Ultiman la demolición parcial de la antigua Casa San Luis

Carlos H. Sanz
-

Bragoca limpia y prepara el inmueble que acogió la anterior tienda de tejidos para garantizar la seguridad de una obra con licencia municipal desde marzo

Ultiman la demolición parcial de la antigua Casa San Luis - Foto: Juan Mellado

La reactivación de la construcción en el casco antiguo de la capital se está traduciendo desde hace meses en la demolición de viejos inmuebles de cara a la edificación de futuras viviendas. En las calles Barrio y Mier, Gil de Fuentes, Menéndez Pelayo, Ignacio Martínez de Azcoitia y, por supuesto, en la propia calle Mayor, hay ejemplos de los aires de renovación que están llegando al centro histórico de la ciudad.
El último edificio en unirse a esta corriente es el número 23 de la calle Mayor, donde la empresa Bragoca trabaja estos días en la limpieza y apuntalamiento de las estructuras del inmueble de cada a una futura demolición parcial.
Se trata de un inmueble muy conocido por los palentinos, ya que en sus bajos abrió durante décadas la tienda Tejidos San Luis -justo enfrente de donde está ahora-, y sobre el que el Ayuntamiento concedió el pasado mes de marzo una licencia para su derribo parcial.
La denominada también como Casa San Luis es una construcción de los años 40 del siglo pasado, de estilo ecléctico y detalles historicistas, según consta en el Catálogo de Bienes Protegidos del Plan General de Ordenación Urbana. 
Se trata de un edificio entre medianeras de planta baja, entreplanta y tres plantas, construido con muros de carga y pilares en planta baja y muros mixtos en el resto, que recibió un acabado exterior de ladrillo caravista y paños enfoscados y pintados, formando una galería central en los mismos materiales.
Un inmueble sobre el que recae una protección de tipo ambiental I, por lo que los propietarios están obligados a conservar como mínimo su fachada y la formación de cubierta, aunque según el PGOU se encuentra en buen estado.
Bragoca ha comenzado por retirar aquellas estructuras interiores que en peor estado estaban y amenazaban la seguridad, y también por limpiar el interior del inmueble para facilitar una demolición parcial que comenzará próximamente pero para la que aún no hay fecha fijada, así como tampoco la propuesta inmobiliaria que ofrecerá.