyecto de ciudad y eso se nota. En cómo está la ciudad y en qué políticas presentamos a los fondos. Vamos sacando cosas del cajón cuando a un Ayuntamiento como el de la capital le deberían faltar proyectos a presentar. Tenemos muchas cosas que envidiar  de pueblos de alrededor, de cómo están trabajando. Palencia se está quedando en el pueblo grande de la provincia y no puede ser.